AN­TO­JO RE­DON­DO

HAY MU­CHOS LU­GA­RES PA­RA CO­MER PO­KE BOWLS, PE­RO PO­COS PUE­DEN PRE­SU­MIR DE HA­BER SI­DO LOS PIO­NE­ROS Y DE SE­GUIR CON­SER­VAN­DO LA FRES­CU­RA Y CA­LI­DAD DEL PRI­MER DÍA, CO­MO SHAKA 808

InStyle (México) - - CONTENIDO - fo­tos ANYLÚ HI­NO­JO­SA por ADRIA­NA SIL­VES­TRE

Los Po­ke Bowls lle­gan a la CDMX

CC­lá­si­co, sa­les del gym con pri­sa y quie­res co­mer al­go con lo que no re­cu­pe­res las ca­lo­rías que aca­bas de per­der o bien a la ho­ra de la co­mi­da se te an­to­ja al­go ri­co que no im­pli­que sen­tar­te en un res­tau­ran­te y es­pe­rar a que el me­se­ro te atien­da. En am­bos ca­sos lo más re­co­men­da­ble es ir por un Po­ke Bowl, por ejem­plo a Shaka 808 en San­ta Fe o Lo­mas. Es­te lu­gar fue idea­do por Ser­gio Schip­per, un jo­ven emprendedor que ha­ce ca­si dos años pen­só en crear un con­cep­to re­don­do que in­clu­ye­ra co­mi­da sen­ci­lla he­cha con pro­duc­tos fres­cos y ser­vi­cio ca­sual. Des­pués de ana­li­zar va­rias ideas eli­gió es­te ri­co pla­ti­llo ha­waiano. El ori­gi­nal es so­la­men­te de atún (u otro pescado) cru­do ma­ri­na­do en una sal­sa pa­re­ci­da a la de so­ya, acom­pa­ña­do con ce­bo­llín, al­gas y se­mi­llas de ajon­jo­lí. Se lla­ma po­ke de­bi­do a que la pa­la­bra sig­ni­fi­ca “cor­ta­do en cu­bos” y es así co­mo lo sir­ven. Más tar­de, es­ta de­li­cia lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos, don­de la tro­pi­ca­li­za­ron al agre­gar una ba­se de arroz y top­pings de fru­tas y ver­du­ras; tam­bién cam­bia­ron la pro­teí­na, es­ta­ble­cie­ron una di­ná­mi­ca pa­ra que ca­da per­so­na ar­ma­ra sus pro­pias com­bi­na­cio­nes y lo pu­sie­ron en un bowl pa­ra ha­cer­lo más fá­cil de trans­por­tar.

Tu­vie­ron que pa­sar al­gu­nos me­ses pa­ra que por fin lle­ga­ra a Mé­xi­co y, re­cien­te­men­te, se pre­sen­tó en Eu­ro­pa pa­ra con­ver­tir­se en ten­den­cia gas­tro­nó­mi­ca.

La de­co­ra­ción y la bue­na vi­bra ha­cen de es­te res­tau­ran­te un pe­que­ño y ele­gan­te oa­sis que te trans­por­ta a la ori­lla del mar.

Cuan­do Ser­gio pen­só en el con­cep­to no só­lo se en­fo­có en la co­mi­da, sino en el di­se­ño de in­te­rio­res. Por eso ha he­cho que ca­da es­pa­cio sea un pe­que­ño y ele­gan­te oa­sis ca­paz de trans­por­tar­te al tró­pi­co. Ade­más, la pa­le­ta de co­lo­res re­la­ja, da un res­pi­ro y re­fle­ja el es­pí­ri­tu del nom­bre, pues shaka sig­ni­fi­ca “bue­na vi­bra” y 808 es el có­di­go del área de Ha­waii.

Al lle­gar pue­des pe­dir al­go de la car­ta o ha­cer un bowl per­so­na­li­za­do y ele­gir en­tre cua­tro ba­ses, ocho pro­teí­nas, 15 top­pings, nue­ve cru­jien­tes y 10 sal­sas. Co­mo desa­yu­nos hay bowls dul­ces y waf­fles. Ac­tual­men­te hay tres su­cur­sa­les (dos en San­ta Fe y una en Pal­mas) y el plan es se­guir cre­cien­do sin de­jar de ofre­cer una ex­pe­rien­cia re­don­da.

Cuan­do se te an­to­ja un pla­ti­llo de­li­cio­so y sa­lu­da­ble, se­gu­ro siem­pre vie­ne a tu men­te un po­ke bowl. Prue­ba los que ha­cen en Shaka 808.

DESA­YU­NA OHANA AÇAI BOWL

Con he­la­do de açai, pi­ña, mo­ra azul, man­go, plá­tano, co­co tos­ta­do, gra­no­la, nuez de Ma­ca­da­mia y miel de abe­ja.

LO NUE­VO

Lava Ca­kes: cru­jien­tes de arroz que pue­den lle­var top­ping de sal­sa Tam­pi­co o de atún con ma­yo­ne­sa spicy y pi­ña.

UN BO­CA­DI­LLO Las bro­che­tas pa­ra acom­pa­ñar pue­den ser de que­so, plá­tano o bró­co­li.

SU­CUR­SA­LES Vas­co de Qui­ro­ga

3900, tam­bién en Prol. Vas­co de Qui­ro­ga

4001 y en Pal­mas 340.

DE EN­TRA­DA Los eda­ma­mes al va­por son una op­ción li­ge­ra. Tam­bién prue­ba las tos­ta­das de atún y los ja­la­pe­ños crunch.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.