Có­mo ha­cer que tu pa­re­ja ten­ga un tri­gas­mo

DOC­TO­RA, K. CHONDA, MI PA­RE­JA Y YO QUE­RE­MOS RE­NO­VAR NUES­TRA IN­TI­MI­DAD; ¿QUÉ NOS RE­CO­MIEN­DA?

La I de Mazatlan - - Servicios -

“QUIE­RO EN­CEN­DER DE NUE­VO LA LLA­MA DE LA PA­SIÓN EN MI RE­LA­CIÓN”

Yor­ley

LA GO­LO­SA

El ob­je­ti­vo prin­ci­pal de la ac­ti­vi­dad en la ca­ma es al­can­zar el pla­cer y pa­ra con­se­guir­lo los ex­per­tos dan va­rios con­se­jos, uno de ellos es el tri­gas­mo, que fue crea­do por la se­xó­lo­ga Ava Ca­dell, quien se en­car­ga de dar cur­sos es­pe­cí­fi­cos so­bre es­ta téc­ni­ca. Aho­ra bien, ¿có­mo pue­des al­can­zar el tri­gas­mo? La cla­ve se en­cuen­tra en prac­ti­car pos­tu­ras que ayu­den a sin­cro­ni­zar los mo­vi­mien­tos.

>Oral

El hom­bre de­be es­ti­mu­lar el clí­to­ris de la mu­jer con la len­gua. Mien­tras usa uno o dos de los de­dos (con la pal­ma de la mano ha­cia arri­ba) es­to con el fin de es­ti­mu­lar el pun­to G y al mis­mo tiem­po, uti­li­zar el otro de­do pa­ra es­ti­mu­lar el ano.

>La­mu­je­ra­rri­ba

Ella de­be­rá sen­tar­se en­ci­ma de su com­pa­ñe­ro e in­cli­nar las ca­de­ras con­tra él pa­ra que de es­ta for­ma pue­da es­ti­mu­lar su clí­to­ris. Es a tra­vés de la pe­ne­tra­ción don­de se bus­ca al­can­zar el pun­to G. Mien­tras que el hom­bre de­be rea­li­zar la es­ti­mu­la­ción anal con la mano o con un vibrador.

>En­cua­tro­pa­tas

En es­te ca­so se­rá la mu­jer la que au­to­es­ti­mu­la su clí­to­ris con los de­dos, mien­tas que el hom­bre de­be­rá lle­gar con la mano al pun­to G y en for­ma si­mul­tá­nea le rea­li­za­rá es­ti­mu­la­ción anal ya sea con su miem­bro vi­ril o con un ju­gue­te pa­ra adul­tos. Ca­be se­ña­lar que la mu­jer tam­bién puede al­can­zar el tri­gas­mo a so­las, a tra­vés de la au­to­es­ti­mu­la­ción y el uso de vi­bra­do­res. De acuer­do con Ca­dell, tri­gas­mo es un ti­po de or­gas­mo que se al­can­za cuan­do se es­ti­mu­lan, al mis­mo tiem­po y de for­ma co­rrec­ta, tres zo­nas eró­ge­nas del cuer­po femenino: el clí­to­ris, el pun­to G y el ano. “He es­ta­do en­se­ñan­do la com­bi­na­ción si­mul­tá­nea del pun­to G y la es­ti­mu­la­ción del clí­to­ris du­ran­te va­rios años”. A las pa­re­jas les en­can­tó.

La ex­per­ta hi­zo una pre­gun­ta que pu­so a pen­sar a más de uno: ¿no te ani­mas a in­cur­sio­nar por atrás? De acuer­do con ella, no es ne­ce­sa­rio te­ner una ple­na pe­ne­tra­ción si tu ob­je­ti­vo es ex­pe­ri­men­tar pla­cer. De he­cho, tu pa­re­ja puede usar al­gu­nos ob­je­tos co­mo una plu­ma, la len­gua o el me­ñi­que, ya sea pa­ra es­ti­mu­lar o su­mar pre­sión. Pa­ra que tu pa­re­ja lo­gre al­can­zar el tri­gas­mo se de­ben es­ti­mu­lar tres zo­nas eró­ge­nas del cuer­po al mis­mo tiem­po y co­rrec­ta­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.