Con­quis­ta al hom­bre de tus sue­ños usan­do los ojos

DRA. K. CHONDA, ¿CLA­VES PA­RA CON­QUIS­TAR A TU PRÍN­CI­PE AZUL?

La I de Culiacan - - Servicios -

Es mo­men­to de que de­jes atrás la ti­mi­dez y te con­cen­tres en lan­zar tu me­jor mi­ra­da pa­ra que el hom­bre que te gus­ta cai­ga ren­di­do a tus pies usan­do tus ojos:

> Ma­qui­lla­je

Op­ta por al­go más na­tu­ral, en­fó­ca­te en las pes­ta­ñas y un su­til de­li­nea­do que ha­gan que tu mi­ra­da sea más pro­fun­da y pe­ne­tran­te.

> Bus­ca su mi­ra­da

Lo pri­me­ro que de­bes ha­cer cuan­do sa­bes que la per­so­na que te gus­ta es­ta cer­ca de ti, es bus­car su mi­ra­da y es­pe­rar a que res­pon­da a tu lla­ma­do vi­sual. Haz que pue­da sen­tir­la pa­ra que se dé cuen­ta que se en­cuen­tran en el mis­mo es­pa­cio y tie­nen la opor­tu­ni­dad de que el con­tac­to no que­de so­la­men­te en unas mi­ra­das.

> Trans­mi­te

Re­cuer­da que los ojos son las ven­ta­nas del alma y gra­cias a ellos pue­des ex­pre­sar mu­chas co­sas: odio, atrac­ción, tris­te­za, ale­gría, etc. Así que en cuan­to cru­ces mi­ra­das con tu chi­co in­ten­ta trans­mi­tir felicidad o gus­to por es­tar vién­do­lo.

> Ar­quea la ce­ja

Las no­ve­las han he­cho de es­te ges­to to­da una de­mos­tra­ción de sen­sua­li­dad. ¿Cuán­tas ve­ces no has vis­to a las pro­ta­go­nis­tas de pe­lí­cu­las o te­le­no­ve­las ha­cer­lo cuan­do es­tán co­que­tean­do?

> Son­ri­sa

En ca­so de que seas una per- so­na po­ca ex­pre­si­va y el chi­co no tie­ne ni idea del mo­ti­vo por el que lo es­tás vien­do, acom­pa­ñar tu mi­ra­da con una son­ri­sa su­til se­rá de mu­cha ayu­da.

> Man­tén la mi­ra­da

Si el con­tac­to vi­sual ya es de­ma­sia­do ob­vio y tu chi­co cap­tó el men­sa­je y te vio, una bue­na téc­ni­ca es man­te­ner la mi­ra­da, dar­le el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra que cap­te to­dos los men­sa­jes.

> Apar­ta la mi­ra­da

Des­pués de lo an­te­rior, pue­des apar­tar la mi­ra­da con mu­cha su­ti­le­za, pa­ra que no se sien­ta aco­sa­do o de­jes un po­co de mis­te­rio. Se­gu­ra­men­te es­ta­rá en su men­te to­do el día el mo­men­to en el que es­ta­ble­cie­ron con­tac­to vi­sual y, por su­pues­to, cuan­do es­te aca­bó.

> Su­ti­le­za

Se­gu­ra­men­te el chi­co te lla­ma mu­cho la aten­ción, sin em­bar­go, lo me­jor es que evi­tes de­vo­rar­lo con la mi­ra­da, ya que pue­des oca­sio­nar que se sien­ta in­ti­mi­da­do. Op­ta por el jue­go de mi­ra­das, sin que es­tas sean mor­bo­sas.

“QUIE­RO QUE CAI­GA REN­DI­DO A MIS PIES USAN­DO MIS OJOS” IR­MA LA ATRE­VI­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.