¿Có­mo pue­do ce­le­brar el Día del Pa­dre?

IDEAS PA­RA CE­LE­BRAR ES­TE DÍA TAN ES­PE­CIAL CON LOS HI­JOS

La I de Mazatlan - - ¿Qué Onda? -

Pa­ra ha­cer­le ver que es una per­so­na va­lio­sa y fun­da­men­tal pa­ra la fa­mi­lia, re­cuér­da­le lo mu­cho que le quie­res y pre­pá­ra­le un día inol­vi­da­ble con mu­cha ima­gi­na­ción y te­nien­do en cuen­ta sus gus­tos. Sí, aquí tie­nes ideas pa­ra el Día del pa­dre de di­fe­ren­tes por­ta­les pa­ra ce­lé­brar­lo con los ni­ños.

-De­sa­yu­noes­pe­cial

Em­pe­zar a vi­vir el Día del Pa­dre con buen desa­yuno que le sa­que de la ru­ti­na, ha­rá muy fe­liz a tu pa­pá, ya que un desa­yuno en fa­mi­lia es un mo­men­to de in­te­gra­ción. Des­pués, fe­li­cí­ta­le y es el mo­men­to de en­tre­gar­le su re­ga­lo. Cual­quier co­sa ser­vi­rá, pe­ro si es­tá he­cha con amor, es­fuer­zo y de­di­ca­ción da­rás en el cla­vo.

-Un­re­ga­lo­pa­ra­pa­pá

Los di­bu­jos, las tar­je­tas de fe­li­ci­ta­ción, los co­lla­ges de fo­to­gra­fías, las poe­sías, los úl­ti­mos vi­deos fa­mi­lia­res o las ma­nua­li­da­des he­chas por no­so­tros le lle­ga­rán al co­ra­zón.

-Ju­gar­con­pa­pá

Des­pués, una ac­ti­vi­dad com­par­ti­da, una co­mi­da de­li­cio­sa, una pe­lí­cu­la por la tar­de y un cuen­to an­tes de dor­mir pue­den com­ple­tar un día per­fec­to.

>Haz­lo­sen­ti­rel­me­jor

Con­se­guir que tu pa­pá se sien­ta el me­jor pa­dre del mun­do es el ob­je­ti­vo ese día. Los ni­ños tie­nen la opor­tu­ni­dad de ha­cer ga­la de su ge­ne­ro­si­dad, sim­pa­tía y ca­ri­ño ha­cia un pa­pá que lo es to­do pa­ra ellos. Y los pa­dres no de­ben de­jar pa­sar es­ta ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra de­vol­ver­les es­te re­ga­lo, com­par­tien­do y tras­mi­tién­do­les lo que sig­ni­fi­ca ser pa­dre. ¿Có­mo? Tan so­lo de­di­can­do es­te día por com­ple­to a los ni­ños, ol­vi­dán­do­se de las preo­cu­pa­cio­nes y ta­reas dia­rias. Es un buen día pa­ra crear vi­ven­cias que tan­to ni­ños co­mo pa­dres re­cor­da­rán con el tiem­po. Man­tén los la­zos de amis­tad y com­pli­ci­dad con­tán­do­les un se­cre­to de cuan­do eras pe­que­ño co­mo ellos. Ame­ni­za la char­la con anéc­do­tas, his­to­rias, se­cre­tos o sue­ños que pue­das com­par­tir. Se­gu­ro que les en­can­ta es­cu­char es­tas co­sas de su pa­dre y sa­ber qué sen­tía o pen­sa­ba cuan­do era pe­que­ño co­mo él. Apro­ve­cha es­te gran mo­men­to pa­ra con­tar a tus hi­jos una his­to­ria en­tra­ña­ble, que siem­pre re­cor­da­rán y en la que ellos eran los pro­ta­go­nis­tas. Re­cuér­da­les el día en que na­cie­ron, có­mo te en­te­ras­te de que ibas a ser pa­pá, có­mo te sen­tis­te cuan­do le co­gis­te por pri­me­ra vez en bra­zos y lo fe­liz que te hi­zo.

FO­TO: AGEN­CIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.