Mi­gra­ción y de­si­gual­dad

La Crónica - - NACIONAL - GON­ZA­LO LLA­MAS BA­ÑUE­LOS gon­za­lo­[email protected] *El au­tor es economista egre­sa­do de la UABC.

Sin du­da el go­bierno me­xi­cano se en­cuen­tra en una en­cru­ci­ja­da pre­sio­na­do por el go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos, el pro­ble­ma de la po­bre­za y de­si­gual­dad cam­pea por to­do Cen­troa­mé­ri­ca. La po­bre­za, la de­lin­cuen­cia, la dro­ga­dic­ción y el nar­co­trá­fi­co, así co­mo la tra­ta de per­so­nas y en al­gu­nos ca­sos la gue­rri­lla, son asun­tos que es­tán pre­sen­tes en ca­si to­do el con­ti­nen­te ame­ri­cano y se han con­ver­ti­do en un pro­ble­ma es­truc­tu­ral que ha de­ve­ni­do en ma­yor de­si­gual­dad pa­ra esos pue­blos her­ma­nos. Los Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co, Ca­na­dá y otros paí­ses del he­mis­fe­rio de­be­rían de sen­tar­se a dia­lo­gar y es­ta­ble­cer un plan in­te­gral emer­gen­te pa­ra con­te­ner a mi­les de mi­gran­tes que bus­can en es­tos paí­ses lo que no en­cuen­tran en su país de ori­gen por­que el pro­ble­ma es muy se­rio y es­tá im­pac­tan­do el am­bien­te so­cial y eco­nó­mi­co de nues­tro país al ser la an­te­sa­la del pri­mer mun­do.

Le­jos de ser re­cha­za­dos y re­pri­mi­dos to­dos es­tos mi­gran­tes son aten­di­dos por cues­tio­nes de hu­ma­ni­dad, res­pe­tan­do sus de­re­chos hu­ma­nos y sus as­pi­ra­cio­nes a me­jo­res ni­ve­les de vi­da y bie­nes­tar. Co­mo se ob­ser­va, no es un asun­to sen­ci­llo, por ello se re­quie­re del con­cur­so de va­rios paí­ses pa­ra ge­ne­rar un plan que obli­gue a los mi­gran­tes a que­dar­se en ca­sa sin ne­ce­si­dad de de­jar su tie­rra. En pri­mer lu­gar, se ne­ce­si­ta in­ver­tir en esas na­cio­nes, que se han vuel­to ex­pul­so­ras de mano de obra; al crear fuen­tes de tra­ba­jo bien re­mu­ne­ra­das, al me­jo­rar los sis­te­mas de edu­ca­ción y apli­can­do un jus­to es­ta­do de de­re­cho se pue­de for­ta­le­cer el te­ji­do so­cial tan va­pu­lea­do por gobernante­s de­sen­ten­di­dos de sus queha­ce­res o que se han con­ver­ti­do en dic­ta­to­ria­les, ya que pro­vo­can el fe­nó­meno de la emi­gra­ción co­mo una ca­tar­sis a la pro­ble­má­ti­ca de mar­gi­na­ción y

ELIMPARCIA­L.COM/ME­XI­CA­LI

de­si­gual­dad que pre­va­le­ce en paí­ses po­bres.

La ONU co­mo or­ga­nis­mo su­pra­na­cio­nal de­bie­ra in­ter­ve­nir, to­da vez que ellos tie­nen pro­gra­mas pa­ra apo­yar a es­te ti­po de so­cie­da­des; el pro­ble­ma que en­fren­ta Mé­xi­co les com­pe­te a to­dos los paí­ses del or­be. Por tan­to, se tie­nen que to­mar me­di­das emer­gen­tes por­que creo que los re­cur­sos de Mé­xi­co en el cor­to pla­zo se­rán in­su­fi­cien­tes pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de los mi­gran­tes. Es ne­ce­sa­rio “aga­rrar el to­ro por los cuer­nos” an­tes de que los áni­mos “xe­no­fó­bi­cos” se em­pie­cen a re­cru­de­cer y se sal­ga de con­trol ya que mu­chos me­xi­ca­nos, so­bre to­do los que ha­bi­tan las fran­jas fron­te­ri­zas no es­tán muy de acuer­do con lo que es­tá su­ce­dien­do.

Mu­chas per­so­nas han di­cho que al­gu­nos mi­gran­tes, vie­nen en­fer­mos, con mu­je­res em­bra­za­das, dro­ga­dic­tos y has­ta de­lin­cuen­tes, crean­do en con­se­cuen­cia un pro­ble­ma so­cial, eso sin con­tar que en los al­ber­gues hay ha­ci­na­mien­to, in­sa­lu­bri­dad y que pue­de sur­gir una epi­de­mia, pro­duc­to de la fal­ta de sa­ni­dad. El go­bierno me­xi­cano en voz del pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor se ha com­pro­me­ti­do a dar­les em­pleo, vi­vien­da, edu­ca­ción y sa­lud en tan­to arre­glan su si­tua­ción mi­gra­to­ria ha­cia los Es­ta­dos Uni­dos, sin em­bar­go, han sur­gi­do vo­ces de in­con­for­mi­dad, ar­gu­men­tan­do, si mu­chos me­xi­ca­nos no tie­nen ese ti­po de sa­tis­fac­to­res y be­ne­fi­cios, ¿có­mo es que el go­bierno se atre­vió a ha­cer ese ti­po de ofre­ci­mien­tos? ¿De dón­de va a to­mar ese di­ne­ro pa­ra cum­plir su pro­me­sa? Tal pa­re­ce que el go­bierno se con­vir­tió en “can­dil de la ca­lle, os­cu­ri­dad de la ca­sa”. La ac­ti­tud del go­bierno es de­ma­sia­do con­des­cen­dien­te con el go­bierno de EU, quien ya le to­mó la me­di­da y es po­si­ble que nun­ca po­da­mos sa­tis­fa­cer sus “ins­truc­cio­nes”. La in­quie­tud sur­ge, se­rá que nues­tro na­cio­na­lis­ta, de­mó­cra­ta y lí­der de las ma­yo­rías nos es­tá en­tre­gan­do a los bra­zos del im­pe­ria­lis­mo pa­ra in­cre­men­tar su ima­gen per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.