Show­room.

inst:all magazine mexico - - Contenido - POR SER­GIO GAITÁN

Alo lar­go del tiem­po he­mos oí­do to­dos los ar­gu­men­tos po­si­bles so­bre los es­pa­cios pa­ra de­mos­tra­cio­nes; hoy tra­ta­re­mos de ana­li­zar­los des­de lo que se me ocu­rre po­dría ser un mé­to­do ideal pa­ra de­ter­mi­nar si con­tar con uno, re­sul­ta útil o no.

Pa­re­cie­ra men­ti­ra que lo más im­por­tan­te es de­fi­nir el ob­je­ti­vo de un show­room, ha­blo de iden­ti­fi­car con el ma­yor ni­vel de de­ta­lle po­si­ble el pú­bli­co y el ni­cho de mer­ca­do al que es­tá des­ti­na­do; no tie­ne sen­ti­do te­ner uno di­fe­ren­te del ti­po de pro­yec­tos que rea­li­za­mos.

Den­tro de es­to, con­si­de­ra­mos qué ca­rac­te­rís­ti­cas ge­ne­ra­les que­re­mos que ten­ga (per­fil de equi­pos, ni­vel de pre­su­pues­to, si in­te­gra­re­mos sis­te­mas, equi­pos o tec­no­lo­gías que, aun­que no for­man par­te de nues­tro ca­tá­lo­go de pro­duc­tos, pue­den ser ne­ce­sa­rios pa­ra ase­gu­rar una fun­cio­na­li­dad es­pe­cí­fi­ca).

Co­mo en cual­quier pro­yec­to, es ne­ce­sa­rio de­ter­mi­nar el mon­to de la in­ver­sión y si los equi­pos se que­da­rán “in­de­fi­ni­da­men­te” en la sa­la o bien si en cuan­to ha­ya opor­tu­ni­dad los equi­pos se­rán ven­di­dos y re­pues­tos con al­go igual o con su ver­sión ac­tua­li­za­da.

Uno de los gran­des di­le­mas de con­tar con un es­pa­cio ex­clu­si­vo pa­ra de­mos­tra­cio­nes es de­fi­nir si es o no es po­si­ble que esos equi­pos pu­die­ran ser usa­dos co­mo equi­po de apo­yo en ca­so de ser ne­ce­sa­rio, cuan­do hay fa­llas en ins­ta­la­cio­nes de clien­tes; es­te es uno de los pun­tos más dis­cu­ti­bles.

To­mar un equi­po pa­ra re­sol­ver una ne­ce­si­dad de ser­vi­cio pue­de ser un pun­to crí­ti­co an­te la re­la­ción con el clien­te; to­mar un equi­po del show­room sig­ni­fi­ca de­jar­lo des­ha­bi­li­ta­do pa­ra desa­rro­llar nue­vas opor­tu­ni­da­des de ven­ta, es­to pue­de ser un pe­que­ño ries­go, pe­ro usual­men­te el equi­po es to­ma­do sin pers­pec­ti­vas de su re­po­si­ción o de­vo­lu­ción y no so­lo eso, sino que aun­que re­gre­se no siem­pre se ins­ta­la de in­me­dia­to y de su con­fi­gu­ra­ción o ca­li­bra­ción… ya ni ha­bla­mos.

Una de las me­jo­res prác­ti­cas en to­dos sen­ti­dos es que el es­pa­cio pa­ra de­mos­tra­cio­nes ten­ga un “due­ño”, un res­pon­sa­ble de su fun­cio­na­mien­to, cum­pli­mien­to de ob­je­ti­vos, que siem­pre a to­das ho­ras, los equi­pos y sis­te­mas sean ope­ra­bles

al cien por cien­to, pe­ro pa­ra ello (y es­to es otra de las de­ci­sio­nes di­fí­ci­les) es in­dis­pen­sa­ble de­ter­mi­nar el ni­vel de au­to­ri­dad del pro­pie­ta­rio de la sa­la, es­ta pue­de ser la me­jor ma­ne­ra de con­ser­var­la en las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles.

Una vez definidos los as­pec­tos bá­si­cos de la sa­la de­be­mos con­si­de­rar­los exac­ta­men­te de la mis­ma for­ma que un pro­yec­to con­ven­cio­nal: de­be exis­tir una de­fi­ni­ción de los al­can­ces es­pe­cí­fi­cos de la sa­la (res­pec­to al cum­pli­mien­to de es­te al­can­ce se­rá me­di­da la ca­li­dad), se re­quie­re de un res­pon­sa­ble de ad­mi­nis­trar el pro­yec­to el cual de­be­rá vi­gi­lar el ape­go al tiem­po de eje­cu­ción y el cui­da­do­so ape­go al pre­su­pues­to.

Un es­pa­cio pa­ra ex­hi­bir el po­ten­cial de una em­pre­sa for­zo­sa­men­te de­be con­tar con au­dio, vi­deo, ilu­mi­na­ción, con­fort, fa­ci­li­dad de uso y una red de da­tos ab­so­lu­ta­men­te im­pac­tan­tes, por lo tan­to, la ca­li­bra­ción de­be ser es­pe­cial­men­te cui­da­da, si la em­pre­sa no cuen­ta con el per­so­nal con las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias hay que con­se­guir­lo, sea de un pro­vee­dor, al­gún ami­go de la in­dus­tria o de ser ne­ce­sa­rio con­tra­tar los ser­vi­cios de un profesional, to­do de­be fun­cio­nar bien a la pri­me­ra, por di­fí­cil que es­to sea.

Co­mo po­de­mos ver, decidir so­bre la con­ve­nien­cia de con­tar con un es­ca­pa­ra­te pa­ra de­mos­trar las ha­bi­li­da­des de nues­tra em­pre­sa no es una ta­rea fá­cil. Y aun pen­san­do más a fon­do; de na­da sir­ve con­tar con un show­room si no exis­te un plan de ac­ción. De­di­car un es­pa­cio pa­ra de­mos­tra­cio­nes a ve­ces re­quie­re li­mi­tar otros es­pa­cios o es­ta­ble­cer com­pro­mi­sos de al­gún ti­po, pe­ro si no exis­te al me­nos un es­bo­zo de un plan de ac­ción pa­ra cuan­do el show­room es­tá ter­mi­na­do, es pro­ba­ble que to­do el es­fuer­zo rea­li­za­do no brin­de los re­sul­ta­dos desea­dos.

La idea de con­tar con un show­room de­be sur­gir de un ob­je­ti­vo que nor­mal­men­te tie­ne que ver con el in­cre­men­to en la ge­ne­ra­ción de opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios. Y pa­ra es­to, es ne­ce­sa­rio de­fi­nir res­pon­sa­bi­li­da­des --ade­más de exis­tir un “due­ño de la sa­la”: ¿quién de­be bus­car los pros­pec­tos?, ¿quién es­ta­ble­ce la mecánica de las de­mos­tra­cio­nes?, ¿cuál es el mensaje que que­re­mos trans­mi­tir?

Ade­más de­be­mos se­lec­cio­nar cui­da­do­sa­men­te el con­te­ni­do (la ma­yo­ría de los usua­rios -y mu­chos de no­so­tro­ses­tán har­tos de ex­plo­sio­nes) y te­ner una idea de có­mo va­mos a saber si es­ta­mos lo­gran­do el cum­pli­mien­to del ob­je­ti­vo o no; es ideal crear al­gún ti­po de mé­tri­ca que nos per­mi­ta saber cuán­tas se­sio­nes de de­mos­tra­ción he­mos te­ni­do y que se ha lo­gra­do con ellas (muy pro­ba­ble­men­te no to­das son pa­ra bus­car ob­te­ner un ne­go­cio, pue­den ser pa­ra pro­vee­do­res, com­pa­ñe­ros de la in­dus­tria, ami­gos y fa­mi­lia­res, et­cé­te­ra.) y por su­pues­to de­ter­mi­nar cuál es la re­la­ción en­tre nú­me­ro de de­mos­tra­cio­nes y nú­me­ro de cierre de ven­tas a par­tir de de­mos­tra­cio­nes.

Sea­mos cui­da­do­sos, no siem­pre un Ho­me Thea­ter se usa pa­ra ven­der más Ho­me Thea­ters, un uso pri­mor­dial es mos­trar las ha­bi­li­da­des de nues­tra em­pre­sa, una co­rrec­ta im­ple­men­ta­ción, lim­pie­za en el tra­ba­jo (es­pe­cial­men­te ca­blea­dos y ter­mi­na­cio­nes), desem­pe­ño del sis­te­ma, en fin, to­do lo que po­de­mos lo­grar en un pro­yec­to nor­mal.

CON­CLU­SIÓN

No es in­dis­pen­sa­ble un show­room pa­ra lo­grar mos­trar lo que po­de­mos ha­cer, hay mu­chas otras ma­ne­ras, pe­ro si con­ta­mos con uno, el sen­ti­do co­mún nos di­ce que de­be­mos apro­ve­char­lo al má­xi­mo. Si es­ta­mos eva­luan­do con­tar con uno, se­ría útil pen­sar en lo que he­mos co­men­ta­do arri­ba y por su­pues­to pen­sar en el mon­to de in­ver­sión y lo que im­pli­ca. Y co­mo de­ta­lle fi­nal: lo­grar que to­dos los co­la­bo­ra­do­res de la or­ga­ni­za­ción sien­tan que es­te es­pa­cio es de uti­li­dad pa­ra to­dos.

La fas­ci­nan­te in­dus­tria au­dio­vi­sual es­tá lle­na de te­mas tan sen­ci­llos, pe­ro que re­quie­ren mu­cha aten­ción, de es­tos te­mas ire­mos pla­ti­can­do con el tiem­po, mi in­ten­ción co­mo siem­pre es sen­ci­lla, tra­tan­do de ex­po­ner “el la­do no vis­to” que con suer­te pu­die­ra ser de uti­li­dad pa­ra acla­rar ideas. Y por su­pues­to pa­ra es­cri­bir es­ta co­la­bo­ra­ción tu­ve dos gran­des acom­pa­ñan­tes, la mú­si­ca de hoy es una jo­ya, el ál­bum Ma­ke This Mo­ment de Iger María Gun­der­sen, can­tan­te no­rue­ga con una voz sua­ve y de­li­ca­da, que cuan­do se acom­pa­ña con un gru­po co­mo el que for­mó pa­ra es­te ál­bum en­tre­ga re­sul­ta­dos sor­pren­den­tes.

Bas­ta sa­bo­rear Ma­ke This Mo­ment pa­ra des­cu­brir el ca­li­bre de los mú­si­cos y que es­te ma­te­rial pue­de ser muy bueno pa­ra de­mos­tra­cio­nes o ¡me­jor aún pa­ra acom­pa­ñar­lo de un buen whisky!, así que de­di­ca­mos una tar­de a sa­bo­rear es­te ge­nial ál­bum acom­pa­ña­do de un Crag­gan­mo­re, con li­ge­ro sa­bor a cí­tri­cos y aro­ma a al­men­dras y ca­ra­me­lo.

Se me ocu­rren po­cas ma­ne­ras tan bue­nas pa­ra pa­sar una tar­de, bue­na mú­si­ca com­bi­na­da con de­li­cio­sos sa­bo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.