¿Un ado­les­cen­te po­dría afec­tar la re­la­ción de pa­re­ja?

La I de Mazatlan - - ¿qué Onda? -

Cuan­do lle­gan los hi­jos, la pa­re­ja no so­lo se so­me­te a un cam­bio, sino al pri­me­ro de mu­chos. Na­die na­ce sien­do pa­dres, es por eso que se re­quie­re de una re­es­truc­tu­ra­ción fa­mi­liar, ya que cre­cen tan rá­pi­do que cuan­do me­nos lo pien­san en­tran en otra eta­pa: La ado­les­cen­cia. De acuer­do a es­pe­cia­lis­tas, la ru­ti­na en oca­sio­nes vi­cia la con­vi­ven­cia y con­ta­mi­na de ne­ga­ti­vi­dad las re­la­cio­nes. Uno de los con­se­jos bá­si­cos en es­ta lis­ta es que co­mo pa­re­ja, de­ben tra­ba­jar uni­dos pa­ra afian­zar la re­la­ción. Las po­si­bles dis­cre­pan­cias an­te la to­ma de de­ci­sio­nes a ve­ces pue­de pro­vo­car dis­tan­cia­mien­to y es por ello im­por­tan­te en­con­trar mo­men­tos de en­cuen­tro con la pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.