GREEN BEAUTY Da­vi­nes: la mar­ca de pro­duc­tos pa­ra el pe­lo que se con­ver­ti­rá en tu fa­vo­ri­ta

TE­NER UNA ME­LE­NA PER­FEC­TA NO SE DA POR AR­TE DE MA­GIA; DE HE­CHO, SI QUIE­RES LO­GRAR­LO DE­BES UTI­LI­ZAR LOS PRO­DUC­TOS ADE­CUA­DOS. POR ESO FUI­MOS A PAR­MA, ITA­LIA, PA­RA CO­NO­CER TO­DO SO­BRE DA­VI­NES, TU NUE­VA MAR­CA DE PE­LO FA­VO­RI­TA QUE SE CON­VER­TI­RÁ EN TU ME­JOR ALI

InStyle (México) - - CONTENIDO - por MA­RÍA JOSÉ CUE­VAS

Se­gu­ra­men­te has es­cu­cha­do más de una vez so­bre los pro­duc­tos pa­ra pe­lo li­bres de sul­fa­tos y pa­ra­be­nos, ¿cier­to? Y es que su impacto no es cual­quier co­sa. La reali­dad es que he­mos vis­to có­mo el es­tar en cons­tan­te con­tac­to con in­gre­dien­tes quí­mi­cos no es lo me­jor pa­ra nues­tra me­le­na.

Pla­ti­ca­mos con Ni­co­las Bei­net, del sa­lón Oran­ge Beau­té, quien nos con­tó que los sham­poos, mas­ca­ri­llas y tra­ta­mien­tos con ac­ti­vos or­gá­ni­cos per­mi­ten que se desa­rro­lle el pro­ce­so natural de las fi­bras ca­pi­la­res e in­cre­men­tan la efec­ti­vi­dad de los acei­tes que pro­du­ce nues­tro cue­ro ca­be­llu­do pa­ra for­ta­le­cer­lo y re­vi­ta­li­zar­lo cuan­do es­tá se­co. “Los in­gre­dien­tes na­tu­ra­les son a la vez ami­ga­bles pa­ra el or­ga­nis­mo y el medioambiente. En cam­bio, los com­po­nen­tes quí­mi­cos son más agre­si­vos en ge­ne­ral, por lo que cual­quier pro­duc­to me­nos pro­ce­sa­do siem­pre se­rá me­jor pa­ra el pe­lo”, di­ce Ni­co­las. Por eso Da­vi­nes es un acier­to se­gu­ro, ya que sus pro­duc­tos cum­plen con to­das es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas y, por si fue­ra po­co, no es­tán pro­ba­dos en ani­ma­les, es­tán he­chos con ener­gía cien por cien­to re­no­va­ble y son ami­ga­bles con la bio­di­ver­si­dad. ¿Así o más per­fec­tos?

Ade­más de ase­gu­rar­te de que tu kit de be­lle­za ten­ga los in­te­gran­tes ade­cua­dos, tam­bién es im­por­tan­te con­si­de­rar es­tos tips que nos com­par­te el ex­per­to, ¡to­ma no­ta!

¿Ca­da cuán­to tiem­po de­bes apli­car un tra­ta­mien­to ca­pi­lar?

Si tu pe­lo es­tá muy se­co y mal­tra­ta­do, la me­jor op­ción es usar una mas­ca­ri­lla hi­dra­tan­te ca­da quin­ce días; de lo con­tra­rio, re­co­mien­do que la apli­ques –de me­dios a pun­tas– por lo me­nos una vez al mes co­mo man­te­ni­mien­to de hi­dra­ta­ción.

¿Qué tan bueno es no la­var­te el pe­lo to­dos los días?

Hay que to­mar en cuen­ta que el cue­ro ca­be­llu­do se­gre­ga una gra­sa natural que ayu­da a hi­dra­tar, así que no la­var­lo per­mi­te que ha­ga su tra­ba­jo. En­ton­ces sí, de­jar un día de des­can­so y rehi­dra­ta­ción natural en­tre ca­da la­va­da es sú­per re­co­men­da­ble. Ob­via­men­te no que­re­mos que tu me­le­na se vea gra­so­sa o su­cia, así que en esos días en que no la to­ca el agua, apues­ta por un sham­poo en se­co co­mo el Hair Re­fres­her de Da­vi­nes.

Des­pués de te­ñir el pe­lo, ¿qué ha­cer pa­ra que no se mal­tra­te?

Si ya has pa­sa­do por un pro­ce­so de de­co­lo­ra­ción y co­lor, lo pri­me­ro que de­bes de te­ner en cuen­ta es que ne­ce­si­ta ma­yo­res cui­da­dos. ¿Los prin­ci­pa­les? Evi­tar he­rra­mien­tas de ca­lor co­mo se­ca­do­ra, te­na­za y plan­cha –arri­ba de 150 gra­dos–, Lo­ve Con­di­tio­ner, Da­vi­nes, $425; El Pa­la­cio de Hie­rro Po­lan­co.

la­var­te el pe­lo con agua fría, hi­dra­tar­lo cons­tan­te­men­te –dos de mis lí­neas fa­vo­ri­tas pa­ra el pe­lo pin­ta­do son la Mi­nu y NouNou– y cor­tar las pun­tas con re­gu­la­ri­dad pa­ra des­ha­cer­te de las tí­pi­ca y mo­les­ta or­zue­la.

¿Es im­por­tan­te pro­te­ger las fi­bras ca­pi­la­res del ca­lor?

¡Cla­ro! En ca­so de que sea sú­per ne­ce­sa­rio usar al­gu­na he­rra­mien­ta de ca­lor, sí o sí de­bes apli­car un pro­tec­tor es­pe­cial co­mo el Me­lu Hair Shield, de lo con­tra­rio, ade­más de se­car, ala­ciar u on­du­lar, es­ta­rás eli­mi­nan­do el agua y, por lo tan­to, des­hi­dra­tan­do más de lo nor­mal.

¿Có­mo lo­grar eli­mi­nar el frizz?

Evi­ta a to­da cos­ta ba­ñar­te con agua ca­lien­te y haz to­do lo que es­té en tus ma­nos pa­ra man­te­ner el pe­lo sú­per hi­dra­ta­do. ¿La me­jor op­ción? Com­ple­men­tar tu ri­tual de be­lle­za con un acei­te li­ge­ro.

¿Cuán­do una mu­jer cam­bia su pe­lo es­tá a pun­to de cam­biar su vi­da?

Un cam­bio de look es un mo­men­to im­por­tan­te en la vi­da de cual­quier per­so­na, y aun­que no sig­ni­fi­que un cam­bio ra­di­cal en su día a día, es­tre­nar un nue­vo cor­te o co­lor es al­go que da se­gu­ri­dad y con­fian­za, lo que sí pue­de trans­for­mar su ac­ti­tud.

Tu me­jor con­se­jo de be­lle­za...

Con­fía cie­ga­men­te en tu estilista, pues quie­re y pue­de ha­cer lo me­jor pa­ra ti.

Ener­gi­zing Su­pe­rac­ti­ve, Da­vi­nes, $1,200; Park Pla­za San­ta Fe.

NouNou Hair Mask, Da­vi­nes, $555; Pe­dre­gal 71, Lo­mas de Cha­pul­te­pec.

Hair Re­fres­her, Da­vi­nes, $452; Mag­no­cen­tro In­ter­lo­mas. Mi­nu Sham­poo, Da­vi­nes, $380; El Pa­la­cio de Hie­rro San­ta Fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.