Cau­sas

de un re­tra­so psi­co­mo­tor

La i Merida - - Familia -

Nos lle­na de emo­ción el día en que nues­tro be­bé son­ríe, se sien­ta, ga­tea o se para. En los pri­me­ros 5 años de vi­da, los ni­ños al­can­zan dis­tin­tos in­di­ca­do­res de desa­rro­llo. De no lo­grar­los en el tiem­po pre­vis­to, los pa­dres van an­gus­tia­dos al pe­dia­tra para iden­ti­fi­car si su hi­jo tie­ne al­gún re­tra­so psi­co­mo­tor. Es im­por­tan­te no alar­mar­se de más. El he­cho de que un ni­ño pre­sen­te pro­ble­mas en la for­ma en que jue­ga, apren­de, ha­bla y ac­túa pue­de ser una tar­dan­za na­tu­ral en el rit­mo de desa­rro­llo. Ca­da ni­ño tie­ne su pro­pio rit­mo de cre­ci­mien­to.

So­lo un neu­ro­pe­dia­tra pue­de in­ter­pre­tar es­tas se­ña­les co­mo in­di­ca­do­res de un re­tra­so. Des­pués de los es­tu­dios co­rres­pon­dien­tes po­drá dar el diag­nós­ti­co y es­ta­ble­cer la te­ra­pia que ne­ce­si­ta el ni­ño para desa­rro­llar sus ha­bi­li­da­des y des­tre­zas fun­da­men­ta­les.

Cau­sas de un re­tra­so psi­co­mo­tor

Gracias al cri­ba­do pre­na­tal o prue­ba del ta­lón, ca­da vez es me­nos fre­cuen­te que ha­ya be­bés con re­tra­so psi­co­mo­tor cau­sa­do por en­fer­me­da­des con­gé­ni­tas. Es­ta prue­ba de san­gre per­mi­te de­tec­tar y tra­tar pre­coz­men­te es­tas en­fer­me­da­des, an­tes de que se vea afec­ta­do el desa­rro­llo ce­re­bral, fí­si­co y lo­co­mo­tor del ni­ño. La prue­ba del ta­lón se ha­ce a los po­cos días de na­ci­do. Me­dian­te una pun­ción en el ta­lón se ex­traen unas go­tas de san­gre que per­mi­ten de­tec­tar pro­ble­mas me­ta­bó­li­cos que pue­da te­ner el be­bé e ini­ciar tra­ta­mien­to a la ma­yor bre­ve­dad para evi­tar da­ños en su desa­rro­llo. Aún así, hay ca­sos en los que se pre­sen­ta un re­tra­so psi­co­mo­tor. Las cau­sas pue­den ser al­te­ra­cio­nes ge­né­ti­cas o pro­ble­mas ad­qui­ri­dos en el úte­ro o du­ran­te el par­to que afec­ten el desa­rro­llo cog­ni­ti­vo y mo­triz. No hay exac­ti­tud cien­tí­fi­ca en qué cau­sa el re­tra­so. So­lo el es­tu­dio y se­gui­mien­to del ca­so po­drá de­ter­mi­nar si el re­tra­so psi­co­mo­tor es cau­sa­do o es la pri­me­ra fa­se de un pro­ble­ma ma­yor:

—En­fer­me­da­des cró­ni­cas ex­tra­neu­ro­ló­gi­cas, co­mo en­fer­me­dad ce­lía­ca, des­nu­tri­ción, hos­pi­ta­li­za­cio­nes fre­cuen­tes y pro­lon­ga­das, car­dio­pa­tías con­gé­ni­tas, etc. —El efec­to de un dé­fi­cit sen­so­rial ais­la­do, co­mo la sor­de­ra neu­ro­sen­so­rial.

—Una fu­tu­ra de­fi­cien­cia men­tal li­ge­ra o se­ve­ra. —Pa­rá­li­sis ce­re­bral in­fan­til con sus di­ver­sas for­mas clí­ni­cas.

—Tras­torno del desa­rro­llo de la coor­di­na­ción, fre­cuen­te­men­te aso­cia­do al Tras­torno de Dé­fi­cit de Aten­ción e Hi­per­ac­ti­vi­dad (TDAH). —Tras­torno de la ga­ma au­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.