In­dig­na

ca­so de bru­tal ata­que a una mu­cha­cha

La i Merida - - Portada -

Fa­mi­lia­res de Andrea pi­die­ron a las au­to­ri­da­des que apli­quen to­do el pe­so de la ley con­tra Christian de Je­sús Contreras Domínguez por la bru­tal gol­pi­za que le pro­pi­nó el miér­co­les pa­sa­do a la jo­ven lue­go de una dis­cu­sión. “Que­re­mos y pe­di­mos que se le dé un cas­ti­go ejem­plar, pa­ra que se sien­te un pre­ce­den­te”, di­jo el in­dig­na­do pa­dre de la jo­ven que se en­cuen­tra con­va­le­cien­te en un hos­pi­tal par­ti­cu­lar. In­di­có que su hi­ja y su agre­sor te­nían una re­la­ción de po­co más de un año. Vi­vían con los pa­dres del de­te­ni­do, don­de ocu­rrie­ron los he­chos. Ami­gos de los jó­ve­nes in­di­ca­ron que se veían co­mo una pa­re­ja nor­mal, só­lo que Christian se tor­na­ba vio­len­to, po­se­si­vo y ce­lo­so. “La ce­la­ba has­ta con el con­ser­je de su es­cue­la, se creía su due­ño”, se co­men­tó.

El pro­ble­ma, in­di­ca­ron, es que ella o es­ta­ba enamo­ra­da o le te­nía mie­do, y por eso so­por­ta­ba los epi­so­dios bo­chor­no­sos. Di­je­ron que ig­no­ra­ban si Andrea, de 20 años, su­fría vio­len­cia, aun­que la veían di­fe­ren­te, ya no era ale­gre, sino te­me­ro­sa. De acuer­do con las ver­sio­nes de los fa­mi­lia­res, la jo­ven fue gol­pea­da en re­pe­ti­das oca­sio­nes con los pu­ños y re­ci­bió un sin­nú­me­ro de pa­ta­das en la ca­be­za, a pe­sar que su­pli­ca­ba que ya no le pe­ga­ran. Lue­go, el su­je­to la ató y en el pi­so con­ti­nuó gol­peán­do­la con un per­che­ro de ma­de­ra. Cuan­do lle­gó la Po­li­cía la jo­ven es­ta­ba se­mi­in­cons­cien­te. Po­li­cías y pa­ra­mé­di­cos la desata­ron y le pres­ta­ron ayu­da. De ha­ber tar­da­do el au­xi­lio unos mi­nu­tos más, la jo­ven hu­bie­ra si­do ase­si­na­da. Hoy se en­cuen­tra en re­cu­pe­ra­ción en un hos­pi­tal par­ti­cu­lar en Mé­ri­da.

Aho­ra lo que más preo­cu­pa a la fa­mi­lia es el trau­ma psi­co­ló­gi­co pues, di­je­ron, la jo­ven vi­ve ate­mo­ri­za­da y tie­ne lap­sos en los cua­les des­pier­ta ate­rra­da llo­ran­do. Por su par­te, el Go­bierno del Es­ta­do, a tra­vés de la Fis­ca­lía, in­for­mó que apo­ya­rá a Andrea en el Cen­tro de Jus­ti­cia pa­ra las Mu­je­res, don­de se le ofre­ce­rá ayu­da psi­co­ló­gi- ca e, in­de­pen­dien­te­men­te del re­sul­ta­do de la au­dien­cia, es­ta­rá ba­jo la pro­tec­ción de las au­to­ri­da­des. La fa­mi­lia agra­de­ció a la po­li­cía por­que, aun­que gol­pea­da, la jo­ven es­tá vi­va.

Por otro la­do, el pa­pá des­min­tió las ver­sio­nes que cir­cu­la­ron en re­des so­cia­les en el sen­ti­do de que la jo­ven es­tá en co­ma: “No es ver­dad, es­tá cons­cien­te y se re­cu­pe­ra”. Pi­den jus­ti­cia pa­ra que es­tá bru­ta­li­dad no que­de im­pu­ne.

“Pi­do que se apli­que to­do el pe­so de la ley con­tra el agre­sor de mi ni­ña”, pi­dió el pa­pá. El de­te­ni­do es cin­ta ne­gra en ka­ra­te y prac­ti­ca ar­tes mar­cia­les.

Sa­la de Jui­cios Ora­les no. 3 Au­dien­cia so­bre el ca­so de la jo­ven que fue gol­pea­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.