Tu di­ne­ro y el de tu em­pre­sa pa­re­ce lo mis­mo pe­ro no es igual

La Crónica - - NACIONAL - OLIVIA PRA­DO ho­[email protected]­do.com * La au­to­ra es coach fi­nan­cie­ro.

Re­gu­lar­men­te los em­pren­de­do­res tie­nen la im­pre­sión de que se que­dan con las ma­nos va­cías des­pués de pa­gar la nó­mi­na o a los pro­vee­do­res, en oca­sio­nes se cues­tio­na si es­tán te­nien­do ga­nan­cias o sim­ple­men­te el ne­go­cio se man­tie­ne an­dan­do por obra de la ca­sua­li­dad. En mi ex­pe­rien­cia co­mo ase­so­ra de em­pre­sas me gus­ta ini­ciar des­pués de re­vi­sar los es­ta­dos fi­nan­cie­ros por los va­les de ca­ja chi­ca, es ahí don­de pue­do iden­ti­fi­car el con­trol o la fal­ta de con­trol de los gas­tos de una em­pre­sa, va­rias oca­sio­nes los em­pre­sa­rios se sor­pren­den de los gas­tos pe­que­ños pe­ro cons­tan­tes que ge­ne­ra el re­por­te, pe­ro la sor­pre­sa au­men­ta cuan­do re­vi­san la su­ma de los gas­tos per­so­na­les que ellos mis­mos pro­vo­ca­ron pa­ra su­fra­gar la ma­la ad­mi­nis­tra­ción de sus fi­nan­zas per­so­na­les y man­te­ner un es­ti­lo de vi­da por arri­ba de sus po­si­bi­li­da­des. Si te sien­tes iden­ti­fi­ca­do con es­te te­ma, aquí te com­par­to 6 con­se­jos pa­ra se­pa­rar tu di­ne­ro y el de tu em­pre­sa. 1. Es­ta­ble­ce un pre­su­pues­to per­so­nal y el de tu em­pre­sa, el pre­su­pues­to es la ra­dio­gra­fía fi­nan­cie­ra de tu vi­da y la de tu em­pre­sa, el te­ner con­trol so­bre los re­cur­sos que en­tran y sa­len de tu car­te­ra y de la ca­ja chi­ca de la em­pre­sa mar­ca la gran di­fe­ren­cia so­bre el flu­jo de efec­ti­vo. 2. Pon­te en mo­do aho­rra­ti­vo. Si es­tás pa­san­do por una fa­se de ini­cio de un pro­yec­to em­pre­sa­rial o bien quie­res sa­near tus fi­nan­zas y las de tu em­pre­sa, te su­gie­ro ini­cies por cor­tar to­dos los gas­tos que no es­tán com­pren­di­dos en el pre­su­pues­to pla­nea­do. 3. Abre dos cuen­tas ban­ca­rias. No im­por­ta el ta­ma­ño de tu em­pre­sa, siem­pre se­rá me­jor te­ner iden­ti­fi­ca­dos el di­ne­ro que te per­te­ne­ce pa­ra tus fi­nan­zas per­so­na­les y el de la em­pre­sa pa­ra sub­sis­tir. 4. Pá­ga­te un sa­la­rio, asíg­na­te un suel­do bá­si­co pa­ra que man­ten­gas un es­ti­lo de vi­da con­ser­va­dor que te per­mi­ta cre­cer los pro­yec­tos de tu em­pre­sa, en lu­gar de to­mar uti­li­da­des y mer­mar el cre­ci­mien­to de tu ne­go­cio. 5. In­vier­te en un pro­gra­ma de con­ta­bi­li­dad, asi co­mo el agua es vi­tal pa­ra sub­sis­tir, en los ne­go­cios los es­ta­dos fi­nan­cie­ros son muy im­por­tan­tes pa­ra to­mar ana­li­zar los re­sul­ta­dos de las de­ci­sio­nes to­ma­das y mar­car el rum­bo de las si­guien­tes ac­cio­nes. 6. In­vier­te en tu edu­ca­ción. Si tu vi­da fi­nan­cie­ra es­tá en or­den por con­se­cuen­cia la ad­mi­nis­tra­ción de tu ne­go­cio lo es­ta­rá tam­bién, es­to en el ca­so que tú lle­ves las rien­das de la ad­mi­nis­tra­ción. La ca­pa­ci­ta­ción cons­tan­te en di­ver­sas áreas que com­pe­ten al cre­ci­mien­to de tu em­pre­sa tan­to co­mo tu pro­pio cre­ci­mien­to per­so­nal lle­va­rán to­dos tus pro­yec­tos al si­guien­te ni­vel. Ca­pa­cí­ta­te y cre­ce con tu Di­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.