En­ro­que es­tra­té­gi­co del go­ber­na­dor en su ga­bi­ne­te

La I de Mazatlan - - Al Día - Luis En­ri­que Ra­mí­rez @Lui­sEn­ri­queRam8

En ho­ras del me­dio­día, un ines­pe­ra­do men­sa­je del go­ber­na­dor en re­des so­cia­les cim­bró al me­dio po­lí­ti­co si­na­loen­se: la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo So­cial su­fría un nue­vo cam­bio de man­do con la sa­li­da de Ál­va­ro Rue­las Echa­ve y el in­gre­so, en su lu­gar, de Ri­car­do Ma­drid Pé­rez.

Un re­le­vo ines­pe­ra­do en to­dos sen­ti­dos: en los es­ca­sos sie­te me­ses que es­tu­vo a car­go de la Se­de­sol (des­de no­viem­bre del año pa­sa­do), Rue­las fue ejem­plo de pro­duc­ti­vi­dad, en­tre­ga a su ta­rea y leal­tad al go­ber­na­dor.

No ex­tra­ña, eso sí, el as­cen­so de Ri­car­do Ma­drid, un jo­ven ta­len­to de la po­lí­ti­ca es­ta­tal que, por su efec­ti­vi­dad en los car­gos que ha ocu­pa­do, ya me­re­cía re­ci­bir «la al­ter­na­ti­va», co­mo se di­ce en el len­gua­je tau­rino: su pri­me­ra gran opor­tu­ni­dad de bri­llar en la es­fe­ra po­lí­ti­ca; si bien sus car­gos an­te­rio­res han si­do re­le­van­tes: se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la Co­mi­sión de Ac­ce­so a la In­for­ma­ción, se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar del di­rec­tor na­cio­nal del Issste y, has­ta ayer, se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar del go­ber­na­dor Qui­rino Or­daz.

Ro­sa Ma­ría Sán­chez, quien ya ve­nía co­la­bo­ran­do de ma­ne­ra cer­ca­na al go­ber­na­dor, se­rá su nue­va se­cre­ta­ria par­ti­cu­lar; mien­tras que Ál­va­ro Rue­las pa­sa a ocu­par la ti­tu­la­ri­dad del Ins­ti­tu­to Si­na­loen­se de In­fra­es­truc­tu­ra Fí­si­ca Edu­ca­ti­va (Isi­fe), que —ase­gu­ró el man­da­ta­rio— es pa­ra él un área es­tra­té­gi­ca. Re­cal­có Qui­rino Or­daz las cua­li­da­des de Rue­las co­mo hom­bre pro­fe­sio­nal y de lu­cha, y jus­ta­men­te por su ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo —sub­ra­yó— op­tó por dar­le es­ta nue­va en­co­mien­da, ya que la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra las es­cue­las es fun­da­men­tal: «No hay lu­gar en don­de yo es­té, sean las jor­na­das de apo­yo o en cual­quier even­to que te pa­res, que no te pi­dan apo­yo pa­ra es­cue­las, ya sea ba­ños, bar­das, te­chos, equi­pa­mien­to. No hay re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra ello, pe­ro sé que con la ex­pe­rien­cia que Ál­va­ro tie­ne des­pués de ha­ber di­ri­gi­do un mu­ni­ci­pio y la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo So­cial, ha­rá un gran tra­ba­jo en es­ta área que pa­ra mí es muy es­tra­té­gi­ca. Re­quie­re tam­bién mu­cha aten­ción con los pa­dres de fa­mi­lia, de ma­ne­ra muy coor­di­na­da con el se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción Pú­bli­ca; es un área que de­pen­de di­rec­ta­men­te del go­ber­na­dor del es­ta­do».

En ape­nas cin­co años de ca­rre­ra en el ser­vi­cio pú­bli­co, Ál­va­ro Rue­las ha de­ja­do una es­te­la im­pe­ca­ble de ho­nes­ti­dad y bue­nos re­sul­ta­dos: se­cre­ta­rio del Ayun­ta­mien­to en Aho­me pri­me­ro, lue­go pre­si­den­te mu­ni­ci­pal, más tar­de se­cre­ta­rio de Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble y lue­go de Desa­rro­llo So­cial.

Ya se sa­be que el go­ber­na­dor es frío, pe­ro cer­te­ro a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes. Si nom­bró a Rue­las al fren­te del Isi­fe, es por­que allí lo ne­ce­si­ta. Así de­be en­ten­der­lo Rue­las, quien en el ac­to es­tu­vo siem­pre son­rien­te y, con se­gu­ri­dad, dis­pues­to a sa­car ade­lan­te su nue­vo re­to co­mo acos­tum­bra: con re­sul­ta­dos de ex­ce­len­cia. Que así sea.

PRI­ME­RA ELEC­CIÓN EN LA ERA AM­LO. Con to­do y los vi­sos de elec­ción de Es­ta­do que de­nun­cia­ron di­ver­sos ac­to­res po­lí­ti­cos, los co­mi­cios en seis es­ta­dos de es­te do­min­go de­ja­ron a la vis­ta un de­bi­li­ta­mien­to de aquel «tsu­na­mi» lla­ma­do An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor vía Mo­re­na y par­ti­dos alia­dos. El signo rei­nan­te fue el abs­ten­cio­nis­mo.

En cuan­to a los re­sul­ta­dos, si bien los triun­fos de los can­di­da­tos am­loís­tas en Pue­bla y Ba­ja Ca­li­for­nia son hol­ga­dos, no ocu­rre lo mis­mo en Aguascalie­ntes, Du­ran­go, Quin­ta­na Roo y Tamaulipas, don­de se eli­gie­ron pre­si­den­tes mu­ni­ci­pa­les y dipu­tados. Allí, el PREP re­por­ta re­sul­ta­dos mix­tos y más bien car­ga­dos al PAN. In­clu­so, el PRI de­mos­tró que si­gue vi­vo, con al­gu­nos triun­fos en Du­ran­go y Quin­ta­na Roo.

«La en­se­ñan­za que nos de­ja­ron las Elec­cio­nes 2019 es que el PRI tie­ne una mi­li­tan­cia fuer­te, leal y que siem­pre po­ne em­pe­ño pa­ra que el par­ti­do y Mé­xi­co sal­gan ade­lan­te. Con más tra­ba­jo y es­fuer­zo lo­gra­re­mos es­te pro­ce­so de re­no­va­ción», pu­bli­có en Twit­ter la pre­si­den­ta del tri­co­lor, Clau­dia Ruiz Mas­sieu. La mo­ne­da, pues, es­tá en el ai­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.