¿Pe­leas en­tre ma­dre e hi­ja? Es­ta es la so­lu­ción

La I de Mazatlan - - ¿Qué Onda? -

La re­la­ción que exis­te en­tre una ma­dre y una hi­ja es de las más com­pli­ca­das que exis­ten, y por lo tan­to, sue­len aca­rrear gran can­ti­dad de con­flic­tos muy com­ple­jos de re­sol­ver, por ello en es­te ar­tícu­lo te di­re­mos cuál es la so­lu­ción a las pe­leas en­tre ma­dre e hi­ja. La re­la­ción en­tre ma­dre e hi­ja son pro­fun­das y am­plias, y aun­que no to­das las fa­mi­lias vi­ven con es­te pro­ble­ma, no de­ja de ser co­mún que exis­tan mu­chas pe­leas en­tre ma­dres e hi­jas. Lo an­te­rior, so­bre to­do cuan­do las hi­jas es­tán en la ado­les­cen­cia o adul­tez tem­pra­na, mien­tras que la ma­dre ya se en­cuen­tra en una eta­pa ma­du­ra.

Es­tas pe­leas tie­nen su ori­gen, primero, en que mu­chas ve­ces las ma­dres con­si­de­ran que sus hi­jas de­ben ser co­mo ellas, o bien, al me­nos pa­re­ci­das. Bus­can que su des­cen­den­cia lo­gre aque­llos ob­je­ti­vos que ellas tu­vie­ron que pos­ter­gar o aban­do­nar, lo cual cau­sa al­tas y fal­sas ex­pec­ta­ti­vas que, las hi­jas las cum­plan o no, cau­sa­rán da­ño a am­bas.

Pues­to que si la hi­ja las cum­ple, sa­cri­fi­ca­rá sus pro­pios sue­ños, y si no las cum­ple, sen­ti­rá que le fa­lló a su ma­dre. Mien­tras tan­to, la hi­ja es­pe­ra el amor y la acep­ta­ción in­con­di­cio­nal de su ma­dre, con quien sue­le te­ner una bre­cha ge­ne­ra­cio­nal que di­fi­cul­ta aún más el en­ten­di­mien­to. La cla­ve pa­ra ter­mi­nar con es­te círcu­lo de con­flic­tos es­tá en que am­bas par­tes re­co­noz­can a la otra no co­mo “su ma­dre”, o “su hi­ja”, sino co­mo una per­so­na, una hu­ma­na. Al sol­tar to­das aque­llas ex­pec­ta­ti­vas so­bre los ro­les que ca­da una es­pe­ró de la otra, apren­de­rán a mi­rar­se co­mo dos mu­je­res que se aman y res­pe­tan tal co­mo son, sin es­pe­rar que la otra sea di­fe­ren­te. El con­flic­to, crée­me, en al­gún mo­men­to aca­ba­rá, pues de acuer­do con un es­pe­cia­lis­ta, a los 33 em­pie­zas a ac­tuar co­mo tu ma­dre. Te re­co­men­da­mos pa­sar más tiem­po con tu ma­dre, ya que exis­te un es­tu­dio que afir­ma que eso le da más vi­da. ¡Apro­vé­cha­la al má­xi­mo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.