Ar­te con­cep­tual: si­mu­la­cros, frau­des y fa­ke news

La Crónica - - NACIONAL - GABRIEL TRU­JI­LLO MU­ÑOZ * El au­tor es es­cri­tor, miem­bro de la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de la Len­gua.

En tiem­po de si­mu­la­cros y ava­ta­res, don­de to­do mun­do di­ce po­seer ta­len­to ar­tís­ti­co sin ne­ce­si­dad de de­mos­trar­lo, don­de mu­chos creen que un tí­tu­lo en ar­tes es prue­ba su­fi­cien­te de crea­ti­vi­dad, los ob­je­tos/sujetos que se pre­sen­tan co­mo obras de ar­te po­cas ve­ces lo­gran ofre­cer­nos prue­bas feha­cien­tes de que lo son. De ahí el au­ge (y el des­pres­ti­gio con­si­guien­te) del ar­te con­cep­tual que se ha adue­ña­do de la es­ce­na ar­tís­ti­ca ven­dien­do su es­que­ma Pon­zi (in­flar ar­tis­tas y obras más allá de su in­trín­se­co va­lor) a to­dos los in­ge­nuos que lo com­pran, a to­dos los con­su­mi­do­res que acep­tan la me­dio­cri­dad co­mo nor­ma crea­ti­va. Al­gu­nos di­cen que es una am­bi­ción ge­nui­na. Yo di­go que es un frau­de a la vis­ta del pú­bli­co, un ac­to de co­rrup­ción don­de es­tán in­vo­lu­cra­dos no só­lo el gre­mio ar­tís­ti­co sino cu­ra­do­res, mu­seó­gra­fos, aca­dé­mi­cos, ga­le­ris­tas, crí­ti­cos de ar­te, pe­rio­dis­tas cul­tu­ra­les, ca­sas de subas­tas, em­pre­sa­rios la­va­do­res de di­ne­ro y fun­cio­na­rios pú­bli­cos que acep­tan cual­quier obra con­cep­tual sin cues­tio­nar sus mé­ri­tos pro­pios, no va­ya a ser que que­den en ri­dícu­lo, que se vean fue­ra de mo­da, que se les lla­me ob­so­le­tos. Pe­ro lo ver­da­de­ra­men­te ob­so­le­to es re­pe­tir, co­mo ma­las co­pias, un ar­te que ya tie­ne más de 100 años de exis­ten­cia y que dio sus me­jo­res obras en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX.

¿O quién pue­de ga­nar­le a una fuen­te que só­lo es un min­gi­to­rio glo­ri­fi­ca­do? Mar­cel Du­champ, su crea­dor, con es­ta pri­me­ra obra con­cep­tual de 1917 nos hi­zo ver que es­tá­ba­mos sujetos a una edu­ca­ción vi­sual que no nos per­mi­tía ver los ob­je­tos que nos ro­dea­ban más allá de su fun­ción prác­ti­ca. Al rom­per con esa ba­rre­ra, to­do po­día ser ar­te si con­fi­gu­ra­ba un con­cep­to ori­gi­nal, iné­di­to. El ar­te se vol­vió una va­ri­ta má­gi­ca con la que se po­día trans­for­mar lo or­di­na­rio en ex­tra­or­di­na­rio, los ar­te­fac­tos co­ti­dia­nos en ideas ar­tís­ti­cas no­ve­do­sas, desafian­tes, vi­vas. Pe­ro eso fue ha­ce más de una cen­tu­ria. ¿Re­cuer­dan? En nues­tra era, ¿qué tan no­ve­do­so o desafian­te es un ar­te que se re­pi­te co­mo un chis­te con­ta­do tan­tas ve­ces que ya no es­can­da­li­za a na­die? Por eso, las vo­ces di­si­den­tes, co­mo la de Angelina Lés­per, son ne­ce­sa­rias pa­ra re­ve­lar las fa­ke news del ar­te con­tem­po­rá­neo, pa­ra ex­po­ner el man­to de pa­la­bras hue­cas que lo ro­dea pa­ra otor­gar­le un pres­ti­gio del que in­trín­se­ca­men­te ca­re­ce, pa­ra pro­te­ger su in­ver­sión co­mo pro­duc­to co­ti­za­do en el mer­ca­do del ar­te. Lés­per al ha­bla: “¿Qué ha­re­mos con el ar­te que im­pul­sa el mer­ca­do neo­li­be­ral, se bur­la del ta­len­to e im­pul­sa sus fal­sos va­lo­res, que ha­ce es­tre­llas, que ven­de co­mo ar­te a la ba­su­ra, a los pla­gios, a la ocu­rren­cia, y ma­ni­pu­la el mer­ca­do co­mo ca­si­nos.”

Es­ta­mos, pues, an­te im­pos­tu­ras ar­tís­ti­cas del mis­mo ni­vel que las im­pos­tu­ras in­te­lec­tua­les de­nun­cia­das por el so­ció­lo­go Alan So­kal. Una con­fa­bu­la­ción de in­tere­ses que, co­mo di­ce el crí­ti­co cu­bano Luis Cino Ál­va­rez, crea dis­cur­sos que sir­ven “pa­ra dis­fra­zar la fal­ta de ta­len­to”, obras de ti­ma­do­res que son “aplau­di­dos por los in­cau­tos” que quie­ren ha­cer­se pa­sar co­mo “cul­tos y so­fis­ti­ca­dos”, que na­dan “en las aguas re­vuel­tas del es­no­bis­mo, la pe­dan­te­ría, la ex­tra­va­gan­cia y la fa­ci­li­dad.” Y vuel­vo a Lés­per: “el re­sul­ta­do de la obra de­pen­de de las ca­pa­ci­da­des y li­mi­ta­cio­nes del ar­tis­ta. No de las teo­rías. No de la re­ce­ta.” Aquí me aten­go a lo di­cho por De­nis Dut­ton en su obra El ins­tin­to del ar­te (2010): el ar­te cuen­ta con cier­tos ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos que son pla­cer, ha­bi­li­dad/vir­tuo­sis­mo, es­ti­lo, no­ve­dad/crea­ti­vi­dad, es­pí­ri­tu crí­ti­co, re­pre­sen­ta­ción, cen­tro de ex­pe­rien­cias, ex­pre­si­vi­dad pro­pia, emo­ti­vi­dad, desafío in­te­lec­tual, for­mar par­te de la evo­lu­ción del ar­te en su con­tex­to e im­pul­so ima­gi­na­ti­vo.

Es ho­ra de que exa­mi­ne­mos ca­da obra que nos pon­gan en­fren­te y vea­mos si po­see ta­les ras­gos pa­ra lla­mar­la ar­te. Si cuen­ta con ellos, po­de­mos dar­nos por sa­tis­fe­chos. Pe­ro si no es así, es mo­men­to de po­ner­la en el re­ci­pien­te de ba­su­ra más pró­xi­mo. Por­que el ar­te es más que en­tre­te­ni­mien­to, más que dis­cur­so teó­ri­co, más que ar­gu­cia con­cep­tual. El ar­te es la obra que nos li­be­ra de no­so­tros mis­mos y, a la vez, nos re­ve­la lo que real­men­te so­mos, pen­sa­mos y sen­ti­mos. Nos otor­ga la ca­pa­ci­dad de ima­gi­nar el uni­ver­so con otra mi­ra­da, con otro sen­ti­do de la reali­dad. El ar­te es lo co­no­ci­do y lo ines­pe­ra­do, lo per­so­nal y lo co­lec­ti­vo. La su­ma vi­tal fren­te a nues­tro pa­so por el mun­do, de ca­ra a nues­tra pro­pia ex­tin­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.