Des­can­sa­rás cuando tu

AL­GU­NOS PA­DRES SE SIEN­TEN MÁS CAN­SA­DOS DE LO NOR­MAL Y HAS­TA PI­DEN AYU­DA MÉ­DI­CA, PE­RO NO PO­DRÁN RE­CU­PE­RAR PRON­TO LAS HO­RAS DE SUE­ÑO

La I de Mazatlan - - ¿Qué Onda? - The New York Ti­mes @lai_Cu­lia­cán Fa­ce­book: Cu­lia­cán La i/

Una de nues­tras nue­vas guías pa­ra dor­mir me­jor co­mo nue­vo pa­dre ex­pli­ca por qué nos sen­ti­mos tan ex­haus­tos, a pe­sar de dor­mir unas sie­te u ocho ho­ras to­das las no­ches: apa­ren­te­men­te “el sue­ño frag­men­ta­do te pue­de de­jar tan can­sa­do co­mo cuando duer­mes po­cas ho­ras”.

>Có­mo re­cu­pe­rar ho­ras desue­ño

Nues­tros ex­per­tos su­gie­ren que in­ten­te­mos te­ner cua­tro o seis ho­ras inin­te­rrum­pi­das de des­can­so, por­que des­per­tar­se cons­tan­te­men­te du­ran­te un so­lo ci­clo de sue­ño es ma­lo pa­ra el apren­di­za­je y la me­mo­ria. Si tie­nes un re­cién na­ci­do, sobre to­do si es­tás ama­man­tan­do, sa­be­mos que cua­tro o seis ho­ras son una fan­ta­sía.

Pe­ro el sue­ño es esen­cial pa­ra la sa­lud men­tal en el pos­par­to. Así que, si de ver­dad sien­tes que es­tás lle­gan­do al lí­mi­te, duer­me una no­che en­te­ra sin in­te­rrup­cio­nes, sin im­por­tar lo que ten­gas que ha­cer pa­ra lo­grar­lo.

Pa­ra al­gu­nas ma­dres re­cién es­tre­na­das, es­to sig­ni­fi­ca ex­traer­se la le­che y sa­lir­se de ca­sa, pues sa­ben que si se que­dan ahí van a que­rer aten­der al be­bé.

Si es via­ble eco­nó­mi­ca­men­te, in­clu­so bus­ca des­cuen­tos de úl­ti­mo mo­men­to pa­ra una ha­bi­ta­ción de ho­tel y ex­traer­te la le­che an­tes de sa­lir, pa­ra que lue­go pue­das echar­te un cla­va­do en una ca­ma que tú no tie­nes que ten­der, al me­nos por una no­che. Otras op­cio­nes son ir a ca­sa de una ami­ga o pa­rien­te y dor­mir en su cuar­to de hués­pe­des, o in­clu­so en­ce­rrar­te en tu cuar­to y de­jar al be­bé en la sa­la con tu pa­re­ja, un pa­rien­te o ami­go. Es­te con­se­jo tam­bién fun­cio­na pa­ra los pa­dres de hi­jos ma­yo­res que sim­ple­men­te no se quie­ren ir a dor­mir.

>Ago­ta­mien­to

Pe­ro el ago­ta­mien­to pa­ren­tal y el ago­ta­mien­to la­bo­ral son dos fe­nó­me­nos dis­tin­tos con sín­to­mas si­mi­la­res, que in­clu­yen la sen­sa­ción per­sis­ten­te de ex­te­nua­ción. Pa­ra el ago­ta­mien­to, In­ger Bur­nett- Zei­gler, psi­có­lo­ga clí­ni­ca y pro­fe­so­ra ad­jun­ta de Psi­quia­tría y Cien­cias del Com­por­ta­mien­to en la Uni­ver­si­dad North­wes­tern, re­co­mien­da que nos pre­gun­te­mos lo si­guien­te si sen­ti­mos que co­rre­mos el ries­go de ago­ta­mien­to pa­ren­tal: “¿De ver­dad tie­nes que ha­cer to­do lo que crees que tie­nes que ha­cer en es­te mo­men­to?”. A ve­ces, to­mar­te vein­te mi­nu­tos pa­ra de­di­car­le tiem­po a al­go que dis­fru­tas es una me­jor in­ver­sión de tiem­po que co­ci­nar un re­fri­ge­rio ela­bo­ra­do pa­ra que tus hi­jos se lle­ven al jar­dín de ni­ños al día si­guien­te.

FO­TO: PIXABAY

> PA­RA LOS PA­DRES DE UN RE­CIÉN NA­CI­DO ES CA­SI IM­PO­SI­BLE DOR­MIR SIN IN­TE­RRUP­CIO­NES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.