Ven­ta­jas de es­ta me­di­ci­na

La i Merida - - Familia -

Pue­de com­ba­tir más de un sín­to­ma Cuan­do uti­li­zas la me­di­ci­na na­tu­ral no so­lo com­ba­tes un sín­to­ma.

Por ejem­plo, si te sien­tes mal de la ba­rri­ga y te en­cuen­tras de­caí­do y tris­te, la me­di­ci­na na­tu­ral te pue­de ayu­dar tan­to a re­sol­ver el do­lor co­mo me­jo­rar tu es­ta­do de áni­mo.

Es­to es muy po­si­ti­vo ya que mu­chos tra­ta­mien­tos na­tu­ra­les te per­mi­ten sen­ti­re­te me­jor psi­co­ló­gi­ca­men­te.

Al­go que es muy im­por- tan­te en una épo­ca en la que el es­trés, la an­sie­dad y las preo­cu­pa­cio­nes se han con­ver­ti­do en una cons­tan­te en la vi­da.

No tie­ne efec­tos ne­ga­ti­vos a lar­go pla­zo

Mu­chas me­di­ci­nas, a lar­go pla­zo, ter­mi­nan prov­cán­do­te gra­ves pro­ble­mas en tu sa­lud. To­mar un fár­ma­co de­ter­mi­na­do pa­ra un pro­ble­ma co­mo la dia­be­tes o las mi­gra­ñas pue­de oca­sio­nar­te al­gu­na en­fer­me­dad en el fu­tu­ro. Qui­zás esas me­di­ci­nas ter­mi­nen afec­tan­do a tu hí­ga­do, por ejem­plo.

Sue­len ser mu­cho más eco­nó­mi­cos

Aun­que vi­vas en un país en el que exis­ta la se­gu­ri­dad so­cial y, por lo tan­to, las me­di­ci­nas no sal­gan tan ca­ras, a lar­go pla­zo no com­pen­sa to­mar tan­tos fár­ma­cos. La me­di­ci­na na­tu­ral pue­de pre­ve­nir las en­fer­me­da­des, al­go que no ha­cen las me­di­ci­nas.

Por lo tan­to, a lar­go pla­zo, no ten­drás que in­ver­tir en tra­ta­mien­tos pa­ra com­ba­tir de­ter­mi­na­das do­len­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.