LEC­CIO­NES DE VI­DA

InStyle (México) - - CONTENIDO - fo­to KH­RIS­TIO por RE­NA­TA GON­ZÁ­LEZ mo­da PAU­LI­NA ZAS

Dan­na Pao­la in­ter­pre­ta por pri­me­ra vez a una vi­lla­na en la se­rie Éli­te. Fo­to: Kh­ris­tio. To­tal look, Tommy Hil­fi­ger

NO TU­VO FIES­TA DE FIN DE CUR­SO POR­QUE SU VI­DA ES­CO­LAR TRANS­CU­RRIÓ EN­TRE SETS DE FIL­MA­CIÓN, PE­RO CON LA SE­RIE ÉLI­TE, QUE SE RO­DÓ EN ES­PA­ÑA, SE ACA­BA DE “GRA­DUAR” EN MU­CHOS SEN­TI­DOS: POR PRI­ME­RA VEZ IN­TER­PRE­TA A UNA AN­TA­GO­NIS­TA Y AL VI­VIR SO­LA EN OTRO PAÍS SE REIN­VEN­TÓ POR COM­PLE­TO. AQUÍ SU HIS­TO­RIA

Pe­ro al em­pe­zar el pro­yec­to que la con­so­li­dó co­mo es­tre­lla ju­ve­nil, la te­le­no­ve­la Atré­ve­te a so­ñar (2009), re­to­mó el ho­mes­choo­ling y, aun así, lla­ma­dos más, lo­ca­cio­nes me­nos, aca­bó la es­cue­la. Tam­po­co tu­vo gra­dua­ción, pe­ro no lo la­men­ta por­que la vi­da se en­car­gó de dár­se­la años des­pués, con el ro­da­je de Éli­te, se­rie es­pa­ño­la de sus­pen­so que se aca­ba de es­tre­nar en Netflix.

En la his­to­ria la ve­mos co­mo Lu, una chi­ca de 16 años de cla­se al­ta que es­tu­dia en el co­le­gio Las En­ci­nas, y que ve in­te­rrum­pi­da su “paz” con la lle­ga­da de tres es­tu­dian­tes de cla­se ba­ja. Las co­sas se com­pli­ca­rán cuan­do ocu­rra un mis­te­rio­so ase­si­na­to.

Ser par­te de es­te pro­yec­to fue pa­ra Dan­na una ce­le­bra­ción del fin de un ci­clo y el ini­cio de otro, am­bos lle­nos de apren­di­za­jes que la mar­ca­ron pa­ra el res­to de su vi­da.

Y es que pa­ra gra­bar es­te th­ri­ller ju­ve­nil la ac­triz vi­vió seis me­ses en Es­pa­ña to­tal­men­te so­la, lo que le hi­zo apren­der va­rias “ma­te­rias”, co­mo por ejem­plo sen­tir­se li­bre por la ca­lle, pues ca­si na­die la re­co­no­cía, y vi­vir a otras ho­ras y adap­tar­las pa­ra po­der­se co­mu­ni­car con sus se­res que­ri­dos y fans. Pe­ro qui­zá la lec­ción más im­por­tan­te fue apren­der a es­tar con ella mis­ma. “Gra­cias a Éli­te, a mis com­pa­ñe­ros en la se­rie y a la fa­mi­lia de ami­gos me­xi­ca­nos que hi­ce en Ma­drid me en­con­tré a mí mis­ma, a mi mú­si­ca, a mi voz, a mi nue­va yo. Fue una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa”, ex­pli­ca en ex­clu­si­va pa­ra InSty­le.

Lu, su per­so­na­je en la se­rie, es la pri­me­ra vi­lla­na que in­ter­pre­ta en su ca­rre­ra. Le abrió tam­bién los ojos y por eso se per­mi­tió to­mar va­rios ries­gos en es­ce­na, co­mo su pri­mer des­nu­do. “Des­cu­brí mi ca­pa­ci­dad de vul­ne­ra­bi­li­dad, de no ser tan pu­do­ro­sa con­mi­go mis­ma, en el sen­ti­do de atre­ver­me a ha­cer co­sas. En la fic­ción siem­pre he si­do la que su­fre y en Éli­te es to­do lo con­tra­rio. Dis­fru­té es­tar del otro la­do de la mo­ne­da. Es di­ver­ti­do ser ma­li­cio­so”.

Otra co­sa que dis­fru­tó –y en gran­de– fue que el sound­track de la se­rie in­clu­ye tres can­cio­nes de su nue­vo ál­bum, el pri­me­ro en sie­te años.

“Fue una opor­tu­ni­dad gi­gan­tes­ca por­que es­tu­vi­mos tra­ba­jan­do con crea­ti­vos de Netflix, gen­te de Es­pa­ña y La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra gra­bar­lo. Ha si­do una ex­plo­sion de crea­ti­vi­dad los úl­ti­mos me­ses del año. Te­ner tres can­cio­nes mías en Éli­te es in­creí­ble”.

La se­rie de Netflix no fue la pri­me­ra ma­te­ria di­fí­cil que Dan­na ha cur­sa­do. Al ter­mi­nar Atré­ve­te a so­ñar es­tu­vo a na­da de “dar­se de ba­ja” en su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca por­que es­ta­ba har­ta de to­do lo

Dan­na Pao­la no tu­vo una in­fan­cia nor­mal: des­de los cua­tro años em­pe­zó a tra­ba­jar en Pla­za Sé­sa­mo, pron­to li­gó su pri­mer es­te­lar, la te­le­no­ve­la Ma­ría Be­lén, y cre­ció en­tre fo­ros de te­le­vi­sión, ac­to­res y di­rec­to­res.

que im­pli­ca­ba per­te­ne­cer al me­dio te­le­vi­si­vo y del es­pec­tácu­lo. Ade­más, se en­con­tra­ba en una zo­na de con­fort que ha­cía to­do me­nos con­so­lar­la. Co­mo se con­si­de­ra una per­so­na no con­for­mis­ta, es­tu­vo a pun­to de ir­se a Pa­rís a es­tu­diar gas­tro­no­mía, pe­ro en ese mo­men­to exac­to lle­gó una bru­ja ver­de lla­ma­da Elp­ha­ba, su per­so­na­je en el mu­si­cal Wic­ked, que la obli­gó a dar otro gran pa­so al de­mos­trar que no era una ar­tis­ta de plás­ti­co y que te­nía un tre­men­da voz que ni ella co­no­cía. “Al fi­nal me hi­zo que­dar­me y a es­tar aquí hoy. Gra­cias a ese pro­yec­to la gen­te cre­yó en mí y en mi tra­ba­jo. Es una de las co­sas que más me han he­cho cre­cer. Ese per­so­na­je fue la fuer­za que ne­ce­si­ta­ba”.

Al ter­mi­nar la tem­po­ra­da del mu­si­cal [en 2016], Dan­na se ate­rró: te­nía al­gu­nas in­se­gu­ri­da­des y el ver­de de Elp­ha­ba ha­bía si­do el es­cu­do per­fec­to pa­ra en­fren­tar al mun­do. “Siem­pre era la úl­ti­ma en sa­lir del tea­tro por­que te­nía que ba­ñar­me pa­ra qui­tar­me to­da la pin­tu­ra. En la úl­ti­ma fun­ción no me que­ría des­pin­tar por­que sen­tía que se me iba a ir esa fuer­za. Con el tiem­po me di cuen­ta de que no fue así. Agra­dez­co a ese per­so- na­je por ha­ber­me en­se­ña­do a desafiar la gra­ve­dad y a sa­ber que tu fu­tu­ro no tie­ne lí­mi­tes. Los per­so­na­jes lle­gan pa­ra en­se­ñar­nos y te­ner bue­nos re­cuer­dos”. Fue­ra de los es­ce­na­rios, ama dos co­sas: la mo­da y co­ci­nar; de la pri­me­ra, la “cul­pa­ble” es su ma­dre. “Des­de chi­qui­ti­ta nos in­cul­có a mi her­ma­na y a mí a es­tar im­pe­ca­bles de pies a ca­be­za has­ta pa­ra ir al Ox­xo. Me gus­ta ver­me bien, es­tar arre­gla­da. Me fas­ci­nan los ac­ce­so­rios, los za­pa­tos, las bol­sas. Me gus­ta lo ca­sual con un twist”.

La se­gun­da la trae en las ve­nas, pues vie­ne de una fa­mi­lia de fino pa­la­dar. “Soy sú­per foo­die y amo co­ci­nar por­que me re­la­ja. Cuan­do es­toy es­tre­sa­da me gus­ta ha­cer un buen pos­tre o co­ci­nar pa­ra al­guien más. Si te re­ga­lo al­go que yo pre­pa­ré es por­que te quie­ro mu­cho. Mis pla­ti­llos es­tre­lla son la piz­za de co­li­flor con sal­món y que­so de ca­bra y los brow­nies de cho­co­la­te bel­ga”.

Su tiem­po li­bre lo de­di­ca tam­bién a cul­ti­var sus re­des so­cia­les; tan só­lo en Ins­ta­gram tie­ne 5.6 mi­llo­nes de fo­llo­wers. Aun­que le en­can­tan las pla­ta­for­mas de so­cial me­dia (des­pués de to­do es mi­llen­nial), no lo to­ma a la li­ge­ra. “Son un ar­ma de dos fi­los. Les ten­go mu­cho res­pe­to y las ma­ne­jo con mu­cho cui­da­do. Soy sú­per zen, me gus­ta me­di­tar, es­tar en paz, co­nec­ta­da con el uni­ver­so y con­mi­go. Cuan­do tie­nes ese ti­po de fuer­za y de co­no­ci­mien­to acer­ca de tu per­so­na, tra­tas de no to­mar­te to­do tan per­so­nal”.

Cuan­do Dan­na Pao­la pien­sa en la res­pues­ta so­bre el se­cre­to que la ha man­te­ni­do ac­ti­va co­mo ac­triz du­ran­te ca­si dos dé­ca­das, con­tes­ta sin ne­ce­si­dad de re­vi­sar sus apun­tes. “La autenticid­ad y se­guir en­fo­ca­da en lo que quie­ro. Ca­da vez que em­pie­zo al­go me gus­ta rein­ven­tar­me. Si voy a ha­cer un cam­bio, lo ha­go ex­tre­mo. Creo que me gus­tan las emo­cio­nes fuer­tes... co­mo lo es siem­pre el pri­mer día de cla­ses”.

Lu, mi per­so­na­je en Éli­te, y yo so­mos sú­per per­fec­cio­nis­tas: te­ne­mos una lu­cha to­do el tiem­po por ser co­rrec­tas. Al mis­mo tiem­po, Lu ama la mo­da y es vul­ne­ra­ble. Me iden­ti­fi­co con ella en esas tres co­sas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.