Men­ti­ras y po­lí­ti­ca

La Crónica - - NACIONAL - LEO ZUCKERMANN @leo­zuc­ker­mann [email protected] *- El au­tor es ana­lis­ta po­lí­ti­co/pro­fe­sor in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Do­cen­cia Eco­nó­mi­cas (CIDE). * El au­tor es pe­rio­dis­ta y ana­lis­ta po­lí­ti­co/ co­men­ta­ris­ta de te­le­vi­sión.

La men­ti­ra es par­te in­trín­se­ca de la po­lí­ti­ca. No hay po­lí­ti­co que, de al­gu­na ma­ne­ra u otra, ocul­te la ver­dad. Lo pue­den ha­cer sa­bien­do que es­tán fal­sean­do la reali­dad pa­ra con­se­guir lo que es­tán bus­can­do; el ci­nis­mo ma­quia­vé­li­co de que “el fin jus­ti­fi­ca los me­dios”. Pe­ro tam­bién lo pue­den ha­cer cre­yén­do­se sus pro­pias men­ti­ras. Es­to es peor que lo pri­me­ro. Las so­cie­da­des co­rren un ma­yor ries­go con lo se­gun­do. El te­ma se agu­di­za si to­do un ré­gi­men es­tá ba­sa­do en men­ti­ras que los lí­de­res se creen a pies jun­ti­llas. Eso, más tem­prano que tar­de, co­lap­sa co­mo un cas­ti­llo de nai­pes.

Mu­chos co­le­gas ya han es­cri­to bue­nas re­se­ñas de la se­rie Cher­nó­bil de HBO. Me atre­vo a aña­dir la mía en­fa­ti­zan­do pre­ci­sa­men­te el te­ma de la men­ti­ra en la po­lí­ti­ca. A lo lar­go de los cin­co epi­so­dios que cuen­tan el ac­ci­den­te de la plan­ta nu­clear en 1986 en Ucra­nia, país que per­te­ne­cía a la URSS en ese mo­men­to, ve­mos có­mo el ré­gi­men so­vié­ti­co es­ta­ba ba­sa­do en la men­ti­ra. Sim­ple y sen­ci­lla­men­te, no ha­bía in­cen­ti­vos pa­ra de­cir la ver­dad.

Des­de que ex­plo­ta el reac­tor nu­clear, el je­fe de la plan­ta lo nie­ga. La evi­den­cia es con­tun­den­te, es­tá más que cla­ro la mag­ni­tud del ac­ci­den­te, el desas­tre es ma­ni­fies­to y, sin em­bar­go, él cree y or­de­na que una co­sa así no pue­de su­ce­der en la ins­ti­tu­ción a su car­go.

Cual si fue­ra un po­ten­te vi­rus, ve­mos có­mo la men­ti­ra se va re­pro­du­cien­do. El sub­di­rec­tor y di­rec­tor de la plan­ta nie­gan la ex­plo­sión y la mi­ni­mi­zan. Lo mis­mo los je­fes del po­lit­bu­ró lo­cal. Uno de ellos es­gri­me el “con­tun­den­te” ar­gu­men­to de que un desas­tre así no pue­de ocu­rrir en una plan­ta que lle­va el nom­bre de Vla­di­mir Ílich Le­nin. To­dos se pa­ran a aplau­dir­lo. El asun­to va es­ca­lan­do y ab­so­lu­ta­men­te to­dos si­guen ne­gan­do el desas­tre y min­tien­do, aun­que al­go gor­do es­tá su­ce­dien­do. Even­tual­men­te, el te­ma lle­ga al Co­mi­té Cen­tral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta pre­si­di­do por Mi­jaíl Gor­va­chov. Y si­gue la men­ti­ra.

En la se­rie de HBO, el cien­tí­fi­co nu­clear Va­le­ri Le­gá­sov es el que se atre­ve a cues­tio­nar la “ver­dad ofi­cial” y lo­gra que man­den a un mi­nis­tro se­gun­dón pa­ra in­ves­ti­gar qué es­tá pa­san­do en Cher­nó­bil y re­por­tar a Moscú. Cuan­do lle­ga, el desas­tre es más que evi­den­te. Los ni­ve­les de ra­dia­ción es­tán fue­ra de con­trol. Si no se ha­ce al­go rá­pi­do, ha­brá mi­llo­nes de muer­tos.

El Es­ta­do so­vié­ti­co, sin em­bar­go, si­gue ale­tar­ga­do. El ré­gi­men po­lí­ti­co des­in­cen­ti­va la ver­dad. Po­lí­ti­cos, bu­ró­cra­tas, mi­li­ta­res y ap­pa­rát­chik se la pa­san cui­dan­do sus hue­sos. No só­lo sus cham­bas sino li­te­ral­men­te sus hue­sos por­que la KGB es­tá es­pian­do a to­dos. La reali­dad, sin em­bar­go, se im­po­ne. Los ni­ve­les de ra­dia­ción ex­tre­mos son cap­ta­dos en los paí­ses de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal. La URSS ya no pue­de ocul­tar la ver­dad.

Por mu­chas ra­zo­nes, las de­mo­cra­cias li­be­ra­les son re­gí­me­nes po­lí­ti­cos su­pe­rio­res a los au­to­ri­ta­rios. Una de ellas es que exis­ten múl­ti­ples fuen­tes de in­for­ma­ción y, por tan­to, re­sul­ta di­fí­cil es­con­der la ver­dad. La opo­si­ción po­lí­ti­ca tie­ne in­cen­ti­vos pa­ra dar a co­no­cer los erro­res del go­bierno en fun­cio­nes. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se la pa­san bus­can­do his­to­rias pa­ra po­ner en en­tre­di­cho a los po­de­ro­sos. Las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil ge­ne­ran in­for­ma­ción al­ter­na­ti­va pa­ra con­tras­tar­la con las ver­sio­nes ofi­cia­les del go­bierno. En un país de­mo­crá­ti­co-li­be­ral, una tra­ge­dia co­mo la de Cher­nó­bil pu­do ha­ber­se re­suel­to más rá­pi­do, con me­nos cos­tos hu­ma­nos, eco­nó­mi­cos y am­bien­ta­les, e, in­clu­so, pu­do ha­ber­se evi­ta­do.

No di­go más acer­ca de la se­rie Cher­nó­bil. Re­co­mien­do que la vean. Pe­ro si­go en el te­ma de las men­ti­ras y la po­lí­ti­ca. A me­nu­do me pre­gun­to si tal o cual po­lí­ti­co de ver­dad se cree la sar­ta de pa­tra­ñas que suel­ta. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas ac­tua­les de nues­tra épo­ca es la cre­cien­te pre­sen­cia de po­lí­ti­cos po­pu­lis­tas que mienten sin ru­bor. Trump, Pu­tin, Er­do­gan, Bol­so­na­ro, Mo­di, Du­ter­te, Ne­tan­yahu, Sal­vi­ni, Ma­du­ro y Or­bán, por nom­brar los más cons­pi­cuos.

Y, sí cla­ro, eso nos lle­va a nues­tro Pre­si­den­te. Ló­pez Obra­dor es un ex­per­to en in­ven­tar reali­da­des al­ter­na­ti­vas, es de­cir, en men­tir y lo­grar que la gen­te se lo crea. En 2006, sin pre­sen­tar ni una sola prue­ba con­tun­den­te, fa­bri­có la historia de un gran frau­de elec­to­ral. Más de un ter­cio de los me­xi­ca­nos se lo cre­yó.

Aho­ra que ya es Pre­si­den­te, y tie­ne que en­fren­tar un pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co ad­ver­so, afir­ma que la eco­no­mía va re­que­te­bién de acuer­do a otros da­tos que él po­see. La pre­gun­ta es si mien­te cí­ni­ca­men­te sa­bien­do que es­tá di­cien­do una fal­se­dad o si real­men­te se lo cree. Oja­lá sea lo pri­me­ro por­que, si es lo se­gun­do, es­ta­mos en un gran pro­ble­ma.

NI­CO­LÁS MA­DU­RO

Ar­gen­ti­na era en 1913 el país más ri­co de La­ti­noa­mé­ri­ca, con un pro­duc­to in­terno bru­to per cá­pi­ta de 3,797 dó­la­res de 1990. Su pros­pe­ri­dad su­pe­ra­ba el pro­me­dio de las 12 prin­ci­pa­les eco­no­mías de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, que re­gis­tra­ban una ci­fra de 3,688 dó­la­res. Ar­gen­ti­na era más rica que Sue­cia, con 3,096 dó­la­res, o Fran­cia, con 3,485. La mi­gra­ción ita­lia­na al país sud­ame­ri­cano era muy nu­tri­da por­que Ita­lia te­nía un PIB de so­lo 2,564 dó­la­res por per­so­na.

Ve­ne­zue­la, que to­da­vía no era en­ton­ces pro­duc­tor de pe­tró­leo, era bas­tan­te más po­bre. Te­nía en 1913 un PIB per cá­pi­ta de ape­nas 1,104 dó­la­res, el 29 por cien­to del ar­gen­tino. Mé­xi­co, a pe­sar de la re­vo­lu­ción, era más prós­pe­ro que Ve­ne­zue­la, con un PIB de 1,732 dó­la­res por per­so­na, aun­que mu­cho me­nos que Ar­gen­ti­na.

El pe­tró­leo trans­for­mó a Ve­ne­zue­la en el país más ri­co de La­ti­noa­mé­ri­ca, mien­tras que el po­pu­lis­mo pe­ro­nis­ta de­tu­vo el desa­rro­llo de Ar­gen­ti­na. En 1950 Ve­ne­zue­la te­nía ya un PIB per cá­pi­ta de 7,462 dó­la­res, 49.6 por cien­to más que los 4,987 de Ar­gen­ti­na. Po­co im­por­ta­ba que las pe­tro­le­ras fue­ran ex­tran­je­ras y pri­va­das, la ri­que­za del pe­tró­leo le­van­tó el ni­vel de vi­da de to­da Ve­ne­zue­la. Su PIB per cá­pi­ta era ma­yor que los 5,013 dó­la­res pro­me­dio de las 12 prin­ci­pa­les eco­no­mías de Eu­ro­pa.

Pa­ra 1973 el PIB per cá­pi­ta de Ve­ne­zue­la al­can­zó los 10,625 dó­la­res; una vez más era el ma­yor de La­ti­noa­mé­ri­ca. Es­ta ri­que­za, sin em­bar­go, siem­pre es­tu­vo ata­da al pe­tró­leo. En 1998, cuan­do los pre­cios del cru­do ca­ye­ron a su ni­vel más ba­jo en dé­ca­das (el West Te­xas In­ter­me­dia­te lle­gó a 17.53 dó­la­res por ba­rril en no­viem­bre), el PIB por per­so­na de Ve­ne­zue­la ca­yó a 8,965 dó­la­res. Es­ta ba­ja fue uno de los fac­to­res que lle­va­ron a la elec­ción de Hu­go Chá­vez en 1999. Chile era en ese mo­men­to el país más ri­co de La­ti­noa­mé­ri­ca, con 9,756 dó­la­res por per­so­na. (To­das las

“Nues­tro co­man­dan­te Chá­vez ha si­do bau­ti­za­do co­mo el Cris­to re­den­tor de los po­bres de Amé­ri­ca. Por tan­to

no­so­tros so­mos sus após­to­les”.

ci­fras has­ta aquí pro­vie­nen de los tra­ba­jos de An­gus Mad­di­son y sus dis­cí­pu­los del De­ve­lop­ment Cen­tre Stu­dies y se ex­pre­san en dó­la­res in­ter­na­cio­na­les de 1990.)

A pe­sar de las ma­las po­lí­ti­cas de Chá­vez, Ve­ne­zue­la lo­gró man­te­ner un PIB per cá­pi­ta ra­zo­na­ble­men­te al­to gra­cias a los ele­va­dos pre­cios del pe­tró­leo. To­da­vía en 2015, se­gún el FMI, re­gis­tra­ba 10,570 dó­la­res co­rrien­tes, me­nos que los 14,900 de Ar­gen­ti­na o los 13,570 de Chile, pe­ro arri­ba de los 9,670 de Mé­xi­co. En 2019, sin em­bar­go, la ci­fra de Ve­ne­zue­la se des­plo­mó a 2,720, ape­nas arri­ba de Hon­du­ras, con 2,570, o Ni­ca­ra­gua con 1,980. Del más ri­co, Ve­ne­zue­la ha pa­sa­do a ser uno de los paí­ses más po­bres de La­ti­noa­mé­ri­ca. Mien­tras tan­to, Chile se en­cuen­tra ya cer­ca de los ni­ve­les de un país desa­rro­lla­do, con 15,780 dó­la­res. Ar­gen­ti­na ha caí­do a 10,600 dó­la­res y Mé­xi­co se man­tie­ne en 9,860 (IMF da­ta­map­per).

Las va­ria­cio­nes en las eco­no­mías la­ti­noa­me­ri­ca­nas nos ra­ti­fi­can que las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas sí im­por­tan. La pros­pe­ri­dad que Ar­gen­ti­na y Ve­ne­zue­la lle­ga­ron a te­ner se des­plo­mó por la ma­la ca­li­dad de sus po­lí­ti­cas pú­bli­cas. El po­pu­lis­mo ha­ce da­ño. Qui­zá no se no­te de in­me­dia­to, pe­ro en el lar­go pla­zo sus con­se­cuen­cias son muy cla­ras.

Mé­xi­co nun­ca ha si­do el país más ri­co de La­ti­noa­mé­ri­ca, ni si­quie­ra en los tiem­pos, hoy tan año­ra­dos por el go­bierno, del desa­rro­llo es­ta­bi­li­za­dor del vie­jo PRI. El cre­ci­mien­to me­xi­cano ha si­do de­cep­cio­nan­te, pe­ro por lo me­nos no he­mos co­me­ti­do los erro­res que hi­cie­ron que Ve­ne­zue­la pa­sa­ra de ser el país más ri­co a uno de los más po­bres de la re­gión.

RE­NUN­CIA

Jo­sé Na­rro ha de­ci­di­do re­nun­ciar al PRI de­bi­do a una "gro­se­ra" in­ter­ven­ción del go­bierno en el pro­ce­so de selección de un nue­vo pre­si­den­te del par­ti­do. Pa­re­ce­ría que el PRI es­tá em­pe­ña­do en au­to­des­truir­se. Na­rro era la ma­yor opor­tu­ni­dad pa­ra cons­truir un par­ti­do só­li­do e in­de­pen­dien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.