Fun­ción de la co­la

La i Merida - - Familia -

Los ra­bos de los pe­rros di­cen mu­cho so­bre el ani­mal. Pa­ra em­pe­zar, los canes usan mu­cho sus co­las pa­ra pro­pó­si­tos de co­mu­ni­ca­ción. Por me­dio de la mis­ma ex­pre­san ale­gría, agre­sión, es­trés y mu­chas otras emo­cio­nes. De he­cho, al co­no­ce­dor, so­lo le bas­ta con mi­rar la po­si­ción y el mo­vi­mien­to de la co­la pa­ra sa­ber lo que el pe­rro es­tá pen­san­do. Por ejem­plo, cuan­do un pe­rro po­ne su co­la en al­to y la mue­ve ha­cia ade­lan­te y ha­cia atrás, eso por lo ge­ne­ral sig­ni­fi­ca que se sien­te bien y con­ten­to. Cuan­do al­go ha cap­ta­do su aten­ción, por lo ge­ne­ral su co­la es­tá pa­ra­le­la con el sue­lo. Y, co­mo ca­si to­dos sa­brás, cuan­do es­con­de la co­la en­tre las pa­tas, es por­que sien­te te­mor o quie­re de­mos­trar su­mi­sión.

Aho­ra bien, cuan­do, de re­pen­te, el pe­rro po­ne la co­la rí­gi­da y de po­si­ción ho­ri­zon­tal la po­ne en po­si­ción ver­ti­cal, eso es una se­ñal prác­ti­ca­men­te inequí­vo­ca de que se sien­te ame­na­za­do… o re­ta­do. Por otro la­do, un ra­bo que es­tá ba­ji­to y se mue­ve de la­do a la­do sue­le in­di­car que el pe­rro es­tá preo­cu­pa­do o se sien­te in­se­gu­ro.

La co­la de los pe­rros tie­ne otra fun­ción muy im­plo­ran­te: ca­da vez que el pe­rro la mue­ve, es­ta ac­túa co­mo un “ven­ti­la­dor” que ayu­da a es­par­cir el olor ca­rac­te­rís­ti­co de di­cho ani­mal. Y uno de esos olo­res su­per­im­por­tan­tes pro­vie­ne de... sus glán­du­las anales.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.