La som­bra en el puen­te

La i Campeche - - MISTERIOS-CONSULTORIOS -

En un po­bre su­bur­bio en la ciu­dad de Joha­nes­bur­go, Su­da­fri­ca, hay un ba­rrio des­gra­cia­do que se for­mó a lo lar­go de la lí­nea del tren. Es­ta co­mu­ni­dad vi­ve en cir­cuns­tan­cias ex­tra­ñas tie­rras ile­gal­men­te ocu­pa­das a la mu­ni­ci­pa­li­dad. Un re­vol­ti­jo de cho­zas que se cons­tru­ye­ron en la par­te in­fe­rior de la que­bra­da que es­tá cor­ta­da por la lí­nea de fe­rro­ca­rril. Por lo tan­to, las ca­sas es­tán apre­ta­dos en­tre las pa­re­des y la lí­nea del tren. Es im­pre­sio­nan­te ver un tren de cua­tro lo­co­mo­to­ras y cien­tos de va­go­nes de mi­ne­ral mo­ver­se a casi un me­tro de las puer­tas de las ca­sas.

Ob­via­men­te, de­ce­nas de ac­ci­den­tes, en su ma­yo­ría de niños, han mar­ca­do de san­gre las pa­re­des de las cho­zas.

Un epi­so­dio do­cu­men­ta­do en la te­le­vi­sión lo­cal fue el de un co­che que ha­bía en­tra­do a la al­dea pa­ra pro­por­cio­nar cier­ta asis­ten­cia hu­ma­ni­ta­ria y ter­mi­nar abru­ma­do por las mues­tras de me­tal que so­na­ban fre­né­ti­ca­men­te.

Pe­ro por ex­tra­ño que fue pa­ra la ma­yo­ría de la po­bla­ción que vi­ve en un lu­gar tan po­co sa­lu­da­ble. La gen­te del lu­gar se niegan a sa­lir de don­de en­te­rra­ban a sus muertos.

Una de es­tas per­so­nas, co­no­ci­da co­mo Do­ña Che­pa, vio a su hi­ja Ma­til­da y su nie­to ser li­te­ral­men­te des­ta­ja­dos por la mi­tad des­pués de ha­ber si­do atro­pe­lla­dos por el tren.

Cuan­do se pre­pa­ra­ba pa­ra sa­lir de la casa, Ma­til­de y su hi­ja (una be­be) oye­ron el rui­do del tren que se apro­xi­ma­ba. No es­ta­ban dis­pues­tos a es­pe­rar unos mi­nu­tos pa­ra pa­sar por el pue­blo, así que de­ci­die­ron huir con el ni­ño en su re­ga­zo. Eso fue un in­ten­to es­tú­pi­do que se con­vir­tió en tragedia, cuan­do un pe­da­zo de la te­la de su ves­ti­do la ja­ló a la pis­ta.

Do­ña Ka­ri­ga Gua­le­ba, quien es­ta­ba en la co­ci­na, vio to­do y se es­tre­me­ció des­pués del ac­ci­den­te y se fue a pe­dir ayu­da a los ve­ci­nos. Al no te­ner a dón­de ir y ne­gar­se a acu­dir a cual­quier ins­ti­tu­ción de asis­ten­cia, la vie­ja, que ha­bía es­ta­do con la sa­lud fí­si­ca muy po­bre, re­sul­tó te­ner el mis­mo des­tino que la hi­ja y nie­ta en las vías del tren en la no­che del vier­nes du­ran­te el ve­rano. No sé sa­be has­ta hoy si fue al­gún des­afor­tu­na­do ac­ci­den­te o un sui­ci­dio. Pe­ro es­ta historia de la muer­te y la tris­te­za só­lo ali­men­ta otro de esos ca­sos triste de las co­mu­ni­da­des po­pu­la­res que vi­ven de la des­di­cha de ser po­bres.

Di­ce la le­yen­da que to­dos los vier­nes por la no­che, du­ran­te el ve­rano, en el puen­te de hie­rro, que es­tá jus­to por en­ci­ma del ba­rran­co, una fi­gu­ra de una an­cia­na se sien­ta a can­tar una triste le­ta­nía has­ta la lle­ga­da del in­fa­li­ble tren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.