Dor­mir bien te re­ju­ve­ne­ce, te da­mos las cla­ves pa­ra lo­grar­lo

La I de Mazatlan - - { ¿qué Onda? } -

Pa­ra con­ser­var un ros­tro fres­co y no­ta­ble­men­te más jo­ven, es ne­ce­sa­rio dor­mir bien to­das las no­ches, y pa­ra lo­grar­lo es ne­ce­sa­rio apli­car las si­guien­tes cla­ves. - Desa­yu­nar:

El de­sa­yuno es fun­da­men­tal pa­ra con­ser­var nues­tra sa­lud en buen es­ta­do y ade­más se re­fle­ja en la ca­li­dad de nues­tro des­can­so. Si desa­yu­nas en­tre 30 y 40 mi­nu­tos des­pués de des­per­tar, tu cuer­po se lle­na de ener­gía, li­be­ran­do me­la­to­ni­na, lo cual te ayu­da­rá a dor­mir me­jor cuan­do lle­gue la no­che.

- Bue­na hi­dra­ta­ción:

Las per­so­nas que pa­san el día en­te­ro sin be­ber agua o peor aún, que pa­san días sin ha­cer­lo, su­fren des­hi­dra­ta­ción inad­ver­ti­da. A sim­ple vis­ta no nos afec­ta, pe­ro en reali­dad tie­ne consecuenc­ias que van desde ma­la con­cen­tra­ción, do­lor de ca­be­za, fal­ta de ener­gía y por su­pues­to, ma­los há­bi­tos de sue­ño. La re­co­men­da­ción es be­ber en­tre 2 y 3 li­tros de agua al día pa­ra man­te­ner­nos hi­dra­ta­dos y tam­bién se acon­se­ja be­ber un po­co de agua an­tes de dor­mir, pues tie­ne efec­to re­pa­ra­dor.

- Ba­jar­le a la do­sis de ca­fé: Cuan­do es­ta­mos can­sa­dos be­be­mos ca­fé pa­ra des­per­tar y eso a la vez pro­vo­ca que no po­da­mos dor­mir co­mo es de­bi­do. Pa­ra te­ner un sue­ño pro­fun­do y re­pa­ra­dor por las no­ches, es ne­ce­sa­rio de­jar de be­ber ca­fé en ex­ce­so, que ade­más de al­te­rar tu ci­clos de re­po­so, es­tá li­ga­do a di­fe­ren­tes en­fer­me­da­des.

- Alé­ja­te del ce­lu­lar:

Vi­vi­mos pe­ga­dos a nues­tros teléfonos ce­lu­la­res y compu­tado­ras, lo que no sa­be­mos es que es­tar fren­te a una pan­ta­lla lu­mi­no­sa pue­de al­te­rar nues­tros ci­clos de re­po­so, lo cual se re­fle­ja en un ros­tro can­sa­do y una piel no­to­ria­men­te más ave­jen­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.