¿Por qué nos lle­va­mos mal las sue­gras y las nue­ras?

La I de Mazatlan - - ¿Qué Onda? -

Del clá­si­co “Siem­pre po­ne que­jas a lo que co­cino y me juz­ga cons­tan­te­men­te”, al “Se en­tro­me­te en to­do y me ha­ce sen­tir que no soy lo su­fi­cien­te­men­te bue­na pa­ra su hi­jo”. He­mos es­cu­cha­do co­men­ta­rios de es­te ti­po en nu­me­ro­sas oca­sio­nes. Aun­que se tra­ta de ma­dres que so­lo quie­ren lo me­jor pa­ra sus hi­jos, se nos ha­ce di­fí­cil mos­trar­nos com­pren­si­vas an­te al­gu­nos de sus com­por­ta­mien­tos. Los con­flic­tos sue­len sur­gir por­que am­bas par­tes sien­ten una in­va­sión de te­rri­to­rio. Una sue­gra a me­nu­do es in­ca­paz de com­par­tir con otra per­so­na el hi­jo al que lle­va 20 años crian­do y sien­te que al­guien es­tá in­ten­tan­do ocu­par su lu­gar. Es­tos mie­dos van in­trín­se­cos en la na­tu­ra­le­za pro­tec­to­ra de la madre. Ocu­rre tam­bién que al­gu­nas sue­gras vi­ven con una idea pre­con­ce­bi­da de la nue­ra que quie­ren te­ner; al no cum­plir­se las expectativ­as, se des­en­ca­de­na un sen­ti­mien­to ne­ga­ti­vo, ca­si in­vo­lun­ta­rio, y se con­si­de­ran las decisiones de la nue­ra co­mo ac­tos de re­bel­día. Por su par­te, las nue­ras son cons­cien­tes de lo fuer­te que pue­de ser el víncu­lo en­tre madre e hi­jo y te­men no ser ca­pa­ces de man­te­ner nun­ca una re­la­ción igual de só­li­da. Sa­ben que se les exi­gi­rá mu­cho, y la pre­sión les ge­ne­ra in­cons­cien­te­men­te re­cha­zo, in­se­gu­ri­dad y te­mor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.