Ter­cer pi­so

La I de Mazatlan - - Al Día -

Rec­ta fi­nal.

La ne­go­cia­ción del in­cre­men­to sa­la­rial 2019 pa­ra los bu­ró­cra­tas del Go­bierno del Es­ta­do es­tá a pun­to de lle­gar a su fin, y en el Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res al Ser­vi­cio del Es­ta­do (Sta­se), que di­ri­ge Ga­briel Ba­llar­do Val­dez, con­fían en vol­ver a te­ner el apo­yo del go­ber­na­dor Qui­rino Ordaz Cop­pel pa­ra que les au­to­ri­ce el 6 por cien­to de au­men­to al suel­do ba­se y el 3 por cien­to a pres­ta­cio­nes com­pac­ta­das, pa­ra lo­grar el 10 por cien­to glo­bal, co­mo su­ce­dió el año pa­sa­do, cuan­do fir­ma­ron el con­ve­nio el 21 de ma­yo del 2018. Los sin­di­ca­li­za­dos es­pe­ran ob­te­ner una res­pues­ta del man­da­ta­rio es­ta­tal pa­ra la pró­xi­ma se­ma­na y que el au­men­to sa­la­rial se dé re­tro­ac­ti­vo al 1 de enero pa­sa­do.

Más re­cor­tes.

Pa­ra na­die es un se­cre­to que el al­cal­de Billy Chap­man no per­mi­te que na­die le di­ga qué ha­cer. Y aun­que al prin­ci­pio de su pe­rio­do nom­bró ase­so­res y les di­jo «dí­gan­le al pre­si­den­te mu­ni­ci­pal lo que le ten­gan que de­cir», di­cen que nun­ca de­jó que le di­je­ran na­da. El ca­so es que, des­pués de que le dio las gra­cias a Je­sús Acos­ta Ro­drí­guez, quien se su­po­ne ase­so­ra­ría en to­do lo que tu­vie­ra que ver con los di­ne­ros y las fi­nan­zas, aho­ra re­sul­ta que a la ase­so­ra de po­lí­ti­ca, Patricia Ra­mos Kelly, tam­bién le die­ron las gra­cias. Bueno, las gra­cias es un de­cir, por­que al pa­re­cer su­po que es­ta­ba des­pe­di­da cuan­do ya no le lle­gó la quin­ce­na. ¡Ups!

A com­pro­bar.

Las acu­sa­cio­nes del al­cal­de de Ma­zatlán, Luis Gui­ller­mo Be­ní­tez Torres, pa­re­cen te­me­ra­rias, pe­ro, de ser cier­tas, es­ta­ría­mos an­te un es­can­da­lo­so ca­so de per­ver­sión po­lí­ti­ca. Es­to por­que el mo­re­nis­ta sos­tie­ne que las dos fa­llas en el su­mi­nis­tro de agua po­ta­ble que afec­ta­ron a una gran par­te de la ciu­dad por­te­ña en me­nos de una se­ma­na fue­ron pro­vo­ca­das por tra­ba­ja­do­res de la mis­ma jun­ta in­tere­sa­dos en boi­co­tear la ima­gen del Go­bierno mu­ni­ci­pal. El al­cal­de abun­dó que los em­plea­dos son de afi­lia­ción priis­ta y abren las vál­vu­las más allá de la ca­pa­ci­dad de las lí­neas pa­ra re­ven­tar­las. Sin em­bar­go, no hay más ar­gu­men­to que la sos­pe­cha, lo cual tam­bién es preo­cu­pan­te.

¿Ven­ga­ti­vos?

El di­cho de que to­da ac­ción tie­ne una reac­ción fue bien apli­ca­do por las au­to­ri­da­des del mu­ni­ci­pio de Gua­sa­ve, pues, al vi­vir el re­cla­mo de los ha­bi­tan­tes de la sin­di­ca­tu­ra de El Bu­rrión el pa­sa­do lu­nes, ayer tras­cen­dió que la vi­si­ta del go­ber­na­dor, que se ha­bía pro­gra­ma­do pa­ra esa zo­na, fue cam­bia­da sin nin­gún re­mor­di­mien­to a la sin­di­ca­tu­ra de Ta­ma­zu­la, tie­rra na­tal de la al­cal­de­sa Au­re­lia Leal Ló­pez. Quie­nes pien­san que la Cuar­ta Trans­for­ma­ción no guar­da nin­gún ti­po de ren­cor ni es ven­ga­ti­va, con es­te he­cho se les pue­de de­mos­trar lo con­tra­rio. La úni­ca du­da que que­da es: ¿cuán­to es­ta­rán ga­nan­do los ase­so­res de la al­cal­de­sa?

Cam­bios que in­co­mo­dan.

En la dé­ci­ma se­sión or­di­na­ria de ca­bil­do en el Ayun­ta­mien­to de Mo­co­ri­to la reunión se lle­vó a ca­bo en la ofi­ci­na del al­cal­de Je­sús Gui­ller­mo Galindo Cas­tro, de­bi­do a que el per­so­nal de la Au­di­to­ría Su­pe­rior del Es­ta­do (ASE) se en­con­tra­ba ocu­pan­do el es­pa­cio con su equi­po. Al pa­re­cer, el per­so­nal no es­ta­ba en­te­ra­do, y, por tal mo­ti­vo, no des­alo­jó el área. En pun­to de las 09:00 ho­ras, un gru­po de re­gi­do­res lle­gó y, al ver la si­tua­ción, se tras­la­dó a la ofi­ci­na del pre­si­den­te, pe­ro co­mo no to­dos lle­ga­ron de ma­ne­ra pun­tual, no se en­te­ra­ron, y por lo vis­to no se les avi­só ni por el gru­po de What­sApp, pe­ro el pre­si­den­te les lla­mó pa­ra no­ti­fi­car­les del cam­bio cuan­do ya es­ta­ban por ini­ciar la se­sión. Cuan­do la sín­di­ca pro­cu­ra­do­ra Cris­ti­na Má­pu­la lle­gó a la ofi­ci­na, se per­ca­tó de que la se­sión ha­bía ini­cia­do sin su pre­sen­cia, por­que el se­cre­ta­rio es­ta­ba rea­li­zan­do la lec­tu­ra del or­den del día, lo que va con­tra el re­gla­men­to. Al fi­nal de la se­sión, la sín­di­ca no se que­dó ca­lla­da y se di­ri­gió al pre­si­den­te pa­ra se­ña­lar que cual­quier cam­bio le de­be ser in­for­ma­do por el se­cre­ta­rio Jo­sé Noé Con­tre­ras Aven­da­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.