En la re­sa­ca de la ola de­mo­crá­ti­ca

La Crónica - - NACIONAL - LUIS FE­LI­PE BRA­VO ME­NA @LF_B­ra­voMe­na *- El au­tor es ana­lis­ta po­lí­ti­co.

La tor­men­ta per­fec­ta si­gue con­fi­gu­rán­do­se so­bre el te­rri­to­rio na­cio­nal. Ne­gros nu­ba­rro­nes de re­ce­sión eco­nó­mi­ca es­tán pre­sen­tes y no ayu­da a des­pe­jar­los la con­fu­sa ges­tión de los asun­tos na­cio­na­les. Es­tra­te­gias, pla­nes y pro­gra­mas gu­ber­na­men­ta­les, cuan­do exis­ten, se con­tra­po­nen a los ob­je­ti­vos su­pe­rio­res que su­pues­ta­men­te ani­man al go­bierno.

Se tra­ta­ba, se­gún se pro­cla­ma a dia­rio, de po­ner a los po­bres pri­me­ro; pe­ro su­ce­de to­do lo con­tra­rio. Co­mo bo­tón de mues­tra, bas­ta aso­mar­se a lo que ocu­rre en los hos­pi­ta­les y clí­ni­cas del sis­te­ma de sa­lud pú­bli­ca del país. Ya es­ta­ban mal, aho­ra es­tán peor y al pa­re­cer aún no to­can fon­do.

No son po­cas las vo­ces que aler­tan so­bre el ries­go de que se pre­sen­te en los pró­xi­mos días un des­abas­to ca­tas­tró­fi­co de me­di­ci­nas. Ro­ber­to Rock, en es­tas pá­gi­nas, lo ad­vier­te sin con­tem­pla­cio­nes: si fra­ca­sa la nue­va po­lí­ti­ca de com­pras, "se agu­di­za­rá el des­abas­to (…) y se rom­pe­rá el frá­gil equi­li­brio que ha im­pe­di­do bro­tes epi­dé­mi­cos, al­tas ta­sas de mor­ta­li­dad…El peor es­ce­na­rio se­ría que ha­ya un desas­tre sa­ni­ta­rio…" (18/06).

Por el es­ti­lo an­da to­do lo de­más. Las ma­ña­ne­ras y to­da la pa­ra­fer­na­lia de la lla­ma­da Cuar­ta T di­vier­ten a sus se­gui­do­res, al­bo­ro­ta al ga­lli­ne­ro me­diá­ti­co y a las re­des, pe­ro no re­suel­ven na­da; es más, agra­van la si­tua­ción.

Al ma­dru­ga­dor ga­bi­ne­te los po­nen a pa­rir cha­yo­tes ca­da ama­ne­cer. Fren­te a la es­te­ri­li­dad de sus es­fuer­zos, co­mien­zan a re­par­tir cul­pas en­tre ellos por los con­ti­nuos des­a­gui­sa­dos. Ya tras­mi­nan los muros pa­la­cie­gos des­en­cuen­tros e in­qui­nas, con fuer­te olor a dispu­tas fu­tu­ris­tas por to­mar la es­ta­fe­ta del pa­dre fun­da­dor.

A pe­sar de lo an­te­rior, no com­par­to la opi­nión de quie­nes ase­gu­ran que es­te ré­gi­men no tie­ne rum­bo. Lo tie­ne y es ab­so­lu­ta­men­te con­se­cuen­te con sus ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos. Se di­ri­ge, con de­ter­mi­na­ción dig­na de me­jor cau­sa, a la re­cons­truc­ción de un sis­te­ma de par­ti­do úni­co en cu­ya cús­pi­de el neotla­toa­ni dis­pen­sa­rá su gra­cia a un pue­blo em­po­bre­ci­do y fa­na­ti­za­do.

Pue­de es­cu­char­se exa­ge­ra­do, sin em­bar­go, to­dos los días te­ne­mos he­chos y da­tos que ali­men­tan es­ta hi­pó­te­sis. ¿Qué otra ex­pli­ca­ción po­dría dar­se al bár­ba­ro y ra­di­cal trans­va­se de in­gen­tes re­cur­sos pú­bli­cos pa­ra pro­gra­mas que no ocul­tan su pro­pó­si­to de edi­fi­car las es­truc­tu­ras de un par­ti­do ofi­cial in­ven­ci­ble? En su en­sa­yo "El Gran Be­ne­fac­tor" ("Ne­xos", mar­zo, 2019), Ma­ría Am­pa­ro Ca­sar cal­cu­ló en 23 mi­llo­nes los be­ne­fi­cia­rios de los sie­te pro­gra­mas so­cia­les es­tre­lla del nue­vo go­bierno. Agré­gue­se a ese nú­me­ro a los fa­mi­lia­res y círcu­los cer­ca­nos de los re­clu­ta­dos por los sier­vos de la na­ción.

Al pa­re­cer no bas­ta edi­fi­car esa gran pi­rá­mi­de par­ti­da­ria con los re­cur­sos del po­der; se re­quie­re, ade­más, re­du­cir a la irre­le­van­cia al plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co y enani­zar a los ór­ga­nos elec­to­ra­les res­pon­sa­bles de sal­va­guar­dar la ce­le­bra­ción de elec­cio­nes li­bres y ge­nui­na­men­te de­mo­crá­ti­cas.

A lo­grar ta­les re­sul­ta­dos se en­ca­mi­na la nue­va re­for­ma elec­to­ral. Un ama­si­jo de ini­cia­ti­vas em­pa­que­ta­das con el tí­tu­lo Re­for­ma del Es­ta­do y Elec­to­ral, en­cu­bier­tas en sa­cro­san­ta aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na; la cual, de ser ese el ver­da­de­ro pro­pó­si­to, po­dría de­mo­ler las ins­ti­tu­cio­nes que sur­gie­ron del lar­go, com­ple­jo y me­ri­to­rio pro­ce­so de tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca; sin la cual, jus­to es de­cir­lo, los que aho­ra go­bier­nan di­fí­cil­men­te ha­brían lle­ga­do al po­der.

La ce­re­za del pas­tel en es­ta ma­nio­bra es in­cluir el te­ma de la revocación del man­da­to, con la fi­na­li­dad de que el Pre­si­den­te su­me su per­so­nal cam­pa­ña elec­to­ral, que desa­rro­lla des­de ha­ce va­rios de­ce­nios y con­ti­núa des­de la pre­si­den­cia, a la de su par­ti­do en el 2021. Así se pon­drá en mar­cha una por­ten­to­sa apla­na­do­ra dic­ta­to­rial que pa­sa­rá por en­ci­ma de to­do y con­tra to­dos.

De ser así, Mé­xi­co in­gre­sa­rá a la lis­ta de los paí­ses que fue­ron pro­ta­go­nis­tas del pe­rio­do his­tó­ri­co que Sa­muel Hun­ting­ton iden­ti­fi­có co­mo la ter­ce­ra ola de­mo­crá­ti­ca, pe­ro de la que tam­bién aler­tó so­bre su re­sa­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.