IN HER VOI­CE Ma­ri­na de Ta­vi­ra

Vi­ve su me­jor mo­men­to co­mo ac­triz gra­cias a Ro­ma, el fil­me más en­tra­ña­ble y per­so­nal de Al­fon­so Cua­rón

InStyle (México) - - CONTENIDO - por EN­RI­QUE NA­VA­RRO

Ssin sa­ber­lo, el día en que Ma­ri­na de Ta­vi­ra re­ci­bió la con­fir­ma­ción de que ac­tua­ría en Ro­ma, la nue­va pe­lí­cu­la de Al­fon­so Cua­rón, fir­mó tam­bién una cláu­su­la has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­da y que, de a po­co, se iría re­ve­lan­do: la ac­triz me­xi­ca­na es­ta­ba por ha­cer his­to­ria en la ci­ne­ma­to­gra­fía na­cio­nal. Con su pa­pel de So­fía —una ama de ca­sa de cla­se me­dia en el con­vul­so Mé­xi­co de prin­ci­pios de los se­ten­ta—, Ma­ri­na lle­gó en sep­tiem­bre a Ita­lia pa­ra pre­sen­tar es­te fil­me den­tro del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Ve­ne­cia, que fi­nal­men­te fue re­co­no­ci­do con el León de Oro a Me­jor Pe­lí­cu­la. Ro­ma tam­bién fue par­te de los fes­ti­va­les de Te­llu­ri­de, To­ron­to y Nue­va York, y re­sul­tó ele­gi­da pa­ra re­pre­sen­tar a Mé­xi­co co­mo pre­se­lec­cio­na­da al Ós­car co­mo Me­jor Pe­lí­cu­la Ex­tran­je­ra. Pe­ro la im­por­tan­cia del fil­me, por so­bre to­das las pre­mia­cio­nes en que fi­gu­ra co­mo fa­vo­ri­ta, es que reivin­di­ca el pa­pel de la mu­jer en una so­cie­dad ma­chis­ta y cla­sis­ta. Jun­to a Ya­lit­za Apa­ri­cio, Ma­ri­na se en­car­gó de enal­te­cer la vi­da de una em­plea­da do­més­ti­ca y de con­tar par­te de la his­to­ria fa­mi­liar de Al­fon­so Cua­rón al es­te­la­ri­zar el que es sin du­da su fil­me más per­so­nal has­ta el día de hoy.

¿Có­mo vi­ves es­ta vo­rá­gi­ne al­re­de­dor del fil­me?

Es­toy con­ten­ta, fe­liz, pe­ro tam­bién un po­co can­sa­da. Ha si­do in­creí­ble. Yo sa­bía que iba a ser una pe­lí­cu­la her­mo­sa, pe­ro no es­pe­ra­ba es­to que ha si­do co­mo muy ne­ta... el pú­bli­co co­nec­ta con ella, se acer­ca. Nos di­cen lo que les pro­vo­có, lo que les re­cor­dó y eso, so­bre to­do, ha si­do lo más emo­cio­nan­te.

¿Cuál es el pa­pel de la mu­jer en es­ta cin­ta?

En Mé­xi­co, y me ima­gino que en el mun­do, exis­ten es­tas mu­je­res que son he­roí­nas de la vi­da dia­ria y que no ne­ce­sa­ria­men­te van y se

ma­ni­fies­tan en la ca­lle por el vo­to, es­cri­to­ras o quie­nes es­tán en el ojo pú­bli­co. Son quie­nes to­dos los días le­van­tan a los ni­ños, los vis­ten pa­ra ir a la es­cue­la, les ha­cen co­mi­da, ha­cen con ellos la ta­rea, in­clu­so tam­bién tra­ba­jan y se vuel­ven ca­be­zas de fa­mi­lia. Es­tas mu­je­res al fi­nal crían a los ni­ños y tie­nen mu­cho que ver en lo que determinar­á qué van a ser en su vi­da. Son he­roí­nas de la vi­da dia­ria y to­dos te­ne­mos a al­guien así, que si pen­sa­mos en ellas se nos cor­ta la voz.

¿Có­mo te eli­gie­ron pa­ra con­tar es­ta his­to­ria?

Fue un cas­ting muy ex­haus­ti­vo. Al prin­ci­pio yo no sa­bía que se­ría una pe­lí­cu­la de Al­fon­so Cua­rón, lo su­pe has­ta la ter­ce­ra prue­ba. Al mo­men­to de en­te­rar­me que la pe­lí­cu­la se­ría di­ri­gi­ri­da por él, me di­je: “Ten­go que en­con­trar un es­ta­do de cal­ma, se­reno; tra­tar de no que­rer­lo de­ma­sia­do, sino fluir”. Creo que ese es­ta­do lo con­ser­vé du­ran­te to­do el ro­da­je; por su­pues­to que im­po­ne tra­ba­jar con al­guien de su ta­len­to, ha­ce que tiemblen las pier­nas, pe­ro tie­nes que so­bre­po­ner­te. Yo pen­sa­ba: “Por al­go me es­co­gió, así que ten­go que es­tar a la al­tu­ra”.

¿Có­mo fue tu ex­pe­rien­cia de via­jar al Fes­ti­val de Ve­ne­cia?

Es ma­ra­vi­llo­sa. Lo que más me emo­cio­na­ba era el sen­ti­do de his­to­ria que ha­bía ahí. En el Ho­tel Ex­cél­sior, por ejem­plo, hay fotos en blan­co y ne­gro de años y años atrás con íconos de la his­to­ria del ci­ne. Al ir ca­mi­nan­do por esos pa­si­llos de­cía: “Guau, tal vez es­ta pe­lí­cu­la tam­bién es par­te ya de esa his­to­ria. Qué pri­vi­le­gio que me to­que ser par­te”.

¿Es­to era lo que más so­ña­bas de ni­ña?

Mi sue­ño más gran­de era ser ac­triz y pa­rar­me en un es­ce­na­rio des­de la pri­me­ra obra de tea­tro que vi, a muy tem­pra­na edad, a los tres años. Se lla­ma­ba La ho­nes­ta per­so­na de Se­chuan. To­do el tiem­po le de­cía a mi pa­pá que que­ría ha­cer una obra de tea­tro.

Es­tas mu­je­res son he­roí­nas de la vi­da dia­ria, y to­dos te­ne­mos a al­guien así, que si pen­sa­mos en ellas se nos cor­ta la voz”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.