HOMBRE DE ES­TI­LO

La casa de Da­río Yaz­bek fue una gran es­cue­la. Su ma­dre, Pa­tri­cia Ber­nal, y su her­mano, Gael García, lo en­ca­mi­na­ron en el mun­do de la ac­tua­ción, pe­ro fue su fuer­te dis­po­si­ción por apren­der es lo que hoy le rin­de fru­tos fren­te y de­trás de cá­ma­ra

InStyle (México) - - CONTENIDO - fo­tos EDUAR­DO ACIERNO por MI­RIAM JI­MÉ­NEZ mo­da SAL­VA­DOR CO­SÍO

Da­río Yaz­bek nos cuen­ta so­bre sus pro­yec­tos a fu­tu­ro, có­mo fue cre­cer en el tea­tro y sus ob­se­sio­nes de mo­da.

Fo­to: Eduar­do Acierno. To­tal look: Guc­ci.

ADa­río Yaz­bek le en­can­ta apren­der. Una de las lec­cio­nes más im­por­tan­tes de su vi­da ha si­do li­diar con las ne­ga­ti­vas. En mu­chas oca­sio­nes le han ce­rra­do las puer­tas, pe­ro él to­ma esa res­pues­ta co­mo la po­si­bi­li­dad de una vía al­ter­na. “A ve­ces que te di­gan ‘no’ es un buen ac­ci­den­te”, com­par­te Da­río en en­tre­vis­ta. “Es in­tere­san­te cuan­do te lo di­cen, por­que cuan­do lo es­cu­chas, al prin­ci­pio se sien­te mal, pe­ro lue­go apren­des a lle­var un pro­ce­so que va más allá. Creo que cuan­do te re­cha­zan es­to siem­pre te lle­va a otro lu­gar y es en don­de es­toy aho­ra”, dice Da­río en en­tre­vis­ta ex­clu­si­va. Su his­to­ria es cu­rio­sa, pues an­tes de ser ac­tor qui­so ser po­lí­ti­co. De ni­ño so­ña­ba con eso, pe­ro fue en su ado­les­cen­cia cuan­do apren­dió otra lec­ción. “Me di cuen­ta de que co­mo ac­tor po­día ha­cer lo mis­mo que un po­lí­ti­co sin ser­lo”. La in­quie­tud por la ac­tua­ción la traía en la piel: es hi­jo de la ac­triz Pa­tri­cia Ber­nal y del pu­bli­cis­ta Ser­gio Yaz­bek, y her­mano del ac­tor Gael García Ber­nal, uno de sus más gran­des maes­tros. “Creo que él re­vi­ve co­sas a tra­vés de mí y yo a tra­vés de él, en­ton­ces es muy lin­do ver có­mo al­guien que vie­ne de una épo­ca di­fe­ren­te a la mía está vi­vien­do co­sas dis­tin­tas”, se­ñal. Su gran es­cue­la es­tu­vo en su pro­pia casa, don­de asi­mi­ló lo que sig­ni­fi­ca­ba ser ac­tor. “Cre­cí yen­do a los sets, al tea­tro. En mi fa­mi­lia se im­pro­vi­sa­ba mu­cho: no ha­bía mu­chos pla­nes de na­da, era ver si pa­sa­ba o no... cre­cer al­re­de­dor de lo que es ser ac­tor”. Así fue co­mo de­ci­dió es­tu­diar tea­tro y, ade­más, una maes­tría en his­to­ria que cur­só en la Lon­don School of Economics, en In­gla­te­rra. Pe­ro el de­seo de es­tar fren­te a una cá­ma­ra tam­bién tu­vo pe­so e hi­zo cas­ting para la ópe­ra pri­ma de un nue­vo di­rec­tor. Se tra­ta­ba de Da­niel y Ana, de Mi­chel Franco, que ro­dó cuan­do te­nía 17 años y que re­ci­bió dos no­mi­na­cio­nes en la edi­ción 2009 del Fes­ti­val de Can­nes. Des­de en­ton­ces ha par­ti­ci­pa­do en cor­to­me­tra­jes co­mo Happy Dead [2010] y To­do se pue­de [2014] y en la se­rie El can­di­da­to Ra­yo [2018]; in­clu­so fue asis- ten­te de di­rec­ción del mis­mo Franco en Las hi­jas de Abril [2017] y, en pa­ra­le­lo, pre­pa­ra sus pro­pios guio­nes para ser di­rec­tor. Sin em­bar­go, la ac­tua­ción es una lec­ción que aún no ter­mi­na, y la se­rie de Net­flix La Casa de las Flo­res lo ha con­ver­ti­do en una ce­le­bri­dad. “Me pa­ran bas­tan­te en la ca­lle”, re­co­no­ce, “las re­des so­cia­les ex­plo­ta­ron un po­qui­to y hay que cam­biar de há­bi­tos, pe­ro es­toy fe­liz de que le ha­ya ido muy bien a la se­rie”. Le agra­da que su in­ter­pre­ta­ción de Ju­lián de la Mo­ra ha­ya ge­ne­ra­do un te­ma de con­ver­sa­ción res­pec­to a la bi­se­xua­li­dad. “La po­lé­mi­ca que pue­da ge­ne­rar la se­rie es al­go que me tie­ne ab­so­lu­ta­men­te sin cui­da­do. Lo ideal se­ría que na­die cues­tio­na­ra, por­que lo que se mues­tra es lo más nor­mal del mun­do”. Ha­blan­do de lec­cio­nes, tam­bién ha apren­di­do a ves­tir lo que le aco­mo­da: “Me gus­ta bas­tan­te la mo­da, pe­ro no me gus­ta el fast fas­hion. Por lo ge­ne­ral, com­pro al­go que me du­re bas­tan­te”. Pe­ro su más gran­de apren­di­za­je, con­fie­sa, ha si­do en­tre­gar­se a su pa­sión: “Si no lo dis­fru­tas, no sa­le bien. Tie­nes que es­tar ju­gan­do”.

Cre­cí en el tea­tro y ha si­do bonito ver có­mo los ro­les se han in­ver­ti­do por­que aho­ra son mis pa­dres los que me vi­si­tan en el set”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.