NI­ÑO CON QUE­MA­DU­RAS ES EN­VIA­DO A SA­CRA­MEN­TO

SU­FRE QUE­MA­DU­RAS EN EL CUER­PO AL CAER DE UN CA­BA­LLO EN ESCUINAPA; FILANTROPÍA SH­RI­NERS CU­LIA­CÁN APO­YA PARA SU RE­CU­PE­RA­CIÓN

La I de Mazatlan - - Portada - Ru­bén Na­va­rro @lai_Ma­zatlán

Un me­nor de edad fue tras­la­da­do jun­to con su madre vía aé­rea a la ciudad de Sa­cra­men­to, Ca­li­for­nia, para ser aten­di­do por es­pe­cia­lis­tas del Hos­pi­tal Sh­ri­ners. La in­for­ma­ción que se ob­tu­vo so­bre es­te ca­so in­di­ca que en días pa­sa­dos, el ni­ño ori­gi­na­rio del mu­ni­ci­pio de Escuinapa y que cuen­ta con 12 años, fue arras­tra­do por un ca­ba­llo por más de un ki­ló­me­tro.

El in­ci­den­te le pro­du­jo que­ma­du­ras de se­gun­do y ter­cer gra­do en ca­si to­da la par­te an­te­rior del cuer­po. Tam­bién re­sul­tó afec­ta­do en un bra­zo y la ca­be­za. En su mo­men­to fue tras­la­da­do al hos­pi­tal ge­ne­ral de Ma­zatlán para re­ci­bir aten­ción mé­di­ca es­pe­cia­li­za­da. Fue en es­ta ins­ti­tu­ción, don­de per­so­nal de Filantropía Sh­ri­ners Cu­lia­cán, AC, tu­vo con­tac­to con la fa­mi­lia de Carlos Da­niel y le ofre­cie­ron el apo­yo para tras­la­dar­lo a la ciudad de Sa­cra­men­to para su aten­ción con es­pe­cia­lis­tas, sin cos­to al­guno, ya que la fa­mi­lia del ni­ño es de es­ca­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos.

>Vue­la.

Ayer se con­cre­tó el tras­la­do vía aé­rea. Pa­ra­mé­di­cos del Gru­po Co­bras se en­car­ga­ron de mo­vi­li­zar­lo en una am­bu­lan­cia del hos­pi­tal ge­ne­ral al ae­ro­puer­to, don­de ya lo es­pe­ra­ban a bor­do de una am­bu­lan­cia aé­rea. Se­rá en la ciudad es­ta­dou­ni­den­se don­de Carlos Da­niel en­cuen­tre una pron­ta re­cu­pe­ra­ción de sus he­ri­das, al la­do de su madre, quien de­ci­dió em­pren­der es­te via­je para ver a su hi­jo en me­jo­res con­duc­cio­nes de sa­lud.

>Al­truis­mo.

Filantropía Sh­ri­ners Cu­lia­cán, AC, tie­ne co­mo mi­sión que nin­gún ni­ño con pro­ble­mas de que­ma- du­ras o se­cue­las de las mis­mas (ci­ca­tri­za­ción) o pa­dez­ca pro­ble­mas or­to­pé­di­cos, de la­bio le­po­rino, pa­la­dar hen­di­do, que­de sin la de­bi­da aten­ción mé­di­ca que brin­dan los hos­pi­ta­les Sh­ri­ners para ni­ños.

Su vi­sión es que esos ni­ños que­den li­bres de to­do trau­ma y con una me­jor ca­li­dad de vi­da, so­cial y si­co­ló­gi­ca­men­te in­te­gra­dos, adap­ta­dos al en­torno que se desa­rro­llan, y que se con­vier­tan en per­so­nas po­si­ti­vas y pro­duc­ti­vas. Atien­den gra­tui­ta­men­te a ni­ños con que­ma­du­ras gra­ves y sus se­cue­las (ci­ca­tri­za­ción). Cuen­tan con un gru­po de ci­ru­ja­nos plás­ti­cos es­pe­cia­li­za­dos en que­ma­du­ras. + en fa­ce: La i/ Ma­zatlán

12 AÑOS TIE­NE EL ME­NOR QUE FUE LLE­VA­DO A SA­CRA­MEN­TO.

FOTO: CORTESÍA

> PA­RA­MÉ­DI­COS DE CO­BRAS TRAS­LA­DA­RON AL NI­ÑO AL AE­RO­PUER­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.