ASE­SI­NA­TO A PLOMAZOS

>ATA­CAN A BA­LA­ZOS A UN DU­RAN­GUEN­SE AVECINDADO EN LA CA­PI­TAL SIN A LO EN SE

La I de Los Mochis - - Portada - Her­nán Al­fa­ro @Lai_Cu­lia­cán Fa­ce­book: La i/ Cu­lia­cán

Un ve­cino del frac­cio­na­mien­to Nue­va Ga­li­cia, Cu­lia­cán, que­dó sin vi­da ayer en la tar­de en me­dio de la calle Mi­sión San An­to­nio de Pa­dua tras ser ata­ca­do a ba­la­zos. Es­ta per­so­na al pa­re­cer era per­se­gui­da por pis­to­le­ros. El oc­ci­so fue iden­ti­fi­ca­do por sus fa­mi­lia­res con el nom­bre de Armando ` N', quien con­ta­ba con 44 años de edad, y era co­mer­cian­te.

>Los he­chos

Da­tos re­ve­la­dos por las au­to­ri­da­des, eran apro­xi­ma­da­men­te las 14: 00 ho­ras cuan­do ve­ci­nos re­por­ta­ron una se­rie de de­to­na­cio­nes de ar­ma de fue­go a la al­tu­ra del cam­po de­por­ti­vo del sec­tor.

Era por la calle an­tes men­cio­na­da don­de que­da­ba el cuer­po de un hom­bre. Asi­mis­mo, se di­jo que el su­ce­so ocu­rrió cuan­do la víc­ti­ma lle­ga­ba a to­da pri­sa a su ca­sa, fre­nó brus­ca­men­te y en vez de me­ter­se a su ca­sa, no pu­so en pe­li­gro a su fa­mi­lia, y de­ci­dió co­rrer ha­cia la es­qui­na, pe­ro los pis­to­le­ros le se­guían ti­ran­do ba­la­zos has­ta que lo de­rri­ba­ron.

Al ver que es­ta­ba ago­ni­zan­do, se re­ti­ra­ron a to­da pri­sa, eva­dien­do la ac­ción de la jus­ti­cia. Sus pa­rien­tes sa­lie­ron de sus ca­sas, y una ve­ci­na, pa­ra evi­tar que el cuer­po que­da­ra al des­cu­bier­to, sa­có una sá­ba­na tin­ta y lo cu­brió. Pos­te­rior­men­te, se dio avi­so a los cuer­pos de se­gu­ri­dad, quie­nes al lle­gar de­li­mi­ta­ron la es­ce­na del cri­men. Des­pués lle­ga­ron pa­ra­mé­di­cos de Cruz Ro­ja y so­lo con­fir­ma­ron que ha­bía muer­to tras re­ci­bir al me­nos cua­tro ba­la­zos en uno de sus bra­zos, pe­cho y ca­be­za. Quie­nes co­no­cían a Armando di­je­ron que era una per­so­na tran­qui­la y que no se me­tía en pro­ble­mas, ade­más men­cio­na­ron que era ori­gi­na­rio de Du­ran­go y que se de­di­ca­ba a co­mer­cia­li­zar mer­can­cía. “No­so­tros arran­ca­mos al cuar­to”, di­jo una mu­jer, quien es­cu­chó los dis­pa­ros, pues a su vez no po­día creer que cer­ca de su ca­sa se ha­bía co­me­ti­do un ase­si­na­to.

>Los he­chos

Al es­tar en­te­ra­dos del ho­mi­ci­dio do­lo­so, pe­ri­tos e in­ves­ti­ga­do­res de la Fis­ca­lía se hi­cie­ron car­go de las di­li­gen­cias co­rres­pon­dien­tes, re­ca­ban­do to­do ti­po de evi­den­cias co­mo cas­ca­jos de ar­ma de fue­go de grue­so ca­li­bre. Los es­pe­cia­lis­tas fo­ren­ses ana­li­za­ron el lu­gar y cuan­do cul­mi­na­ron sus la­bo­res, se or­de­nó que el per­so­nal de la Di­rec­ción de Ser­vi­cios Pe­ri­cia­les se lle­va­ra los res­tos del du­ran­guen­se al an­fi­tea­tro.

FO­TO: HER­NÁN AL­FA­RO

FO­TO: HER­NÁN AL­FA­RO

> PA­RA­MÉ­DI­COS SO­LO LLE­GA­RON A CON­FIR­MAR EL DE­CE­SO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.