VI­SI­TAN A LAS MA­MÁS QUE SE ADE­LAN­TA­RON

AL PIE DE LAS TUM­BAS BRO­TAN LOS RE­CUER­DOS DE CÓMOÓ ERA LA JE­FA EN VI­DA, Y DE LAS VAGANCIAS QUE HA­CÍAN CUAN­DO ERAN NI­ÑOS

La I de Mazatlan - - Al Día - Pe­dro Quin­te­ro @lai_Ma­zatlán + en fa­ce: La i/ Mazatlán

Ro­sa­rio. Des­de tem­prano, ayer, el pan­teón mu­ni­ci­pal de Ro­sa­rio se em­pe­zó a lle­nar de co­lor de­bi­do a las flo­res que lle­va­ron los ha­bi­tan­tes de la ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal, co­mu­ni­da­des y tam­bién de otros mu­ni­ci­pios que acu­die­ron a vi­si­tar a sus ma­dres fa­lle­ci­das. Hu­bo quie­nes ape­nas ama­ne­cía y ya car­ga­ban con al­gu­nos uten­si­lios de lim­pie­za, pa­ra se­gún di­je­ron, “ga­nar­le el arran­cón al sol”, ya que aseguran que des­pués de las 10:00 horas se vuel­ve di­fí­cil so­por­tar el ca­lor.

En­tre los pre­sen­tes se po­día ob­ser­var a per­so­nas que lim­pia­ban al­re­de­dor de las tum­bas; unos cor­ta­ban la ma­le­za, otros re­ga­ban las flo­res, mien­tras ha­bía quie­nes aca­rrea­ban agua en cu­be­tas, pues son va­rios me­tros los que tie­nen que ca­mi­nar de­bi­do so­lo hay agua po­ta­ble en un ex­tre­mo, di­je­ron los vi­si­tan­tes al cam­po­san­to.

La de­rra­ma eco­nó­mi­ca tam­bién se vio re­fle­ja­da so­bre to­do en las flo­re­rías del mu­ni­ci­pio y de las que se ins

ta­lan a unos me­tros del pan­teón to­dos los años en es­ta fe­cha y en el día de muer­tos. De igual for­ma, un pu­ña­do de per­so­nas es­ta­ba lis­to a la en­tra­da del pan­teón pa­ra ofre­cer sus ser­vi­cios de lim­pie­za u aco­me­dir­se a aca­rrear agua y ga­nar al­gún di­ne­ro.

>Con­vi­ven­cia.

A pe­sar del tra­ba­jo que con­lle­va la lim­pie­za, la ma­yo­ría de los pre­sen­tes se veían ale­gres, ya que, se­gún se­ña­lan, los bueno re­cuer­dos al es­tar en las tum­bas de sus ma­dres lle­gan de re­pen­te.

Los her­ma­nos Pé­rez cre­cie­ron en la ca­lle Gui­ller­mo Prie­to. Reuni­dos en la tum­ba de su ma­má, Apo­li­nar As­tor­ga de Pé­rez, me­jor co­no­ci­da co­mo Do­ña Po­li, com­par­tie­ron al­gu­nas anéc­do­tas vi­vi­das con ella. “Re­cuer­do que mor­ti­fi­ca­ba mucho a mi ma­dre por­que en to­dos esos ár­bo­les me en­ca­ra­ma­ba y ca­da ra­to me caía. Que­dé to­da ci­ca­tri­za­da. La mor­ti­fi­ca­ba mucho por­que era un chan­go”, di­jo en­tre ri­sas Pau­la Pé­rez. Aun­que te­nían apro­xi­ma­da­men­te dos horas tra­ba­jan­do en el lu­gar, los her­ma­nos di­je­ron es­tar muy con­ten­tos, ya que en es­ta mis­ma tum­ba se en­cuen­tra tam­bién su pa­pá, por lo que es­te día es­tán to­dos reuni­dos.

>Vie­nen­de Es­cui­na­pa.

Pe­ro no so­lo del Ro­sa­rio re­ci­bió vi­si­tas el pan­teón San Juan, pues la fa­mi­lia Uri­be Aya­la lle­gó des­de El Pal­mi­to del Ver­de, Es­cui­na­pa, ya que los res­tos de su pro­ge­ni­to­ra des­can­san en es­te ce­men­te­rio. Los en­tre­vis­ta­dos na­rra­ron que apro­ve­chan pa­ra es­tar reuni­dos y ya se ha vuel­to una tra­di­ción es­tar aquí año tras año, co­mo de­ce­nas de fa­mi­lias tam­bién lo ha­cen.

FOTO: PE­DRO QUIN­TE­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.