HOM­BRE DE ES­TI­LO Fer­nan­do Gua­llar

InStyle (México) - - CONTENIDO - MA­NUEL ZÚ­ÑI­GA SU­SA­NA LI­MA mo­da HER­NÁN ESQUINCA

No le de­be su pro­ta­gó­ni­co de Vel­vet Co­lec­ción a un ape­lli­do o a una lar­ga tra­yec­to­ria, tam­po­co fue el ni­ño que pa­só su in­fan­cia en fo­ros. A Fer­nan­do la ca­rre­ra de ac­tua­ción le lle­gó co­mo re­sul­ta­do de la mez­cla de dos im­por­tan­tes com­po­nen­tes pa­ra la ecua­ción de su éxi­to: el tra­ba­jo du­ro y la suer­te de es­tar en el lu­gar in­di­ca­do fotos por

Cuan­do aún era es­tu­dian­te de uni­ver­si­dad de­di­ca­ba su tiem­po des­pués de cla­se a tra­ba­jar. Un di­se­ña­dor lo des­cu­brió pre­pa­ran­do unos tra­gos de­trás de la ba­rra y bas­ta­ron un par de fo­to­gra­fías y cas­tings pa­ra des­per­tar en él el lla­ma­do de las cá­ma­ras. “Co­men­cé con los co­mer­cia­les y pen­sa­ba, ¿qué es es­to?, ¿qué es­tá su­ce­dien­do? Lle­gué a la con­clu­sión de que pre­fe­ría mu­cho más los sets que ha­cer pla­nos”, re­cor­dó el ac­tor de 29 años. “Así que em­pe­cé con ta­lle­res in­ten­si­vos de va­rios días, has­ta que to­mé uno de in­ter­pre­ta­ción de va­rias se­ma­nas con el maes­tro Fer­nan­do Pier­nas, en Ma­drid”. Abrir­se a una se­gun­da ca­rre­ra no fue na­da sen­ci­llo pa­ra el ac­tor: co­mo cual­quier otro de sus com­pa­ñe­ros, de­bía cum­plir con sus es­tu­dios. Así que to­dos los miér­co­les, des­pués de cla­ses, ma­ne­ja­ba por tres ho­ras has­ta lle­gar a Ma­drid a su cur­so pa­ra ins­ta­lar­se esos días has­ta el fin de se­ma­na, pues de­bía re­gre­sar a Va­len­cia, a sus de­be­res y a la ru­ti­na de los sa­lo­nes de cla­se. Al igual que to­do el que que co­mien­za a desen­vol­ver­se en la in­dus­tria, tu­vo que lu­char por ga­nar­se su pro­pio lu­gar, de­mos­trar que te­nía ta­len­to y dar lo que es­ta­ba en él pa­ra no ser uno más de la lis­ta. “Al prin­ci­pio era un pe­si­mis­ta y que­ría ha­cer cas­tings, pe­ro en reali­dad no es­ta­ba pre­pa­ra­do; con el pa­so del tiem­po en­tien­des la cons­tan­te lu­cha que con­lle­va ga­nar­te una opor­tu­ni­dad”, agre­ga el ac­tor.

Fue en­ton­ces cuan­do cam­bió los com­pro­mi­sos de su agen­da per­so­nal por las ho­ras de pre­pa­ra­ción, y los via­jes se vol­vie­ron una cons­tan­te, al pun­to de cam­biar com­ple­ta­men­te su es­ti­lo de vi­da al de un nó­ma­da. La su­ma de es­tos fac­to­res le dio a su ca­rác­ter los ras­gos ne­ce­sa­rios pa­ra so­por­tar to­do el tra­ba­jo que se ave­ci­na­ba.

Así co­mo en sus años de es­tu­dian­te lle­va­ba dos ca­rre­ras a la vez, Fer­nan­do aún no ter­mi­na­ba las gra­ba­cio­nes de Amar es pa­ra siem­pre cuan­do le avi­sa­ron que el pa­pel de Ser­gio Go­dó era su­yo. Du­ran­te se­ma­nas li­dió con dos per­so­na­jes a la vez, ho­ra­rios, lla­ma­dos y la pre­sión que cual­quier “nue­vo de la cla­se” po­dría sen­tir al in­cor­po­rar­se a un elen­co que lle­va­ba va­rias tem­po­ra­das cono- cién­do­se y crean­do una dinámica a la que aho­ra de­bía aco­plar­se de lleno. “Ex­pe­ri­men­té una ale­gría bru­tal pe­ro, a su vez, res­pon­sa­bi­li­dad y pre­sión. Me en­con­tra­ba en una po­si­ción en la que que­ría dar­les to­do, sen­tía que te­nía que de­mos­trar­les a quie­nes me ha­bían con­fia­do el pa­pel que era el in­di­ca­do pa­ra el pro­ta­gó­ni­co”. Aho­ra su vi­da des­pués de las gra­ba­cio­nes in­clu­ye red car­pets, gi­ras de pro­mo­ción, pe­ro so­bre to­do via­jes, mis­mos que lo tie­nen en­tre Berlín, Los Án­ge­les, Ma­drid y, en es­ta oca­sión, por se­gun­da vez a Mé­xi­co. “Soy un nó­ma­da ab­so­lu­to; con lo bueno y lo ma­lo, es ver­dad que al­guien co­mo yo (por el mo­men­to) no pue­de for­mar un nú­cleo fa­mi­liar o una ru­ti­na, mi pro­fe­sión ha cons­trui­do un es­ti­lo de vi­da con el que es­toy muy fe­liz”, pla­ti­có.

Y sí, en­tre tan­tas ciu­da­des, ae­ro­puer­tos y avio­nes an­dar por la vi­da con equi­pa­je li­ge­ro es una ne­ce­si­dad, por lo que el ac­tor an­da­luz sa­be que a la ho­ra de ar­mar sus looks las pie­zas clá­si­cas y la co­mo­di­dad no pue­den es­tar pe­lea­das.

Si tu­vie­ra que lle­var un uni­for­me por el res­to de su vi­da ase­gu­ra que se­ría un to­tal black, ya sea una t-shirt con pan­ta­lón o un sué­ter de cue­llo pa­ra la tem­po­ra­da de in­vierno. Fue­ra de los re­flec­to­res le gus­ta sen­tir­se có­mo es él mis­mo; por mo­ti­vos de tra­ba­jo su cló­set ha su­fri­do una trans­for­ma­ción pau­la­ti­na en el que ya in­clu­ye des­de tra­jes (que nun­ca ha­bía usa­do tan­to), ca­mi­sas for­ma­les, has­ta otras muy ve­ra­nie­gas con es­tam­pa­dos. “Pa­ra ser sin­ce­ro, nun­ca he si­do de los que ne­ce­si­tan mu­cho pa­ra ser fe­liz, no ten­go ni acu­mu­lo mil co­sas; me pue­do ir dos se­ma­nas de via­je con una mo­chi­la”, afir­mó.

Con una ter­ce­ra tem­po­ra­da de Vel­vet Co­lec­ción con­fir­ma­da y el pró­xi­mo es­treno de la se­gun­da en más paí­ses, el mo­men­to de ha­cer lu­cir su tra­ba­jo ha lle­ga­do. Aun­que ase­gu­ra que tie­ne mu­cho por apren­der de sus com­pa­ñe­ros en es­te ca­mino aún no es­cri­to, lo que sí tie­ne cla­ro son los pa­pe­les que le gus­ta­ría in­ter­pre­tar, ya sean his­to­rias o he­chos his­tó­ri­cos que tra­ten so­bre al­gún pro­ble­ma so­cial, pues pa­ra el ac­tor co­nec­tar con la gen­te va de la mano con su pro­fe­sión, y jus­ta­men­te es es­ta par­te una de las que más dis­fru­ta de su ofi­cio.

Pal Zi­le­ri cha­ma­rra. The Pack Rand pan­ta­lo­nes y ca­mi­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.