Ter­cer pi­so

La I de Mazatlan - - Al Día -

So­bor­nos.

La 63 Le­gis­la­tu­ra del Con­gre­so del Es­ta­do pa­sa­rá a la his­to­ria por los so­bor­nos re­ci­bi­dos por los dipu­tados lo­ca­les del gru­po par­la­men­ta­rio de Mo­re­na, y que ellos mis­mos bal­co­nea­ron a sus com­pa­ñe­ros y re­co­no­cie­ron que re­ci­bie­ron di­ne­ro. Di­ver­sas fuen­tes den­tro del Le­gis­la­ti­vo nos con­fir­ma­ron que son mu­chos más los le­gis­la­do­res que han si­do so­bor­na­dos pa­ra vo­tar a fa­vor o en con­tra de al­gún dic­ta­men; y ade­más de Flo­ren­tino Viz­ca­rra Flo­res —quien con­fe­só que re­ci­bió 300 mil pe­sos en efec­ti­vo a fi­na­les del mes de di­ciem­bre—, al me­nos dos le­gis­la­do­ras mo­re­nis­tas tam­bién fue­ron so­bor­na­das, y en más de una oca­sión. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de la se­sión pa­sa­da, Viz­ca­rra Flo­res no qui­so dar de­ta­lles del so­borno que re­ci­bió, cam­bió su ver­sión y se con­tra­di­jo, ade­más de que no pre­sen­ta­rá nin­gu­na de­nun­cia pa­ra que se investigue el ca­so; y se mos­tró ner­vio­so y más ca­lla­do que de cos­tum­bre. Va­ya cloa­ca que fue des­ta­pa­da al in­te­rior de la ban­ca­da de Mo­re­na en el Con­gre­so del Es­ta­do. ¿Y la Cuar­ta Trans­for­ma­ción?

Sor­pre­sa.

Ca­si de re­pen­te les lle­gó el go­ber­na­dor Qui­rino Or­daz Cop­pel a los pro­duc­to­res de El Ca­rri­zo. In­clu­so, lle­gó an­tes de la ho­ra pre­vis­ta al en­cuen­tro sos­te­ni­do en la sa­la del eji­do Jo­se­fa Or­tiz de Do­mín­guez. Ahí se die­ron ci­ta re­pre­sen­tan­tes de or­ga­ni­za­cio­nes agrí­co­las y pro­duc­to­res de las di­fe­ren­tes zo­nas pro­duc­ti­vas. Ade­más de ofre­cer con­cre­tar el dre­na­je plu­vial, se com­pro­me­tió a coad­yu­var y ges­tio­nar an­te las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les la so­lu­ción a los pro­ble­mas que per­sis­ten en la co­mer­cia­li­za­ción de las co­se­chas de tri­go y de maíz del va­lle de El Ca­rri­zo. Con los tri­gue­ros se com­pro­me­tió a ha­cer una reunión ur­gen­te hoy en Cu­lia­cán, la cual se­rá pre­si­di­da por el se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría, Ma­nuel Ta­rri­ba Ur­tu­zuás­te­gui, con pro­duc­to­res de las dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes, y se bus­ca­rá al­can­zar una so­lu­ción al prin­ci­pal pro­ble­ma que afec­ta la co­lo­ca­ción de la pro­duc­ción. Lo que lla­ma la aten­ción es la vi­si­ta a un día de que la or­ga­ni­za­ción Cam­pe­si­nos Uni­dos de Si­na­loa ame­na­za con to­mar la ca­se­ta de San Mi­guel pa­ra ha­cer pre­sión de que la co­mi­ti­va de pro­duc­to­res sea aten­di­da por el se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Ya se sa­brá…

De­ses­pe­ra­ción.

Las obras de re­ge­ne­ra­ción que rea­li­za el Go­bierno del Es­ta­do en los mer­ca­dos mu­ni­ci­pa­les del sur de Si­na­loa han ge­ne­ra­do in­con­for­mi­dad por la len­ti­tud de los tra­ba­jos, los cons­tan­tes pa­ros y, más re­cien­te­men­te, con los cam­bios que se es­tán rea­li­zan­do. En Ma­zatlán, los lo­ca­ta­rios del mer­ca­do Pino Suá­rez se han de­cla­ra­do mo­les­tos por el pa­so de tor­tu­ga con el que se lle­van a ca­bo los tra­ba­jos y que afec­tan sus ven­tas. En Ro­sa­rio, los tra­ba­jos de plano se en­cuen­tran de­te­ni­dos por su­pues­ta fal­ta de pa­go a las em­pre­sas res­pon­sa­bles; y, en Es­cui­na­pa, los co­mer­cian­tes del mer­ca­do Mi­guel Hi­dal­go ame­na­za­ban ayer con una pro­tes­ta en el Ayun­ta­mien­to por­que sus pues­tos es­ta­ban sien­do re­du­ci­dos. Pe­se a las ad­ver­ten­cias, los co­mer­cian­tes han en­con­tra­do lo que pre­ci­sa­men­te no que­rían vi­vir.

Due­lo de aplau­sos.

A su lle­ga­da ayer a las car­pas ins­ta­la­das afue­ra de la es­cue­la se­cun­da­ria Jo­sé An­to­nio Agui­lar Oje­da, en Gua­sa­ve, don­de se reali­zó la Jor­na­da de Apo­yo Pu­ro Si­na­loa en la sin­di­ca­tu­ra de Ta­ma­zu­la, los asis­ten­tes sol­ta­ron una se­rie de aplau­sos acom­pa­ña­dos de po­rras, pri­me­ro pa­ra la al­cal­de­sa Au­re­lia Leal, y no era pa­ra me­nos, pues la man­da­ta­ria se en­con­tra­ba en su te­rru­ño. Sin pen­sar­la mu­cho, lue­go se vino la po­rra pa­ra el go­ber­na­dor Qui­rino Or­daz de par­te de los mis­mos asis­ten­tes, que, por cier­to, no eran los mis­mos que vi­to­rea­ban a la al­cal­de­sa. Es­to por­que en las úl­ti­mas gi­ras del go­ber­na­dor al mu­ni­ci­pio ha si­do muy no­to­ria la pre­sen­cia de fun­cio­na­rios es­ta­ta­les y de­más mi­li­tan­tes que asis­ten pa­ra sa­lu­dar­lo de mano, pal­mear­lo y aplau­dir­le, co­mo pa­ra con­tra­rres­tar cual­quier mal ges­to que pu­die­ra sen­tir de par­te de quie­nes aho­ra es­tán en el po­der.

La re­eva­lua­ción.

Lue­go de que cien­tos de as­pi­ran­tes a per­te­ne­cer a las áreas de se­gu­ri­dad Pú­bli­ca pre­sen­ta­ban su exa­men y no­más no ha­bía có­mo pu­die­ran pa­sar, el se­cre­ta­rio de eje­cu­ti­vo del Con­se­jo Es­ta­tal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, Re­na­to Ocam­po Al­cán­tar, di­jo que de­tec­tó que se te­nía un exa­men mal ca­li­bra­do, y no es que es­tu­vie­ra mal el exa­men, sino que los cri­te­rios de eva­lua­ción te­nían que ser di­fe­ren­tes pa­ra que se per­mi­tie­ra ge­ne­rar me­jo­res re­sul­ta­dos en la eva­lua­ción a los as­pi­ran­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.