BEAUTY TALK Ca­ra De­le­vig­ne

La ac­triz y mo­de­lo nos cuen­ta qué la man­tie­ne fe­liz, el ca­mino ha­cia el amor pro­pio y la bús­que­da por en­con­trar el aro­ma que va con su per­so­na­li­dad

InStyle (México) - - CONTENIDO -

¿Es cier­to que odia­bas tus ce­jas cuan­do eras ni­ña?

Sí, y mi ma­má siem­pre me de­cía que eran mi me­jor atri­bu­to. Yo pen­sa­ba “pa­re­cen dos gran­des azo­ta­do­res en mi ca­ra ¿y tú pien­sas que son mi me­jor ras­go?”. Re­cuer­do que que­ría ce­jas pe­que­ñas, así que me las qui­ta­ba con pin­zas. Tam­bién era na­tu­ral­men­te del­ga­da, pe­ro que­ría cur­vas.

Siem­pre que­re­mos lo que no te­ne­mos...

No sé por qué nos ha­ce­mos eso co­mo mu­je­res. Yo no apre­cié mis ce­jas has­ta que to­dos los de­más co­men­za­ron a ha­cer­lo. Que­re­mos ser más fla­cas y al­tas e in­clu­so desea­mos te­ner gran­des atri­bu­tos fí­si­cos. Ésas son mo­das pa­sa­je­ras, ya que la ver­da­de­ra be­lle­za pro­vie­ne del in­te­rior. Lo que in­ten­to de­cir es que to­dos po­de­mos ser va­ni­do­sos en al­gún pun­to, pe­ro pa­ra mí la apa­rien­cia es una de las co­sas me­nos sig­ni­fi­ca­ti­vas en mi vi­da.

Tus her­ma­nas, Ch­loe y Poppy, ¿te en­se­ña­ron al­go so­bre ma­qui­lla­je?

En reali­dad na­da. Son seis y ocho años ma­yo­res que yo, así que siem­pre fui la be­bé y ellas es­tas cria­tu­ras in­creí­bles y es­pec­ta­cu­la­res a las que yo veía co­mo mo­de­los a se­guir. Yo que­ría ser ni­ña lo más que se pu­die­ra. Al cre­cer veía el ma­keup co­mo un dis­fraz, ya fue­ra ves­ti­da de pa­ya­so o su­per­hé­roe. Cuan­do co­men­cé a tra­ba­jar, mi vi­sión del ma­qui­lla­je cam­bió y des­cu­brí mi fe­mi­ni­dad en mi­les de for­mas po­si­bles. La be­lle­za y la mo­da crea­ron una al­ber­ca in­fi­ni­ta de crea­ti­vi­dad y asom­bro pa­ra mí.

Eres ima­gen del nue­vo aro­ma de Bur­berry: Bur­berry Her, ¿siem­pre has dis­fru­ta­do las fra­gan­cias?

Amo a las per­so­nas que hue­len bien, y pien­so que los per­fu­mes le van me­jor a unas per­so­nas que a otras. Yo, de­pen­de de qué tan mal hue­la, pre­fie­ro man­te­ner­lo su­til ro­cian­do es­tra­té­gi­ca­men­te y muy po­co en dis­tin­tas par­tes del cuer­po.

¿Qué es lo que más te gus­ta de es­te nue­vo per­fu­me?

Hay al­go más ju­ve­nil en com­pa­ra­ción con otras fra­gan­cias Bur­berry. És­ta es mu­cho más li­ge­ra. Es muy co­ol. Tie­ne no­tas flo­ra­les y fru­ta­les pe­ro tam­bién te­rro­sas que van con mi per­so­na­li­dad.

No pa­re­ces to­mar­te de­ma­sia­do en se­rio, ¿qué te man­tie­ne fe­liz?

Dis­fru­to la vi­da y siem­pre tra­to de dar un pa­so atrás pa­ra agra­de­cer to­do lo que ten­go. Hay oca­sio­nes en las que, por su­pues­to, no me sien­to có­mo­da en mi piel, pe­ro no creo que na­die lo es­té to­do el tiem­po. Evi­to vi­vir en mi tris­te­za y mi­se­ria por­que sien­to que eso no ha­ce más que de­rri­bar­te. Es­toy apren­dien­do a amar­me in­clu­so cuan­do no lo quie­ro. Es un pro­ce­so, pe­ro lo es­toy lo­gran­do. KAHLANA BARFIELD BROWN

“La be­lle­za y la mo­da crea­ron una al­ber­ca in­fi­ni­ta de crea­ti­vi­dad y asom­bro pa­ra mí”.

Con­fie­so que soy fan de Kris­tin des­de que te­nía unos 14 años. En esa épo­ca, La­gu­na Beach de MTV era uno de mis pro­gra­mas fa­vo­ri­tos y to­das es­tá­ba­mos ob­se­sio­na­das con el pe­lo de Lau­ren Con­rad o “LC”, así que me pu­se a in­ves­ti­gar quién era la estilista de­trás de esas on­das pla­ye­ras per­fec­tas y des­cu­brí el tra­ba­jo de Ess. Ya pa­sa­ron unos cuan­tos años de eso, y aho­ra que pu­de co­no­cer­la en per­so­na y en­tre­vis­tar­la en­tien­do que más allá del ta­len­to de la estilista es­tá la pa­sión que le im­pri­me a sus pei­na­dos y a su lí­nea de pro­duc­tos (que por cier­to se ha­rá vegana en el 2020). ¡En­cuén­tra­la ya en nues­tro país! ¿Cuán­do de­ci­dis­te que que­rías de­di­car­te a es­to? Ten­go mu­chí­si­mos fa­mi­lia­res y siem­pre los veía arre­glán­do­se, así apren­dí al­gu­nas téc­ni­cas. Una vez mi her­ma­na pe­que­ña se cor­tó el pe­lo de la cin­tu­ra a la cla­ví­cu­la y me di cuen­ta de lo im­por­tan­te que era; des­pués eme­pe­cé a pei­nar a mis ami­gas pa­ra su gra­dua­ción. Ya más gran­de tra­ba­jé en el sa­lón de be­lle­za de mi tía co­mo apren­diz; hay dos for­mas de ser un buen estilista, ir a la es­cue­la o di­rec­to don­de es­tá la ac­ción. Ya han pa­sa­do va­rios años des­de tu pri­mer red car­pet, pe­ro, ¿cuál fue el mo­men­to de­ci­si­vo pa­ra que­rer lan­zar una lí­nea de pro­duc­tos con tu nom­bre? Nun­ca es­ta­ba se­gu­ra de si de­bía ha­cer­lo por­que es mu­cho tra­ba­jo y tie­nes que me­ter­te en el de­sa­rro­llo de la bo­te­lla y las fór­mu­las. En­con­tré un equi­po per­fec­to con el cual pue­do tra­ba­jar y sé lo pro­fe­sio­na­les que son, así fui crean­do mi mar­ca. El ob­je­ti­vo es que fun­cio­nen pa­ra to­dos y que cuen­te una his­to­ria, des­de la bo­te­lla has­ta el co­lor.

¿Cuál es la tecnología de la lí­nea? Se lla­ma Zip Up y to­da la lí­nea lo tie­ne. Son es­fe­ras pe­que­ñas que con­tie­nen que­ra­ti­na (pro­teí­na), la cual for­ta­le­ce el pe­lo y cie­rra las pun­tas de ma­ne­ra tem­po­ral; la úni­ca for­ma per­ma­nen­te es cor­tán­do­lo. No usa­mos sul­fa­tos, eso tam­bién es im­por­tan­te, pues siem­pre bus­ca­mos me­jo­rar. De to­dos los pro­duc­tos que lle­ga­rán a Mé­xi­co, ¿sientes que al­guno va a ser nues­tro fa­vo­ri­to? Dos de ellos: el blow dry mist, que ha­ce que el pe­lo se se­que mu­cho más rá­pi­do, pues me he da­do cuen­ta de que aquí les gus­ta la­var­lo dia­rio y usar la se­ca­do­ra. El Lea­ve In Con­di­tio­ner tam­bién es bá­si­co pa­ra to­do, la me­jor for­ma

de em­pe­zar con un pei­na­do sin im­por­tar tu ti­po de pe­lo. ¿Tie­nes al­gún se­cre­to pa­ra que el pe­lo luz­ca sa­lu­da­ble y se vea in­creí­ble? La­var tu me­le­na con me­nor fre­cuen­cia, aun­que sé que en Mé­xi­co no es tan po­pu­lar, pe­ro ve­rán có­mo su pe­lo lu­ci­rá me­jor y con más vo­lu­men, so­bre to­do si usan sham­poo en se­co. Si sus pun­tas son muy se­cas, ama­rán el Re­co­very Balm, un bál­sa­mo en stick con acei­te de co­co que nu­tre por las no­ches pa­ra que en la ma­ña­na des­cu­bras un gran cam­bio. ¿Hay al­gún pro­duc­to que sea tu ab­so­lu­to must en es­te mo­men­to? Ne­ce­si­tas el thic­ke­ning spray si quie­res que se en­gro­sen las me­chas y pa­ra un vo­lu­men im­pre­sio­nan­te. Pue­des apli­car­lo aun con ex­ten­sio­nes de pe­lo, así lo uso con Lau­ren Con­rad. ¿Qué no­ve­da­des vas a te­ner pron­to en tu mar­ca? Em­pe­za­mos con 15 pro­duc­tos en el lan­za­mien­to, aho­ra ten­dre­mos 11 más y to­dos es­ta­rán en Mé­xi­co. ¡Vie­ne una nue­va co­lec­ción de co­lor!

Me en­can­ta que tu fir­ma es cruelty free, ¿po­drías de­cir­me más al res­pec­to? No se có­mo una mar­ca pue­de NO ser­lo. Mi Ins­ta­gram es­tá lleno de fotos de ani­ma­les y no uso pie­les, pa­ra mí no es una op­ción la cruel­dad animal. Me ase­gu­ro de que nun­ca use­mos in­gre­dien­tes que no sean com­ple­ta­men­te cruelty free. ¿Ade­más de pro­duc­tos, qué téc­ni­cas de­be­mos co­no­cer pa­ra una

me­le­na per­fec­ta? Sa­ber có­mo ha­cer on­das suel­tas y on­das holly­woo­den­des: dos es­ti­los clá­si­cos y esen­cia­les.

¿Si­gues las ten­den­cias de pe­lo en tus clien­tes? Nun­ca he se­gui­do las ten­den­cias, pre­fie­ro es­ti­los clá­si­cos y por eso creo que cuan­do veo mis looks del pa­sa­do si­guen sien­do vi­gen­tes. Me gus­ta to­mar al­gu­nas co­sas que es­tán de mo­da, pe­ro siem­pre de acuer­do con el clien­te y con lo que pue­do lo­grar. Me pa­sa mu­cho con las ce­lebs con las que tra­ba­jo; por ejem­plo, Lucy Ha­le se cor­tó el pe­lo y yo quie­ro que ya lo de­je cre­cer. Ella di­ce que lo ama e in­clu­so lo quie­re más arri­ba. Si así es fe­liz, yo me adap­to. − KAR­LA JÁUREGUI

The Cu­re Sig­na­tu­re Sham­poo, The One Sig­na­tu­re Con­di­tio­ner, Hair Ma­na­ge­ment Clean­sing Con­di­tio­ner, Strand Strengh­te­ning Mask.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.