PRE­SEN­TAN UN TE­SO­RO OCUL­TO

La i Merida - - Noticias -

Una re­si­den­cia lle­na de de­ta­lles, con una ar­qui­tec­tu­ra sor­pren­den­te y que res­guar­da la me­mo­ria ar­qui­tec­tó­ni­ca de la ciu­dad, así es la “Ca­sa de la ca­lle es­con­di­da”, una de las seis edi­fi­ca­cio­nes que for­man par­te del dé­ci­mo Tour de Ca­sas de Mé­ri­da, que se efec­tua­rá es­te do­min­go 11 de no­viem­bre.

De­trás de una fa­cha­da sen­ci­lla se des­cu­bre una enor­me re­si­den­cia ple­na de crea­ti­vi­dad y que se ha­ce pre­sen­te en múl­ti­ples for­mas, con de­ta­lles que abar­can no só­lo la in­fraes­truc­tu­ra, sino tam­bién su di­se­ño in­te­rior.

La re­si­den­cia, pro­pie­dad de los es­po­sos Ro­ger y Phy­llis Ta­wa, es nom­bra­da co­mo la “Ca­sa de la ca­lle es­con­di­da”, por­que des­pués del área de re­ci­bi­dor tie­ne un pa­tio in­te­rior que si­mu­la ser una ca­lle de la ciu­dad, con to­do y las fa­cha­das de va­rios pre­dios y la igle­sia.

El área cuen­ta con ado­qui­nes si­mi­la­res a los que hay en la ciu­dad.

Has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle

En una de las pa­re­des de do­ble al­tu­ra fue­ron cons­trui­das las fa­cha­das que si­mu­lan las ca­sas, tan­to las cui­da­das co­mo las que mues­tran el de­te­rio­ro del tiem­po.

Ro­ger Ta­wa cuen­ta que cuan­do cons­tru­yó la ca­sa y lue­go pi­dió a los tra­ba­ja­do­res que des­tru­ye­ran par­tes es­pe­cí­fi­cas, lo vie­ron co­mo si es­tu­vie­ra lo­co, pues no en­ten­dían lo que que­ría crear. Ex­pli­ca que qui­so mos­trar la ri­que­za ar­qui­tec­tó­ni­ca de la Mé­ri­da co­lo­nial, y co­mo de­trás de esas fa­cha­das —a ve­ces de­te­rio­ra­das— se es­con­den gran­des te­so­ros que hay que pre­ser­var. Des­pués de esa in­tere­san­te área se ac­ce­de al co­me­dor, don­de una es­ca­le­ra cur­vea­da —cu­yos es­ca­lo­nes es­tán pin­ta­dos a mano— dan ac­ce­so a una de las re­cá­ma­ras de la ca­sa, la cual tie­ne un bal­cón que apun­ta al pa­tio in­te­rior. Un enor­me espejo co­lo­ca­do en una de las pa­re­des del co­me­dor per­mi­te dar­le más am­pli­tud y ele­gan­cia al es­pa­cio, jun­to con gran­des can­de­la­bros de he­rre­ría, en tan­to que la par­te que une al co­me­dor con la sa­la de es­tar, si­mu­la ser el te­lón de un tea­tro. La sa­la es­tá a des­ni­vel, pues an­tes de la re­mo­de­la­ción era una pis­ci­na, y apro­ve­cha­ron pa­ra dar­le un to­que di­fe­ren­te al es­pa­cio.

Ba­jo la cur­va­tu­ra de la es­ca­le­ra del co­me­dor se en­cuen­tra una de las áreas pre­fe­ri­das de Phy­llis, un ba­ño be­llí­si­mo, lleno de de­ta­lles ar­qui­tec­tó­ni­cos y de­co­ra­ti­vos, en el que hay una fran­ja de te­cho con pa­ne­les de cris­tal, de ma­ne­ra que se pue­de ver el cie­lo, y el pi­so tie­ne in­crus­ta­cio­nes de pe­que­ños es­pe­jos rec­tan­gu­la­res.

Una te­rra­za, en la que hay una pis­ci­na cen­tral, y al­re­de­dor va­rias áreas de re­la­ja­ción in­te­gran la par­te pos­te­rior del in­mue­ble.

La re­si­den­cia es­ta­rá abier­ta pa­sa­do ma­ña­na, de 13 a 17 ho­ras, co­mo par­te del re­co­rri­do que se rea­li­za a be­ne­fi­cio de la Fun­da­ción Bai. El do­na­ti­vo es de $500 (Ge­ne­ral) y $250 (Es­tu­dian­tes con cre­den­cial vi­gen­te).

Los bo­le­tos se pue­den ad­qui­rir en Bo­lli­ci­ne co­ci­na ita­lia­na, La Ne­gri­ta y Hen­nessy’s Irish Pub o bien al te­lé­fono 99 9 29 28 43.

El día del even­to se ven­de­rán des­de las 11 de la ma­ña­na en Hen­nessy’s.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.