Me­yer Sound LI­NA ar­mo­ni­za la Igle­sia Ca­tó­li­ca del Es­pí­ri­tu San­to de Las Ve­gas

inst:all magazine mexico - - Contenido -

Al mez­clar la ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea del sud­oes­te con una sor­pren­den­te va­rie­dad de ar­te mo­derno y tra­di­cio­nal ins­pi­ra­dor, la Igle­sia Ca­tó­li­ca del Es­pí­ri­tu San­to en Las Ve­gas su­mer­ge a has­ta 1600 fie­les en una ex­pe­rien­cia vi­sual ex­traor­di­na­ria. Pa­ra una ex­pe­rien­cia au­di­ti­va igual­men­te cau­ti­va­do­ra, un sis­te­ma de re­fuer­zo Me­yer Sound ocul­to - ba­sa­do en al­ta­vo­ces de arre­glo li­neal muy compactos LI­NA™ - pro­por­cio­na una in­te­li­gi­bi­li­dad de voz ní­ti­da jun­to con las re­ser­vas de ener­gía y la res­pues­ta li­neal ne­ce­sa­ria pa­ra so­por­tar un pro­gra­ma mu­si­cal di­ver­so.

“El di­se­ño del edi­fi­cio de JVC Ar­chi­tects fue real­men­te ex­tra­or­di­na­rio”, di­ce el di­se­ña­dor de sis­te­mas AV David Starck, di­rec­tor de la firma con­sul­to­ra Cohe­rent De­sign, con se­de en Las Ve­gas. “Es vi­sual­men­te im­pre­sio­nan­te, con la sen­sa­ción de una igle­sia ca­tó­li­ca tra­di­cio­nal, pe­ro tam­bién es muy con­tem­po­rá­neo. Es com­pren­si­ble que no qui­sie­ran que los al­ta­vo­ces fue­ran vi­si­bles, lo que nos plan­teó un re­to”.

Pa­ra com­pli­car aún más la ta­rea, el vi­bran­te y va­ria­do pro­gra­ma de mú­si­ca de la igle­sia, que abar­ca des­de el co­ro tra­di­cio­nal has­ta con­jun­tos con­tem­po­rá­neos de al­to ni­vel, ade­más de la ne­ce­si­dad de más de 270 gra­dos de co­ber­tu­ra en el es­pa­cio cir­cu­lar. La úni­ca so­lu­ción via­ble fue la co­lo­ca­ción de tres arre­glos li­nea­les compactos de­trás de un te­lón que ro­dea­ba la claraboya cen­tral.

“El ar­qui­tec­to ha­bía pre­vis­to ori­gi­nal­men­te un sis­te­ma más ba­sa­do en el ha­bla”, di­ce Ke­vin Potts, tam­bién di­rec­tor de Cohe­rent De­sign. “Pe­ro des­pués de ha­blar con el sa­cer­do­te y el equi­po de mú­si­ca, su­pi­mos que ne­ce­si­tá­ba­mos al­go con ma­yor po­der y ca­li­dad. La re­pro­duc­ción pre­ci­sa de los di­fe­ren­tes es­ti­los mu­si­ca­les era muy im­por­tan­te pa­ra la igle­sia”.

Starck ob­ser­va que los arre­glos LI­NA só­lo re­qui­rie­ron una mo­di­fi­ca­ción me­nor al di­se­ño ori­gi­nal, una ex­ten­sión mo­des­ta a la ca­ja del so­fi­to. “Con LI­NA sien­do un ga­bi­ne­te tan com­pac­to, es­tá­ba­mos se­gu­ros de que nues­tro di­se­ño era al­go con lo que el ar­qui­tec­to po­día tra­ba­jar. No creo que na­die más en la in­dus­tria ten­ga na­da con esa can­ti­dad de ener­gía en ese ta­ma­ño de ca­ja. Na­da se acer­ca.”

El cú­mu­lo cen­tral di­vi­di­do Me­yer Sound es­tá com­pues­to por tres arre­glos de seis al­ta­vo­ces LI­NA ca­da uno más tres ele­men­tos de con­trol

de ba­ja fre­cuen­cia de 750-LFC pa­ra ba­jos pro­fun­dos. Dos pla­ta­for­mas de red GA­LAXY™ -una 816 y otra 408- pro­por­cio­nan uni­dad de ali­men­ta­ción y op­ti­mi­za­ción, mien­tras que un RMSer­ver ac­ce­de a la mo­ni­to­ri­za­ción com­ple­ta del sis­te­ma. El in­te­gra­dor del pro­yec­to fue Ford AV con la ins­ta­la­ción su­per­vi­sa­da por el Ge­ren­te de Pro­yec­to Randy Rob­bins.

“Nues­tra mú­si­ca de ala­ban­za in­clu­ye gos­pel, co­ro y can­cio­nes de ala­ban­za”, di­ce Ivan Diaz, di­rec­tor de IT y me­dios de co­mu­ni­ca­ción de la igle­sia, “pe­ro nues­tro sis­te­ma tam­bién de­be aco­mo­dar cual­quier co­sa, des­de nues­tro pe­que­ño piano de co­la has­ta flau­tas, vio­li­nes, sa­xo­fón y ca­jón, jun­to con otros ins­tru­men­tos de per­cu­sión. Al fi­nal del día, nues­tro pro­pó­si­to aquí es ado­rar y di­fun­dir la Pa­la­bra de Dios. Te­ner un so­ni­do de al­ta ca­li­dad que sea in­te­li­gi­ble, y que pue­da ser fuer­te cuan­do sea ne­ce­sa­rio,

es im­pe­ra­ti­vo. Nues­tros fe­li­gre­ses cuen­tan con no­so­tros pa­ra ello. To­dos en el edi­fi­cio ne­ce­si­tan sen­tir que tie­nen el me­jor asien­to’.

De acuer­do con Díaz, des­pués de más de una dé­ca­da de ado­ra­ción en cuar­tos tem­po­ra­les en una es­cue­la se­cun­da­ria ad­ya­cen­te, la ca­li­dad del so­ni­do en la igle­sia es una re­ve­la­ción. “La gen­te es­tá asom­bra­da”, re­la­ta. “Al­gu­nos me di­cen que han es­ta­do es­cu­chan­do a los mis­mos can­tan­tes du­ran­te diez años y só­lo aho­ra pue­den oír las vo­ces de to­dos”.

Ke­vin Potts, de Cohe­rent De­sign, se ale­gra de que la ex­ce­len­cia en el au­dio no ha­ya si­do pe­na­li­za­da vi­sual­men­te. “Es­te ha si­do un pro­yec­to muy exi­to­so y es­ta­mos más que sa­tis­fe­chos con él”, di­ce. “Nues­tro ob­je­ti­vo era una igle­sia que so­na­ra tan bien co­mo pa­re­ce, y lo lo­gra­mos.”

Ubi­ca­da en la co­mu­ni­dad de rá­pi­do cre­ci­mien­to del sur de Sum­mer­lin en el área me­tro­po­li­ta­na de Las Ve­gas, la Igle­sia Ca­tó­li­ca del Es­pí­ri­tu San­to tie­ne 3,500 fa­mi­lias re­gis­tra­das. Las ex­qui­si­tas obras de ar­te de la igle­sia in­clu­yen nue­ve ta­pi­ces del fa­mo­so ar­tis­ta John Na­va, así co­mo es­cul­tu­ras en ma­de­ra, vi­drio y pie­dra de Ar­te­sa­nos Don Bos­co de Pe­rú.

Cohe­rent De­sign, que tam­bién es­pe­ci­fi­có la acús­ti­ca ar­qui­tec­tó­ni­ca pa­ra la Igle­sia Ca­tó­li­ca del Es­pí­ri­tu San­to, es una con­sul­to­ría in­de­pen­dien­te que pro­por­cio­na di­se­ño, ase­so­ra­mien­to y ges­tión de pro­yec­tos pa­ra sis­te­mas au­dio­vi­sua­les, acús­ti­cos, sis­te­mas de tea­tro e in­fra­es­truc­tu­ra de sis­te­mas ELV pa­ra una am­plia ga­ma de clien­tes en to­do Es­ta­dos Uni­dos, así co­mo en Orien­te Me­dio y Extremo Orien­te.

FO­TO­GRA­FÍAS: STEFANIE SIGAFOOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.