UN PO­CO POR AQUÍ, UN PO­CO POR ALLÁ

InStyle (México) - - BELLEZA -

Nor­mal­men­te apli­ca­mos el pro­tec­tor so­lar en la zo­na más ob­via: la ca­ra, pe­ro las ore­jas, el cue­llo, las ma­nos y las pier­nas es­tán igual de ex­pues­tas y su­fren los mis­mos da­ños que el ros­tro. ¿Sa­bías que pue­des co­no­cer la edad de una mu­jer por el es­ta­do de sus ma­nos y su cue­llo? Es­to de­bi­do a que no le pres­ta­mos mu­cha aten­ción al cui­da­do de esa zo­na. La doc­to­ra De la To­rre nos ad­vier­te que no de­be­mos ol­vi­dar el pe­lo, ya que tam­bién sufre los es­tra­gos del sol y se pue­de tor­nar dé­bil y opa­co.

¿CA­DA CUÁN­TO APLICO BLO­QUEA­DOR?

La ex­per­ta acon­se­ja ha­cer­lo de dos a ca­da cua­tro ho­ras, de las 8:00 a las 16:00 hrs cuan­do es­tés en la ciu­dad, y ca­da dos ho­ras en la pla­ya, siem­pre re­cor­dan­do que es bá­si­co ha­cer­lo an­tes y des­pués de na­dar.

ASÍ EVI­TA­RÁS…

No só­lo un mal bron­cea­do, que­ma­du­ras in­ne­ce­sa­rias y ar­dor, tam­bién po­drás pre­ve­nir, co­mo lo men­cio­na la ex­per­ta, la apa­ri­ción de man­chas, dis­mi­nui­rás el ries­go de pa­ño, in­cre­men­to de arru­gas y ve­ni­tas ro­jas. Pos­ter­ga­rás en­ve­je­cer an­tes de tiem­po y re­du­ci­rás el ries­go de pa­de­cer cán­cer de piel.

¡UNO NO ES SU­FI­CIEN­TE!

Ok, en­ten­de­mos que vol­ver­lo par­te de la ru­ti­na es di­fí­cil, pe­ro si ya em­pe­zas­te, ¡que sea con to­do! Los fil­tros so­la­res de los blo­quea­do­res ejer­cen su efec­to so­la­men­te du­ran­te cua­tro ho­ras, por lo que es muy im­por­tan­te vol­ver a apli­car­lo al ter­mi­nar ese lap­so de tiem­po. Ade­más, con las ac­ti­vi­da­des dia­rias la trans­pi­ra­ción eli­mi­na el blo­quea­dor so­lar. Op­ta por un for­ma­to de fá­cil apli­ca­ción co­mo un spray y por un ta­ma­ño que pue­das lle­var con fa­ci­li­dad en tu bol­sa pa­ra que así te acom­pa­ñe du­ran­te to­do el día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.