For­ta­le­ce la con­fian­za a un ado­les­cen­te

La I de Mazatlan - - ¿qué Onda? -

1. En­con­trar su zo­na de ries­go:

• Ha­gan una lis­ta en con­jun­to de qué es lo peor que po­dría pa­sar.

• Anoten tam­bién los ries­gos que ha to­ma­do an­tes pa­ra ha­blar.

• Fo­men­ta que ella sea su pro­pia en­tre­na­do­ra: en­cuen­tren fra­ses po­si­ti­vas que pue­da usar pa­ra mo­ti­var­se. 2. Eli­mi­nen el mie­do al fra­ca­so:

• Cam­bia de ca­nal: in­me­dia­ta­men­te des­pués de un po­si­ble desas­tre, no ana­li­ces qué sa­lió mal ni in­ten­tes ase­gu­rar­le que tú pue­des arre­glar­lo ni le di­gas que no im­por­ta. Al apren­der del fra­ca­so pue­de su­pe­rar­lo en vez de que­dar­se ato­ra­da en él. 3. Reen­tre­nar el ce­re­bro:

• Los mo­dos de pen­sar que sean tó­xi­cos de­ben ser diag­nos­ti­ca­dos.

• La in­ves­ti­ga­ción exis­ten­te de­mues­tra que no im­por­ta qué tan rea­lis­ta o no sea la his­to­ria por­que pue­de ayu­dar­la a de­te­ner­se y ad­qui­rir al­go de pers­pec­ti­va. Es un tru­co que se vuel­ve un há­bi­to po­si­ti­vo. 4. Prac­ti­ca tú tam­bién: • Dis­cu­te qué tan­tos ner­vios tie­nes: ella de­be sa­ber cuan­do te preo­cu­pa un nue­vo re­to o hay al­go que te­mes pro­bar.

• Acu­mu­la his­to­rias de fra­ca­so. Mien­tras más, me­jor. Ha­bla so­bre qué te pa­só pa­ra que ella se­pa qué sig­ni­fi­ca equi­vo­car­se y re­cu­pe­rar­se.

• Re­co­no­ce las fa­llas. Cuan­do tú tam­bién tie­nes una ob­se­sión con al­go o so­lo ima­gi­nas el peor es­ce­na­rio, ad­mí­te­lo y ex­hí­be­te así con ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.