FE­LIZ DE ES­TAR DE RE­GRE­SO EN CA­SA

JO­SÉ RE­GINO GON­ZÁ­LEZ VILLARREAL RE­LA­TÓ LA TE­RRI­BLE EX­PE­RIEN­CIA QUE FUE ES­TAR CON­DE­NA­DO A MUER­TE EN MA­LA­SIA

La I de Mazatlan - - Al Día - An­ge­li­na Co­rral @Lai_Cu­lia­cán La i/

El pa­sa­do 30 de abril a los her­ma­nos Luis Al­fon­so, Jo­sé Re­gino y Si­món Gon­zá­lez Villarreal, sen­ten­cia­dos a ca­de­na per­pe­tua en Ma­la­sia, les di­je­ron que se­rían de­ja­dos en li­ber­tad y se­rían re­pa­tria­dos a Mé­xi­co.

11 días des­pués, sen­ta­do en el por­che de la ca­sa de sus pa­dres, ubi­ca­da en la co­lo­nia Lo­ma de Ro­dri­gue­ra, Jo­sé Re­gino, el más chi­co de los tres her­ma­nos, con­tó a es­ta ca­sa edi­to­ra que no po­dían creer la no­ti­cia, aun­que te­nían fe de un día re­gre­sar, no creían que fue­ra tan pron­to.

La tar­de del pa­sa­do vier­nes, tras 50 ho­ras de via­je, lle­ga­ron a la ciu­dad de Cu­lia­cán y le die­ron la sor­pre­sa a su fa­mi­lia. Ellos no sa­bían que se­rían re­ci­bi­dos en el aeropuerto por sus se­res que­ri­dos, por lo que el re­en­cuen­tro fue muy emo­ti­vo, hu­bo gri­tos de sor­pre­sa, llan­tos, ri­sas y mu­chos abra­zos.

“Yo que­ría abra­zar a mi ma­má y a mi hi­ja, y to­dos me que­rían abra­zar a mí”. La lle­ga­da de ellos fue el me­jor re­ga­lo que su ma­má pu­do re­ci­bir es­te 10 de ma­yo, ya que el ma­yor te­mor de ella era no vol­ver­los a ver, por­que es­tá en­fer­ma de dia­be­tes y ya no pue­de ca­mi­nar.

>Pe­sa­di­lla

Los her­ma­nos Gon­zá­lez

Villarreal fue­ron de­te­ni­dos el 4 de mar­zo de 2008 en Johor, Ma­la­sia, por de­li­tos con­tra la sa­lud. En 2012 fue­ron con­de­na­dos por un juez a la pe­na de muer­te por me­dio de la hor­ca; pe­ro en sep­tiem­bre de 2018 el sul­tán Ibrahim Is­mail Ib­ni Al­mar­hum Sul­tan Is­kan­dar Al- Haj anun­ció su de­ci­sión de con­mu­tar la pe­na de muer­te por pri­sión per­pe­tua. Jo­sé Re­gino re­la­tó que fue una ex­pe­rien­cia muy di­fí­cil ha­ber es­ta­do en una pri­sión le­ja­na, en un país con cos­tum­bres y co­mi­da di­fe­ren­tes, pe­ro fue­ron ben­de­ci­dos por Dios por­que mu­chas per­so­nas, sin co­no­cer­los, los apo­ya­ron, a to­das ellas les da las gra­cias. En su en­cie­rro sen­tía re­mor­di­mien­tos de que su hi­ja, a quien de­jó de 3 años 8 me­ses, es­tu­vie­ra cre­cien­do sin él, y sen­tía que co­mo pa­dre ha­bía fa­lla­do. Aho­ra, tras ha­ber re­na­ci­do, va a bus­car una opor­tu­ni­dad de tra­ba­jo con la cual ella pue­da sen­tir­se or­gu­llo­sa. “Si­gue una nue­va vi­da, a echar­le ga­nas por mis pa­dres y mi hi­ja”, re­sal­tó. Pa­ra él fue muy di­fí­cil es­tar le­jos de sus pa­dres, y du­ran­te los pri­me­ros me­ses la prin­ci­pal ba­rre­ra que te­nían en la pri­sión era el idio­ma, ya que al ha­blar so­lo es­pa­ñol no po­dían co­mu­ni­car­se con otros pri­sio­ne­ros, ni con las au­to­ri­da­des, pe­ro ter­mi­nó ha­blan­do ma­la­yo e in­glés. Re­cor­dó co­mo si fue­ra ayer el mo­men­to en el que fue­ron de­te­ni­dos y acu­sa­dos por nar­co­trá­fi­co, cuan­do las au­to­ri­da­des les die­ron ca­che­ta­das y pa­ta­das por­que no les creían que no ha­bla­ran su idio­ma.

“DOY LAS GRA­CIAS AL SUL­TÁN DE MA­LA­SIA Y AL EM­BA­JA­DOR CAR­LOS FÉ­LIX CO­RO­NA POR SU CON­FIAN­ZA”.

FO­TO: RI­CAR­DO NE­VÁ­REZ

Jo­sé Re­gino Gon­zá­lez LI­BE­RA­DO DE MA­LA­SIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.