LA MANGUERA ASE­SI­NA

La i Merida - - Misterios-consultorios -

En un pe­que­ño su­bur­bio de la ciu­dad de Boul­der (Co­lo­ra­do) los días trans­cu­rrían en to­tal cal­ma y tran­qui­li­dad. La ri­sa de los ni­ños se es­cu­cha­ban de for­ma cons­tan­te, es­pe­cial­men­te en la épo­ca de ve­rano, don­de sa­lían a re­to­zar con­fia­dos y aleg­res. Na­die ima­gi­na­ba una vi­da dis­tin­ta.

Una no­che cual­quie­ra, una luz fuer­te y bri­llan­te ilu­mi­nó la ca­sa de los Ha­mil­ton, una fa­mi­lia com­pues­ta por los pa­dres y cua­tro ma­ra­vi­llo­sos ni­ños, dos va­ro­nes y una hem­bra, la me­nor de nom­bre Ro­se. Por ser la más pe­que­ña, siem­pre se que­ja­ba de no con­se­guir con quien ju­gar, in­clu­so esa no­che de la ex­tra­ña luz era la úni­ca que no dor­mía, sus gran­des ojos ver­des apun­ta­ban ha­cia la ven­ta­na, adon­de se di­ri­gió pa­ra ver lo que su­ce­día. No sa­bía de dón­de, ni por qué, so­lo una luz ba­ña­ba to­do su ho­gar. No le dio im­por­tan­cia, pues la pre­gun­ta que ocu­pa­ba su pen­sa­mien­to era: ¿pa­ra qué te­ner her­ma­nos si no jue­gan con­mi­go?, pa­ra ella era me­jor ser hi­ja úni­ca. La luz des­apa­re­ció, tan so­lo fue un ins­tan­te. Al día si­guien­te Ro­se sin co­men­tar lo su­ce­di­do se sen­tó en las es­ca­le­ras de la en­tra­da prin­ci­pal de su ca­sa pa­ra ju­gar con sus mu­ñe­cas co­mo de cos­tum­bre. De vez en cuan­do veía a Pe­ter prac­ti­car baloncesto a un cos­ta­do, cuan­do de re­pen­te ob­ser­vó a la manguera de re­gar moverse ha­cia su her­mano y cual cu­le­bra lo en­vol­vió y as­fi­xió has­ta ma­tar­lo. Se sor­pren­dió y su pri­mer im­pul­so fue avi­sar a sus pa­dres; pe­ro sin más sin­tió ali­vio, uno me­nos, pen­só.

Se volvió a sen­tar, con­ti­nuó ju­gan­do, es­ta vez con una ale­gría que la inun­da­ba.

Se le ocu­rrió en­ton­ces fi­jar la mi­ra­da en Jus­tin quien mon­ta­ba bi­ci­cle­ta con su ami­go Angel, ha­cían ca­rre­ras, la mis­ma manguera se mo­vió ha­cia la vía y fre­nó a Jus­tin quién sa­lió dis­pa­ra­do ha­cia la ace­ra. Que­dó in­cons­cien­te, que­dó muer­to. Ro­se se acer­có y lo mi­ró, son­rió. Aho­ra tie­ne un nue­vo ami­go de jue­go, la manguera ase­si­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.