Po­si­cio­nes fo­go­sas y ro­mán­ti­cas que enamo­ra­rán

DRA. K. CHONDA, HOY INI­CIAN MIS VA­CA­CIO­NES Y DE­SEO SOR­PREN­DER EN LA CA­MA A MI ES­PO­SA

La I de Mazatlan - - Servicios -

No im­por­ta el día pa­ra te­ner un en­cuen­tro ma­ra­vi­llo­so con tu pa­re­ja, lo im­por­tan­te es que sea muy ro­mán­ti­co y con un to­que dis­tin­to. Es­ta vez da­te la opor­tu­ni­dad de prac­ti­car es­tas dos po­si­cio­nes se­xua­les que ha­rán que tu pa­re­ja se enamo­re más de ti. El po­der con­tem­plar la opor­tu­ni­dad de ha­cer al­go di­fe­ren­te es­te ini­cio de se­ma­na en don­de no gas­tes na­da, co­mo que am­bos co­ci­nen y por úl­ti­mo ter­mi­nen te­nien­do un en­cuen­tro lleno de pa­sión, ero­tis­mo y ro­man­ti­cis­mo, so­lo si tú quie­res, lo pue­des te­ner. Te ex­pli­co pi­ca­rón que es­tas son po­si­cio­nes de las que mu­chos se han ol­vi­da­do por con­si­de­rar­las clá­si­cas, la cla­ve es­tá en el con­tex­to y en có­mo lle­guen a esas po­si­cio­nes. Por tal mo­ti­vo te doy to­dos los de­ta­lles pa­ra que ten­gas una ex­ce­len­te co­ne­xión con el amor de tu vi­da.

>La­se­duc­to­ra

La ha­bi­ta­ción de tu ca­sa de­be es­tar ri­ca. Lim­pia con cui­da­do ca­da rin­cón de ella, ya que to­do es im­por­tan­te, una ca­ma ex­qui­si­ta que les in­vi­te a des­ten­der­la pe­ro con mo­vi­mien­tos de pla­cer. La pri­me­ra po­si­ción se­xual que te re­co­men­da­mos es La se­duc­to­ra.

Es­ta po­si­ción con­sis­te en que la mu­jer sea quien ex­plo­re ca­da par­te del cuer­po de su pa­re­ja, es im­por­tan­te que an­tes de lle­gar a la ca­ma, jue­gue un po­co con la ro­pa pues­ta, si es len­ce­ría me­jor, así po­drá guiar a su pa­re­ja to­man­do de las ma­nos a que le des­po­je po­co a po­co de su ro­pa. Una vez que lle­guen a la ca­ma, es ella la que se sube arri­ba del hom­bre y em­pie­za a mo­ver­se len­ta­men­te, be­sar y be­sar, has­ta que lle­gue un pun­to en el que la ex­ci­ta­ción lle­gue a ca­si el clí­max y el hom­bre la to­me co­mo fac­tor sor­pre­sa, la aco­mo­de de mi­sio­ne­ro, o sea ella aba­jo y él arri­ba, y le ha­ga el amor apa­sio­na­da­men­te.

“QUIE­RO DIS­FRU­TAR DE GRAN­DES MO­MEN­TOS CON MI MU­JER”

Car­los

EL COM­PLA­CIEN­TE

>Fru­ta­sen­tu­cuer­po

Es­ta es una de las po­si­cio­nes que a mu­chos les en­can­tan. En es­ta pri­me­ro se de­be dar un ri­co ma­sa­je en to­do el cuer­po de la pa­re­ja y po­co a po­co la ex­ci­ta­ción va lle­gan­do. Pa­ra es­to ten­drás que te­ner la fru­ta que más te gus­te y em­pie­za a co­lo­car­la en las par­tes en don­de más te gus­ta­ría la­mer, chu­par y dis­fru­tar. Al fi­nal, aca­ban co­mo quie­ren aca­bar, si en un 69 o ella arri­ba del hom­bre. Lo im­por­tan­te de las fru­tas en el cuer­po es dis­fru­tar to­do an­tes de la pe­ne­tra­ción, es de lo más ro­mán­ti­co y, crée­me, se­rá inol­vi­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.