TRÁ­GI­CO ESTAMPÓN

PO­CO AN­TES DE LLE­GAR A AL­TA­TA, SE RE­GIS­TRÓ EL PER­CAN­CE EN­TRE DOS VEHÍCU­LOS, DE­JAN­DO UN SAL­DO DE UN MUER­TOS Y CUA­TRO HE­RI­DOS

La I de Mazatlan - - La Roja - Ar­tu­ro Sán­chez @lai_Cu­lia­cán Fa­ce­book: La i/ Cu­lia­cán

Un muer­to y cua­tro he­ri­dos fue el sal­do de un per­can­ce en­tre dos vehícu­los, en he­chos re­gis­tra­dos so­bre la ca­rre­te­ra Na­vo­la­toAl­ta­ta. La víc­ti­ma res­pon­día al nom­bre de Je­sús Da­vid N., de 33 años de edad, de quien se di­jo era es­tu­dian­te y ve­cino de es­ta ciu­dad ca­pi­tal. Los he­ri­dos lle­van por nom­bre Ma­ría de Los Án­ge­les, de apro­xi­ma­da­men­te 25 años de edad, y el ni­ño Án­gel, de tan so­lo un año, quie­nes son ma­dre e hi­jo, así co­mo un adul­to de quien no se pro­por­cio­nó el nom­bre. To­dos eran ve­ci­nos del po­bla­do Dau­ti­llos. Los tres fue­ron da­dos de al­ta del Se­gu­ro So­cial de Na­vo­la­to, ya que so­lo re­sul­ta­ron con le­sio­nes le­ves. De la cuar­ta per­so­na no se dio a co­no­cer adón­de la tras­la­da­ron.

>El­pi­ta­zo

Se avi­só so­bre el ac­ci­den­te a los nú­me­ros de emer­gen­cias a las 13:00 ho­ras de ayer, don­de in­for­ma­ban que por la ca­rre­te­ra Na­vo­la­to-Al­ta­ta, a un ki­ló­me­tro del po­bla­do Lo de Mon­to­ya, ha­bía va­rios he­ri­dos por un ac­ci­den­te, por lo que de in­me­dia­to gru­pos de au­xi­lio se tras­la­da­ron al lu­gar. La la­bor de res­ca­te se reali­zó con di­fi­cul­tad de­bi­do a que ha­bía un en­jam­bre de abe­jas que ame­na­za­ban con ata­car a los pre­sen­tes, por lo que so­li­ci­ta­ron la pre­sen­cia de ele­men­tos de Pro­tec­ción Ci­vil pa­ra el apo­yo, y de esa ma­ne­ra in­gre­sa­ron a don­de es­ta­ban los he­ri­dos y el jo­ven fa­lle­ci­do.

>Ver­sio­nes

Se­gún tes­ti­gos, el jo­ven que per­dió la vi­da pre­sun­ta­men­te con­du­cía a ex­ce­so de ve­lo­ci­dad: “ve­nía muy re­cio”, di­jo una per­so­na que ve­nía sa­lien­do del área de Ur­gen­cias con los le­sio­na­dos. Por su par­te, las au­to­ri­da­des di­je­ron des­co­no­cer las cau­sas que pro­vo­ca­ron el per­can­ce, pe­ro ex­tra­ofi­cial­men­te se di­jo en el lu­gar que pu­do ha­ber si­do por al­can­ce.

>Abe­ja­sa­la­ce­cho

Po­qui­to an­tes de las 13:00 ho­ras, cuan­do el sol es­tá en su pun­to me­dio, con el es­pe­jis­mo fren­te a la cin­ta as­fál­ti­ca, se re­gis­tró el im­pac­to de un Jeep co­lor ro­jo de mo­de­lo vie­jo sin ca­pa­ce­te, el cual que­dó me­ti­do de­ba­jo de un puen­te por don­de pa­sa un dren, y den­tro de él Je­sús Da­vid. A 50 me­tros con las llan­tas ha­cia arri­ba que­dó el au­to­mó­vil don­de via­ja­ban los he­ri­dos. En los me­tros que se­pa­ra­ban los vehícu­los que­da­ron es­par­ci­dos va­rios ob­je­tos y par­tes au­to­mo­tri­ces que se des­tro­za­ron tras el im­pac­to.

So­lo los ele­men­tos de Pro­tec­ción Ci­vil po­dían acer­car­se a las uni­da­des. Las abe­jas es­ta­ban al ace­cho co­mo res­guar­dan­do los res­tos del jo­ven fa­lle­ci­do, que que­dó re­cos­ta­do en los asien­tos de­lan­te­ros de su Jeep.

Los mi­nu­tos pa­sa­ron, y lle­ga­ron al­gu­nos fa­mi­lia­res del oc­ci­so, quie­nes se acer­ca­ron ha­cia el ba­ran­dal del puen­te pa­ra ve­ri­fi­car de cer­ca la iden­ti­dad de Da­vid, pe­ro un ele­men­to po­li­cial al­zó la voz pa­ra que los re­ti­ra­ran.

FO­TO: JO­SÉ BETANZOS

> PE­RI­TOS REA­LI­ZAN LAS DI­LI­GEN­CIAS PRO­TE­GI­DOS CON TRA­JES ES­PE­CIA­LES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.