¿Có­mo iden­ti­fi­car­lo?

La i Merida - - Familia -

Un ni­ño que en sus pri­me­ros 3 años de vi­da pre­sen­ta una se­cuen­cia len­ta o muy al­te­ra­da en el lo­gro de los hi­tos de desa­rro­llo pue­de te­ner un diag­nós­ti­co de re­tra­so psi­co­mo­tor. Es­te re­tra­so pue­de ser glo­bal, que afec­ta no so­lo las des­tre­zas mo­tri­ces sino tam­bién las ha­bi­li­da­des para co­mu­ni­car­se, ju­gar o en la in­ter­ac­ción so­cial. En otras oca­sio­nes, se ha­ce evi­den­te so­lo en un área es­pe­cí­fi­ca. Tam­bién hay ni­ños que mues­tran los pri­me­ros hi­tos del desa­rro­llo psi­co­mo­tor con re­la­ti­va nor­ma- li­dad. Des­pués del se­gun­do año es cuan­do se ha­ce evi­den­te un re­tra­so en el len­gua­je y una re­la­ti­va po­bre­za en la for­ma en que jue­ga.

El es­pe­cia­lis­ta es quien pue­de com­pa­rar la evo­lu­ción del ni­ño con ins­tru­men­tos co­mo las ta­blas de desa­rro­llo o tests que le per­mi­tan va­lo­rar si exis­te al­gu­na anor­ma­li­dad. No obs­tan­te, no hay nin­gu­na prue­ba mé­di­ca (co­mo una ana­lí­ti­ca o una téc­ni­ca de ima­gen) que le per­mi­ta con­fir­mar el diag­nós­ti­co.

¿Qué ha­cer?

Hay que man­te­ner la cal- ma, pues el ni­ño ne­ce­si­ta su apo­yo para su­pe­rar­se. El es­pe­cia­lis­ta se­rá quién de­ter­mi­ne qué se de­be ha­cer en ca­da ca­so. A par­tir del pri­mer año de vi­da, si el ni­ño pier­de ha­bi­li­da­des o des­tre­zas que ya ha­bía ad­qui­ri­do, de­be con­si­de­rar­se co­mo una se­ñal de aler­ta que ame­ri­ta la in­me­dia­ta aten­ción del pe­dia­tra o del neu­ro­pe­dia­tra. Cuan­do un es­pe­cia­lis­ta se­ña­la que hay re­tra­so psi­co­mo­tor, es un diag­nós­ti­co pro­vi­sio­nal, y hay que es­pe­rar la evo­lu­ción del ni­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.