Via­jar es la cu­ra de to­dos los ma­les: Es­tu­dio

ASÍ QUE SI QUIE­RES DESESTRESA­RTE DE UNA VEZ POR TO­DAS, A CON­TI­NUA­CIÓN TE DE­CI­MOS CÓ­MO HA­CER­LO

La I de Mazatlan - - ¿Qué Onda? -

Cuan­do las co­sas no van bien o así las sen­ti­mos, siem­pre la so­lu­ción es ha­cer al­go que nos ha­ga fe­liz, pe­ro si quie­res cu­rar to­dos los ma­les no hay me­jor re­me­dio que via­jar.

>Cu­ra­to­dos­los­ma­les

Via­jar te en­ri­que­ce de nue­vas ex­pe­rien­cias, te ha­ce ver el mun­do des­de otra pers­pec­ti­va qui­zá a la que no es­tás acos­tum­bra­da y sim­ple­men­te te da la li­ber­tad de so­ñar. Sí cu­ra to­dos los ma­les y más los men­ta­les, emo­cio­na­les e in­clu­so fí­si­cos, sin im­por­tar que tan lar­go o cor­to sea el via­je, es un cam­bio de chip que te ha­ce re­to­mar ai­re pa­ra se­guir. Hoy en día, al­go de lo que ca­da vez más per­so­nas pa­de­cen es el es­trés, y aun­que pa­ra al­gu­nos mu­cho de es­to vie­ne por lo eco­nó­mi­co, crée­lo que in­ver­tir lo que sea en un via­je ja­más te pe­sa­rá. El via­je que cu­ra to­dos los ma­les es el que es­tá a me­dia ho­ra de tu ca­sa, es el que te lle­va a vi­si­tar ese ami­go o fa­mi­liar que ha­ce mu­cho no ves, es ver la pla­ya o sim­ple­men­te el sol, la na­tu­ra­le­za o esos lu­ga­res que es­tán en tu lis­ta apla­zán­do­se ca­da vez más.

>Por­sa­lud

Cuan­do via­ja­mos, los re­cuer­dos más im­por­tan­tes son los que se que­dan en el co­ra­zón, en el al­ma, aque­llos que cuan­do los re­cor­da­mos nos trans­por­tan a ese mo­men­to con el pa­so de los años. Por sa­lud en bueno via­jar, ya que eso ac­ti­va tu ce­re­bro, lo man­tie­ne aler­ta, mien­tras es­tás re­co­rrien­do esos lu­ga­res, así co­mo cuan­do lo or­ga­ni­zas, pe­ro qué me­jor que esas es­ca­pa­das sin rum­bo las cua­les pue­des ha­cer­lo en pa­re­ja, ami­gos y más. De he­cho, ha­cer­lo so­la o so­lo es al­go fas­ci­nan­te que de­bes ha­cer al me­nos una vez en la vi­da, in­clu­so via­jar con tu mas­co­ta es po­si­ble. Así que aho­ra ya lo sa­bes,

qui­zá tu sue­ño sea vi­si­tar Pa­rís al­gún día, pe­ro mien­tras, ja­más di­gas no a ese via­je sen­ci­llo en tu mis­mo país, ciu­dad y más, no te arre­pen­ti­rás nun­ca. Sa­lir de la ru­ti­na es al­go muy ne­ce­sa­rio ya que cuan­do nos su­mer­gi­mos en ella el tiem­po se vuel­ve len­to y sen­ti­mos que se nos va de las ma­nos, así que pro­cu­ra via­jar y haz­lo cuan­do pue­das.

> NO ES NE­CE­SA­RIO GAS­TAR MU­CHO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.