LOS CLÁXONS Con más de una dé­ca­da co­mo ban­da in­de­pen­dien­te, lo ce­le­bran con el dis­co Mal­di­ta fe­li­ci­dad

Los Cla­xons lle­van más de una dé­ca­da co­mo ban­da in­de­pen­dien­te y lo ce­le­bran con un dis­co que los ha­ce “mal­di­ta­men­te fe­li­ces”

InStyle (México) - - CONTENIDO - fotos JUAN PA­BLO ES­PI­NO­SA por JI­ME­NA SÁN­CHEZ mo­da GUA­DA­LU­PE MER­CA­DO

Los Cla­xons tie­nen una esen­cia par­ti­cu­lar que pa­ra Na­cho, vo­ca­lis­ta del gru­po, es­tá re­pre­sen­ta­da en la li­ge­re­za de su mú­si­ca. Así sue­nan, y ésa ha si­do su co­lum­na ver­te­bral du­ran­te 14 años pa­ra man­te­ner­se vi­gen­tes en la es­ce­na mu­si­cal de Mé­xi­co.

Sin em­bar­go, co­mo in­de­pen­dien­tes, el ca­mino no ha si­do fá­cil, y Mau, tam­bién vo­ca­lis­ta, ad­ju­di­ca par­te de su éxi­to a ser una ban­da “lu­cho­na”. Hoy se en­cuen­tran en la pre­sen­ta­ción de su más re­cien­te dis­co Mal­di­ta fe­li­ci­dad, del que se des­pren­de el sen­ci­llo “Cuar­to de ho­tel”, y con el que tie­nen por ob­je­ti­vo sen­tar pre­ce­den­tes pa­ra una nue­va eta­pa pro­fe­sio­nal y per­so­nal. “Cuan­do la na­tu­ra­le­za sugiere que nos de­be­mos sen­tir can­sa­dos y har­tos, es­ta­mos en lo opues­to. Pa­ra no­so­tros, la “mal­di­ta fe­li­ci­dad” es un es­ta­do de éx­ta­sis ha­cia lo que es­ta­mos vi­vien­do des­pués de su­frir un cam­bio ra­di­cal en el cual nos he­mos rein­ven­ta­do”, cuen­ta Mau, tam­bién vo­ca­lis­ta.

En 2004, cuan­do sur­gió la ban­da en Mon­te­rrey, vi­vir las mie­les de ser rocks­tars era su prio­ri­dad. En aquel en­ton­ces, con hits co­mo “Bom­bo­nes” y “Tó­ma­me”, de su dis­co de­but Sin Gan­ga [2005], co­men­za­ron a via­jar por el país en lu­ga­res no tan con­cu­rri­dos. Sin em­bar­go, al­can­za­ron la fa­ma cua­tro años des­pués, cuan­do abrie­ron la gi­ra de la ban­da Ma­roon 5 en Mé­xi­co. Aho­ra sus res­pon­sa­bi­li­da­des han cam­bia­do. Di­ce Na­cho que la lle­ga­da de sus hi­jos les cam­bió la pers­pec­ti­va: “Cuan­do en la ma­ña­na sal­go con mi ma­le­ta, mis chi­qui­llos, Me­na y Ro­que, me di­cen que no me va­ya... se me par­te el co­ra­zón”. Es­tán cons­cien­tes de que pro­veer a sus fa­mi­lias los obli­ga a ver al gru­po co­mo una em­pre­sa que de­ben adap­tar a la ac­tua­li­dad. ¿Pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca per­der esa esen­cia que tan­to presumen? “Pien­so que lo im­por­tan­te es to­mar el rit­mo, sea cual sea, y ha­cer­lo pro­pio, sin per­der la em­pa­tía con las le­tras”, agre­ga Mau.

Has­ta aho­ra, se­gún pien­sa Na­cho, su gran lo­gro es pro­bar que el re­co­no­ci­mien­to de una ban­da co­mo la su­ya no va en fun­ción de su ape­go al mains­tream, y que se pue­de evo­lu­cio­nar y ser ren­ta­bles sin trai­cio­nar su iden­ti­dad ar­tís­ti­ca. “Los Cla­xons re­pre­sen­ta­mos aque­llo que nun­ca se de­jó lle­var por dis­que­ras y mo­das. Sim­ple­men­te so­mos cin­co al­mas que unen sus in­fluen­cias y gus­tos pa­ra ha­cer ma­gia”, con­clu­ye Na­cho.

Es mi se­gun­da fa­mi­lia. Nos ve­mos, nos lle­va­mos y nos pe­lea­mos co­mo her­ma­nos. Es­to es co­mo un sue­ño y, cuan­do me di cuen­ta, ya se ha­bía he­cho reali­dad”. −Ce­sá­reo Cas­ti­llo

Ce­sá­reo: Ca­rre­ra len­tes. Mau­ri­cio: Marc Jacobs len­tes. Mi­chael Kors bo­ti­nes. Pa­blo: Ben & Frank len­tes. Na­cho: Po­la­roid len­tes. Ed­gar: Ca­rre­ra len­tes. AllSaints bla­zer. Al­do te­nis.

Tommy Hil­fi­ger cha­ma­rra y sué­ter. Al­do te­nis. Jeans pro­pie­dad del ar­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.