inst:all magazine méxico

Con­trol de ilu­mi­na­ción: aho­rro de ener­gía y con­fort.

- Por Luis Gal­van, Ge­ren­te de In­ge­nie­ría en MUL­TI­ME­DIA Lifehacks

En la ac­tua­li­dad, la ilu­mi­na­ción jue­ga un rol muy re­le­van­te en nues­tra vi­da co­ti­dia­na, nos da la po­si­bi­li­dad de lle­var a ca­bo ac­ti­vi­da­des tan ru­ti­na­rias co­mo cam­biar­nos de ro­pa o has­ta uti­li­zar­la co­mo un ele­men­to ar­tís­ti­co pa­ra em­be­lle­cer nues­tro ho­gar o es­pa­cio de co­la­bo­ra­ción.

Lle­var a ca­bo la es­pe­ci­fi­ca­ción de las lu­mi­na­rias, el ti­po, la for­ma y las can­ti­da­des pa­ra lo­grar un ba­lan­ce co­rrec­to de fun­cio­na­li­dad, así co­mo de­co­ra­ti­vo — a la par de cui­dar un pre­su­pues­to res­pon­sa­ble pa­ra ca­da pro­yec­to— es un re­to im­por­tan­te pa­ra los di­se­ña­do­res de ilu­mi­na­ción.

Aho­ra ima­gi­na que la ilu­mi­na­ción de tus es­pa­cios es im­pe­ca­ble, pue­des lle­var a ca­bo tus ac­ti­vi­da­des y dis­fru­tar el real­ce en la de­co­ra­ción y ele­men­tos ar­tís­ti­cos que tan­to cui­das­te, sin em­bar­go, te das cuen­ta de la ma­ni­pu­la­ción de tus lu­ces no es ami­ga­ble: ¿por qué? Por­que cam­bia de­pen­dien­do de la ac­ti­vi­dad que va­yas a rea­li­zar, no es la mis­ma ilu­mi­na­ción que ne­ce­si­tas cuan­do tie­nes al­gú­na reunión con los ami­gos que cuan­do quie­res sen­tar­te a dis­fru­tar de un buen li­bro; tam­po­co la que se re­quie­re pa­ra ilu­mi­nar una es­cul­tu­ra o un cua­dro, que la que ne­ce­si­tas co­mo ca­mino de luz en es­ca­le­ras o pa­si­llos. Y es­to pue­de pa­sar in­clu­so te­nien­do ate­nua­do­res o dim­mers.

Com­ple­men­tar tu di­se­ño de ilu­mi­na­ción con un sis­te­ma de con­trol in­te­li­gen­te con­vier­te lo te­dio­so en al­go mu­cho más prác­ti­co, ya que no só­lo se en­car­ga de fa­ci­li­tar el en­cen­di­do o apa­ga­do de las lu­mi­na­rias, es­tos sis­te­mas de con­trol per­mi­ten que te en­fo­ques en tus ac­ti­vi­da­des y el sis­te­ma de con­trol es res­pon­sa­ble de en­cen­der las lu­ces que ne­ce­si­tas, en la in­ten­si­dad que re­quie­res y has­ta con el tono de ilu­mi­na­ción ade­cua­do — si es que cuen­tas con lu­mi­na­rias que pue­dan ju­gar con los to­nos o tem­pe­ra­tu­ras de ilu­mi­na­ción.

Aho­ra, con só­lo pre­sio­nar el bo­tón de “fies­ta” el sis­te­ma sa­be que de­be de en­cen­der las lu­ces de las áreas so­cia­les de tu re­si­den­cia al 80% de in­ten­si­dad y que cuan­do pre­sio­nes el bo­tón de “bue­nas no­ches” de la ca­be­ce­ra de tu re­cá­ma­ra, de­be apa­gar to­das las lu­ces in­te­rio­res, y de­jar en­cen­di­das las lu­ces pe­ri­me­tra­les de tu ca­sa, pe­ro so­lo has­ta las 2 de la ma­ña­na.

Es­tos sis­te­mas pue­den crear am­bien­tes o es­ce­na­rios, tan­tos co­mo tú ne­ce­si­tes, bas­ta nom­brar las ac­ti­vi­da­des que quie­ras te­ner y el sis­te­ma de con­trol de ilu­mi­na­ción ten­drá es­ce­na­rios pre­de­ter­mi­na­dos

pa­ra tu co­mo­di­dad: pa­ra ver pe­lí­cu­las, es­cu­char mú­si­ca, leer, me­di­tar, tra­ba­jar, co­ci­nar o has­ta des­can­sar. In­clu­so, pue­des lle­var más allá la in­tui­ción del sis­te­ma, me­dian­te el uso de sen­so­res de pre­sen­cia, pa­ra que tus ac­ti­vi­da­des flu­yan con mu­cha más na­tu­ra­li­dad. De­ja que el sis­te­ma se­pa que es­tás ahí y las lu­ces se en­cien­den.

El sis­te­ma de con­trol de ilu­mi­na­ción no só­lo brin­da con­fort y fa­ci­li­dad de uso, tam­bién ge­ne­ra aho­rro ener­gé­ti­co, es­to por su­pues­to trae con­si­go be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos y am­bien­ta­les. Me­dian­te la ate­nua­ción de las lu­ces pue­des aho­rrar ener­gía; en mu­chas oca­sio­nes, no ne­ce­si­tas te­ner las lu­ces en­cen­di­das al má­xi­mo de su ca­pa­ci­dad pa­ra lle­var a ca­bo tus ac­ti­vi­da­des, so­bre to­do cuan­do tie­nes una can­ti­dad de lu­mi­na­rias bien ba­lan­cea­da. ¿La gen­te sa­le de los es­pa­cios y no apa­ga las lu­ces?, me­dian­te el uso de sen­so­res de pre­sen­cia, no só­lo se en­cen­de­rán las lu­ces cuan­do al­guien lle­ga, sino que, al no de­tec­tar pre­sen­cia de al­gu­na per­so­na, de igual for­ma las lu­ces se apa­ga­ran, así que no ha­brá más gas­to de ener­gía por lu­ces ol­vi­da­das.

¿Qué ha­go si ten­go gran­des ven­ta­na­les que me per­mi­ten apro­ve­char la luz na­tu­ral?, si em­pleo sen­so­res de pre­sen­cia, aun así, ¿se en­cen­de­rán mis lu­mi­na­rias?, no ne­ce­sa­ria­men­te, pue­des ha­cer uso de sen­so­res lu­mí­ni­cos, que sa­brán que cuen­tas con su­fi­cien­te ilu­mi­na­ción na­tu­ral y no ne­ce­si­tas en­cen­der tus lu­ces, con es­to tu sis­te­ma de con­trol se vuel­ve mas in­te­li­gen­te y pue­de to­mar es­tas de­ci­sio­nes.

¿ilu­mi­na­ción cir­ca­dia­na? Lo­grar un equi­li­brio en­tre la pro­duc­ti­vi­dad y la re­la­ja­ción en un es­pa­cio que no cuen­ta con ilu­mi­na­ción na­tu­ral es vi­tal. Fac­to­res fí­si­cos, men­ta­les y con­duc­tua­les pue­den ver­se fa­vo­re­ci­dos a tra­vés de ilu­mi­na­ción cir­ca­dia­na, pe­ro ¿qué es es­te con­cep­to? En la ac­tua­li­dad, exis­ten lu­mi­na­rias que pue­den imi­tar la

tem­pe­ra­tu­ra de la luz na­tu­ral, pe­ro es­tas lu­mi­na­rias ne­ce­si­tan de un sen­sor que es­tá mi­dien­do las con­di­cio­nes de la ilu­mi­na­ción en el ex­te­rior, de es­te mo­do, el sis­te­ma de con­trol ins­tru­ye a las lu­mi­na­rias que va­ríen sus to­na­li­da­des du­ran­te el día. Es­to po­ne en si­ner­gía a la vis­ta y al ce­re­bro hu­mano.

Los sis­te­mas de con­trol de ilu­mi­na­ción no son só­lo una cues­tión de lu­jo. Los aho­rros ener­gé­ti­cos y el im­pac­to en el me­dio am­bien­te, la fa­ci­li­dad de uso, los be­ne­fi­cios de sa­lud y pro­duc­ti­vi­dad que pue­den traer con­si­go son ar­gu­men­tos que de­be­mos con­si­de­rar pa­ra com­pren­der que con­tar im­ple­men­tar es­tos sis­te­mas en nues­tro pro­yec­to tan­to residencia­l co­mo cor­po­ra­ti­vo es una de­ci­sión res­pon­sa­ble e in­te­li­gen­te.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico