Alboa Mun­do E, el nue­vo e in­no­va­dor Con­cert Hall en Tlalnepantla.

ELNUEVO E IN­NO­VA­DOR CON­CERT HALL EN TLALNEPANTLA

inst:all magazine mexico - - Contenido - POR RA­FAEL URIE­GA

La com­pa­ñía Alboa ha lo­gra­do po­si­cio­nar­se en el gus­to de mi­les de me­xi­ca­nos que en­cuen­tran en sus ins­ta­la­cio­nes no so­lo el es­pa­cio ideal de en­tre­te­ni­mien­to, ya sea pa­ra ju­gar bo­li­che, bi­llar, o dis­fru­tar de un even­to de­por­ti­vo. Al in­te­rior de sus ins­ta­la­cio­nes hay to­do un con­cep­to de ca­ma­ra­de­ría y di­ver­sión que ha cre­ci­do a lo lar­go de los úl­ti­mos años.

El buen gus­to y ex­ce­len­te am­bien­te que hay en ca­da uno de los 10 com­ple­jos de Alboa en la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na es un re­fe­ren­te que a to­dos gus­ta. Ba­jo es­ta pre­mi­sa y tras el éxi­to co­se­cha­do, ha­ce unos me­ses se lle­vó a ca­bo la aper­tu­ra de Alboa Mun­do E, un es­pa­cio de­di­ca­do, no só­lo al li­bre es­par­ci­mien­to sino un lu­gar en el que se pue­de dis­fru­tar de gran­des con­cier­tos y es­pec­tácu­los.

Es­te nue­vo re­cin­to se ubi­ca al in­te­rior del cen­tro co­mer­cial Mun­do E en Tlalnepantla, Es­ta­do de Mé­xi­co. El ve­nue des­ta­ca por con­tar con una ex­ce­len­te dis­tri­bu­ción de es­pa­cios y por es­tar equi­pa­do con tec­no­lo­gía de pun­ta; to­das las par­tes que lo con­for­man se con­ju­gan pa­ra de­fi­nir­lo co­mo un Con­cert Hall de gran ni­vel y que ha­cía mu­cha fal­ta en es­ta zo­na.

Cuen­ta con un es­ce­na­rio profesional de 80 me­tros cua­dra­dos, un im­pre­sio­nan­te vi­deo wall de 12 me­tros por 4.5 me­tros, el cual es ca­paz de mo­ver­se pa­ra dar pa­so al es­ce­na­rio, el cual tam­bién cuen­ta con su pro­pia pan­ta­lla (“back”) de 5.18 me­tros por 2.88 me­tros. Asi­mis­mo es­te nue­vo com­ple­jo tie­ne dos ca­me­ri­nos, ilu­mi­na­ción mul­ti­di­rec­cio­nal y un so­ni­do de al­ta fi­de­li­dad in­te­gra­do por un arre­glo li­neal de 9 ca­jas Ne­xo GEO M10 por la­do.

Ade­más tie­ne 16 pis­tas de bo­li­che y 4 me­sas de bi­llar, e in­cor­po­ra nue­vas ins­ta­la­cio­nes co­mo es un cen­tro de ne­go­cios pri­va­do ideal pa­ra jun­tas de tra­ba­jo, se­sio­nes de co-wor­king y team­buil­ding, en­tre otras fun­cio­nes. Asi­mis­mo, con el pro­pó­si­to de ofre­cer la me­jor ex­pe­rien­cia de en­tre­te­ni­mien­to fa­mi­liar cuen­ta con una lu­do­te­ca, equi­pa­da con jue­gos y he­rra­mien­tas re­crea­ti­vas pa­ra los ni­ños, en ella se ofre­cen ac­ti­vi­da­des di­ná­mi­cas, di­ver­ti­das y edu­ca­ti­vas pa­ra los más pe­que­ños.

“Alboa Mun­do E re­pre­sen­ta el pro­yec­to más am­bi­cio­so de la mar­ca has­ta la fe­cha. Con un fuer­te en­fo­que ha­cia la tec­no­lo­gía de pun­ta e in­no­va­ción, qui­si­mos in­cor­po­rar nue­vos ele­men­tos y ame­ni­da­des, co­mo lo es el es­pec­ta­cu­lar es­ce­na­rio, sin com­pro­me­ter el con­cep­to úni­co

de En­ter­tain­ment Hall que nos ha ca­rac­te­ri­za­do du­ran­te los úl­ti­mos años”, ex­pre­só Jo­sé Ig­na­cio Hi­gue­ra, di­rec­tor de mar­ca de Alboa.

Es­te es­ce­na­rio ya ha al­ber­ga­do shows de gru­pos co­mo son Tren A Mar­te, Los Au­tén­ti­cos De­ca­den­tes y DLD, en­tre otros. Ade­más, la ar­qui­tec­tu­ra de­trás de es­te com­ple­jo fue es­pe­cial­men­te di­se­ña­da pa­ra ge­ne­rar una acús­ti­ca de la me­jor ca­li­dad. Es­te Con­cert Hall re­pre­sen­ta pa­ra Alboa la opor­tu­ni­dad de ofre­cer una al­ter­na­ti­va pa­ra la pre­sen­ta­ción de con­cier­tos de al­to im­pac­to en la zo­na nor­te de la ciu­dad, así co­mo un com­pro­mi­so de se­guir ex­pan­dien­do la ex­pe­rien­cia de en­tre­te­ni­mien­to de la mar­ca con nue­vos com­ple­jos ca­da vez más equi­pa­dos y mo­der­nos.

Pa­ra co­no­cer más acer­ca de la pla­nea­ción, coor­di­na­ción y lo­gís­ti­ca que se ne­ce­si­tó pa­ra es­te gran ve­nue, pla­ti­ca­mos con Gon­za­lo “Cha­cho” Pe­ni­che, es­pe­cia­lis­ta en au­dio y con el ar­qui­tec­to Omar Saad, quie­nes fue­ron los en­car­ga­dos de dar vi­da a es­te gran pro­yec­to, el cual cuen­ta con una acús­ti­ca im­pre­sio­nan­te, co­mo po­cas ve­ces se es­cu­cha y ve en nues­tro país.

“Ha si­do una gran ex­pe­rien­cia ser par­te del di­se­ño de au­dio de es­te lu­gar, fue una la­bor en la que to­dos tu­vi­mos una im­por­tan­te

par­ti­ci­pa­ción. No hu­bo una de­ci­sión fi­nal, siem­pre ha­bía una voz ex­tra a la idea fi­nal y eso ayu­dó y per­mi­tió que en­con­trá­ra­mos nues­tro ob­je­ti­vo, el cual era una óp­ti­ma acús­ti­ca, sin ecos, con un so­ni­do cla­ro y con de­fi­ni­ción, en don­de el es­pec­ta­dor re­ci­bie­ra el so­ni­do no só­lo des­de el fren­te sino de ma­ne­ra en­vol­ven­te”, ex­pre­só Gon­za­lo “Cha­cho” Pe­ni­che.

“Otro de­ta­lle que se cui­dó fue la isóp­ti­ca, un con­cep­to que plan­tea te­ner que el es­pec­ta­dor ten­ga sus ojos a la mis­ma al­tu­ra que los oí­dos, si lo­gra ver bien tam­bién es­cu­cha­rá bien. El Li­ne Array se mue­ve pa­ra no in­ter­fe­rir al pú­bli­co. De la mano de es­to se de­ter­mi­nó la pro­fun­di­dad del lu­gar, de tal ma­ne­ra que es­tan­do en la pri­me­ra fi­la uno al­can­za a ver el ros­tro del es­pec­ta­dor que es­tá en la úl­ti­ma, lo que al fi­nal es al­go muy agra­da­ble y gra­ti­fi­can­te tan­to pa­ra el pú­bli­co co­mo pa­ra el ar­tis­ta”, ex­pli­có Pe­ni­che.

En el mis­mo sen­ti­do, el re­co­no­ci­do ar­qui­tec­to Omar Saad, co­men­tó: “El re­to, co­mo en cual­quier lu­gar, fue la re­ver­be­ra­ción que es lo que ma­ta la in­te­li­gi­bi­li­dad. La idea fue ha­cer de es­to un fo­ro, un set, con una acús­ti­ca con­tro­la­da que nos per­mi­tie­ra ju­gar con cual­quier co­sa. To­mó dos años ha­cer el di­se­ño de au­dio,

des­de la se­lec­ción de bo­ci­nas, ma­te­ria­les, obras ar­qui­tec­tó­ni­cas, de­ci­sio­nes, etc. Ya te­nía­mos los pla­nos y ha­bía mu­chas plá­ti­cas; fue una la­bor com­ple­ja pe­ro va­lió la pe­na”.

La cues­tión acús­ti­ca fue ex­tre­ma­da­men­te cui­da­da: “Don­de te pares, se es­cu­cha bien; el pi­so tie­ne aba­jo una do­ble col­cho­ne­ta de ais­lan­te de la­na mi­ne­ral, es­to ayu­da a las ba­jas fre­cuen­cias, tam­bién fo­men­ta­mos ener­gías la­te­ra­les, los re­fle­jos per­mi­ten sen­tir que el so­ni­do te en­vuel­ve. Di­se­ña­mos una es­pe­cie de di­fu­so­res que a sim­ple vis­ta no parecen di­fu­so­res, usa­mos vi­drio muy grue­so, la­mi­na­do, pa­ra ais­lar y pa­ra evi­tar la re­so­nan­cia , no re­cu­rri­mos a di­fu­so­res de ma­de­ra tra­di­cio­na­les, los vi­drios es­tán an­gu­la­dos y sa­li­dos unos más que otros, parecen ven­ta­nas nor­ma­les pe­ro en reali­dad son di­fu­so­res”, de­ve­ló el ar­qui­tec­to Saad.

“El pro­ce­so de tra­ba­jo po­de­mos re­su­mir­lo así: pri­me­ro que­ría­mos que to­dos vie­ran bien to­do, se­gun­do que so­na­ra y se es­cu­cha­ra bien y des­pués acon­di­cio­na­mos el lu­gar pa­ra que cum­pla su fun­ción, es­tos nos ayu­dó mu­cho; en oca­sio­nes pri­me­ro se va por el acon­di­cio­na­mien­to ar­qui­tec­tó­ni­co del lu­gar y se tra­ba­ja so­bre eso, cree­mos que no de­be ser así, ya que es­tas ce­rra­do a la es­truc­tu­ra ya cons­trui­da”, nos con­fe­só Omar.

La zo­na de pal­cos es otra de las no­ve­da­des de Alboa Mun­do E, ubi­ca­da en el se­gun­do ni­vel del com­ple­jo, los in­vi­ta­dos po­drán go­zar de una vis­ta pre­fe­ren­cial a sus even­tos de­por­ti­vos y con­cier­tos fa­vo­ri­tos. Con el fin de ofre­cer una ex­pe­rien­cia más ex­clu­si­va, es­ta zo­na cuen­ta tam­bién con un bal­cón VIP pa­ra 10 per­so­nas, ideal pa­ra re­ser­va­cio­nes y sa­li­das en gru­po con ami­gos.

“Alboa Mun­do E es has­ta la fe­cha el com­ple­jo tra­di­cio­nal más gran­de, cuen­ta con un es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra al­ber­gar a 400 per­so­nas en for­ma­to de sports-bar y has­ta 800 en for­ma­to de Con­cert Hall. Es­ta re­cien­te aper­tu­ra for­ma par­te del plan de con­ti­nua ex­pan­sión, la cual bus­ca en los pró­xi­mos años lle­var es­ta mis­ma ex­pe­rien­cia de en­tre­te­ni­mien­to a más pla­zas del país, co­mo lo son Fashion Dri­ve en Mon­te­rrey, Ar­tzPe­dre­gal, The Land­mark Guadalajara y Town Squa­re Me­te­pec, en­tre otras”, agre­gó Jo­sé Ig­na­cio Hi­gue­ra.

Alboa Mun­do E tie­ne un sen­ti­do y con­cep­to in­no­va­dor, ac­tual­men­te se en­cuen­tra ya en fun­cio­na­mien­to y a me­diano pla­zo se es­pe­ra sea se­de de even­tos pri­va­dos, al­fom­bras ro­jas, show­ca­se y even­tos co­mo son Jazz Ex­tra­va­gan­za, gra­ba­ción de DVD pa­ra agru­pa­cio­nes co­mo son Pla­ya Lim­bo y La Gu­sa­na Cie­ga, en­tre otros más.

Des­de el 2012 Alboa ha ofre­ci­do una ex­pe­rien­cia de en­tre­te­ni­mien­to di­fe­ren­te, in­te­gral y con un gran con­cep­to en to­do el país, aho­ra con Alboa Mun­do E ofre­ce a los aman­tes de la mú­si­ca y a los pro­pios un re­cin­to profesional por el que ya han des­fi­la­do ban­das re­co­no­ci­das y que es­ta­mos se­gu­ro que en los pró­xi­mos me­ses el es­ce­na­rio de es­te ve­nue da­rá más de que ha­blar en be­ne­fi­cio de la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo y del en­tre­te­ni­mien­to. Si se en­cuen­tran cer­ca de mu­ni­ci­pio de Tlalnepantla bien va­le vi­si­tar es­te nue­vo Ve­nue, el cual promete con­so­li­dar­se co­mo el fo­ro de shows en vi­vo nú­me­ro uno de la zo­na nor­te de la CDMX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.