Zo­nas que de­bes to­car en la mu­jer pa­ra ser el me­jor

DRA. K. CHONDA, ¿CÓ­MO PUE­DO SER UN AMAN­TE IN­CREÍ­BLE?

La I de Mazatlan - - Servicios -

Mu­chos hom­bres quie­ren ser el me­jor de to­dos cuan­do se tra­ta de to­car a una mu­jer, ha­cer­la vi­brar in­ten­sa­men­te, ha­cer­le sen­tir ex­ci­ta­da. ¿Es di­fí­cil?, ¿en don­de to­car­las? To­das esa pre­gun­tas tie­nen res­pues­tas, y la me­jor no­ti­cia es que sí pue­des lle­gar a ser un aman­te in­creí­ble. Las zo­nas que más les gus­ta que les to­quen pa­ra es­ti­mu­lar su ima­gi­na­ción son es­pe­cí­fi­cas, pe­ro no so­lo de­pen­de de to­car, acá te ex­pli­ca­mos. En­ten­da­mos que la mu­jer reac­cio­na no so­lo al tac­to, tam­bién al oí­do, al en­torno, no es la mis­ma que quie­ras to­car­la en pú­bli­co que en un lu­gar pri­va­do, sin dis­trac­cio­nes, so­lo us­te­des dos.

>Em­pie­za

Al es­ti­mu­lar las zo­nas eró­ge­nas, in­cons­cien­te­men­te la mu­jer em­pie­za a des­per­tar su ape­ti­to se­xual. Y lo pri­me­ro que ha­ce un buen aman­te es ha­cer­la sen­tir re­la­ja­da, se­gu­ra y re­cep­ti­va. Así que em­pie­za por to­car sus manos, aca­rí­cia­las co­mo si fue­ran de ter­cio­pe­lo, es­to ha­rá que el ce­re­bro de la mu­jer re­ci­ba se­ña­les de que le es­tá gus­tan­do lo que ha­ces y que pue­de ha­ber al­go más. No­ta­rás que la tem­pe­ra­tu­ra sube o bien, la res­pi­ra­ción es más con­te­ni­da. Des­pués de las manos, vie­ne el abra­zo y es ahí que de­bes apro­ve­char pa­ra aca­ri­ciar su es­pal­da, sua­ve, tra­ta de re­pe­tir la ac­ción com­bi­nan­do de vez en cuan­do, le to­mas la mano y lue­go la es­pal­da.

>El­cue­llo

La si­guien­te zo­na eró­ge­na que ex­ci­ta ca­si ins­tan­tá­nea­men­te a una mu­jer es be­sar la par­te de atrás del cue­llo (nu­ca). Pue­des usar pri­me­ro tus manos pa­ra ma­sa­jear un po­co, pe­ro lue­go bé­sa­la, y po­co a po­co re­co­rre la par­te de los hom­bros al cue­llo.

>Pien­sae­ne­lo­tro

Ser un in­creí­ble aman­te de­pen­de de pen­sar en el otro. Un aman­te no es aquel que se acues­ta con mu­chas mu­je­res, ser un in­creí­ble aman­te es es­tar con una mu­jer a la que ama, desea y co­no­ce per­fec­ta­men­te bien en sus emo­cio­nes, en sus res­pues­tas al tac­to.

“QUIE­RO SER UN AMAN­TE IN­CREÍ­BLE Y TE­NER A MI CHI­CA RENDIDA A MIS PIES”

Ma­nuel EL GOLOSO

>Es­cu­cha

Es­cu­char la res­pi­ra­ción de una mu­jer en­tre­ga­da a ti, son de las ex­pe­rien­cias que pocos hom­bres lo­gran en­ten­der y dis­fru­tar, su cam­bio de tem­pe­ra­tu­ra y su ex­ci­ta­ción. Re­cuer­da, to­car a una mu­jer tie­ne su cien­cia, si lo­gras to­car bien a una mu­jer se­rás un aman­te in­creí­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.