Via­je a lo des­co­no­ci­do

La i Merida - - Misterios-consultorios -

Cuan­do me mu­dé de la ciu­dad al pue­blo de mis abue­los, em­pe­cé a co­no­cer jó­ve­nes de mi edad que, aun­que nos lle­vá­ra­mos bien, no siem­pre com­par­tía­mos los mis­mos in­tere­ses. A ellos les en­can­ta­ba sa­lir por las no­ches, vi­si­tar si­tios aban­do­na­dos y em­pren­der via­jes bas­tan­te ex­tra­ños. Mu­chas ve­ces me ne­gué a acom­pa­ñar­los, pe­ro de­bo con­fe­sar que me ge­ne­ra­ba un po­co de in­tri­ga. Ana, Sa­muel y Jo­sé me di­je­ron una no­che que sal­drían a un bar que que­da­ba a las afue­ras del pue­blo, co­mo te­nía tan­to tiem­po sin di­ver­tir­me y pa­sar un ra­to agra­da­ble con ellos, acep­té. Aquí es don­de me equi­vo­qué.

Al ver ha­cia dón­de ma­ne­ja­ba Sa­muel el au­to de su pa­dre, me di cuen­ta que íba­mos ca­mino al ce­men­te­rio. Les gri­té, les pe­dí que me de­ja­ran ir­me a ca­sa, pe­ro nin­guno me es­cu­chó. To­dos se reían de mi te­mor, así que de­ci­dí in­ten­tar ven­cer­lo, vi­si­tan­do el lu­gar.

Sa­muel es­ta­cio­nó el au­to jus­to en la puer­ta, por si de­bía­mos sa­lir co­rrien­do, Ana y Jo­sé en­tra­ron de pri­me­ro y yo se­guí tras ellos. “No me de­jen sola”, les pe­dí mu­chas ve­ces. Ca­mi­na­mos y ca­mi­na­mos por el ce­men­te­rio, has­ta que en un mo­men­to Sa­muel es­cu­chó al­go. “¿Lo oyen?”, “¿es­cu­chan?”, nos pre­gun­ta­ba. To­dos afir­ma­ban ner­vio­sos pe­ro en­tu­sias­ma­dos a la vez, yo no ha­bía es­cu­cha­do na­da y co­men­za­ba a preo­cu­par­me.

Se­gui­mos ca­mi­nan­do pe­ro, en un mo­men­to, los tres co­men­za­ron a co­rrer de re­gre­so, Sa­muel ex­cla­mó gri­tan­do “ahí vie­ne, co­rran”. Los veía co­rrer y no sa­bía qué ha­cer, in­ten­té ha­cer lo mis­mo pe­ro los ner­vios me de­ja­ron ahí, to­tal­men­te pa­ra­li­za­da.

Cuan­do vol­teé mi ca­ra vi una luz blan­ca, muy res­plan­de­cien­te, que se acer­ca­ba rá­pi­da­men­te. So­lo re­cuer­do gri­tar y se­guir gri­tan­do. Esa luz se apo­de­ró de mí y de mi ser.

Aho­ra vi­vo en el ce­men­te­rio y me en­car­go de ale­jar a las per­so­nas que vie­nen a mo­les­tar­nos. No que­rrás dar un pa­seo por aquí, ¿ver­dad?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.