En­se­ña a tu hi­jo a ayu­dar a otros

La i Merida - - Familia -

En­se­ñar a tu hi­jo a ayu­dar a otros de ma­ne­ra de­sin­te­re­sa­da es una lec­ción no­ble. Pa­ra ello, de­be­mos co­men­zar por las per­so­nas que nos ro­dean. Po­de­mos a po­yar a aque­llos con los que com­par­ti­mos dia­ria­men­te en el mo­men­to en que más lo ne­ce­si­ten. Ayu­dar a otros te ha­ce fe­liz por­que te da un sen­ti­do de lo­gro y pue­des no­tar que los de­más va­lo­ran lo que ha­ces. Así vas des­cu­brien­do el po­der que tie­nes en tu in­te­rior. Lo im­por­tan­te es que tu hi­jo apren­da a prac­ti­car la ge­ne­ro­si­dad y la so­li­da­ri­dad des­de tem­pra­na edad. No obs­tan­te, de­bes (y de­be) te­ner pre­sen­te que las per­so­nas que ayu­das no son las mis­mas que te ayu­da­rán a ti cuan­do lo ne­ce­si­tas.

Ideas pa­ra en­se­ñar a tu hi­jo a ayu­dar a otros

—Ini­cia­ti­vas en ca­sa:

La edu­ca­ción co­mien­za en ca­sa. Por lo cual, es be­ne­fi­cio­so en­se­ñar a tu hi­jo a ayu­dar a otros des­de el seno fa­mi­liar. Pa­ra en­se­ñar y cul­ti­var es­te her­mo­so va­lor es ne­ce­sa­rio que to­da la fa­mi­lia apor­te su “gra­ni­to de are­na” pa­ra pro­mo­ver la co­la­bo­ra­ción de unos con otros. Por lo tan­to, los hi­jos en ca­sa pue­den apo­yar a sus ma­yo­res en las ta­reas dia­rias co­mo ba­rrer, la­var los pla­tos, pre­pa­rar una co­mi­da, etc. En el ca­so de que ten­gas va­rios hi­jos, los ma­yo­res pue­den au­xi­liar a los más pe­que­ños en las ta­reas es­co­la­res.

—Haz­le sa­ber que nues­tros se­me­jan­tes son im­por­tan­tes:

Si al­gún fa­mi­liar o ami­go es­tá en­fer­mo, pí­de­le a tu hi­jo que es­cri­ba una car­ta o le ha­ga un di­bu­jo, y jun­tos se lo pue­den en­tre­gar. Es­ta ini­cia­ti­va es ideal por­que si la per­so­na no se en­cuen­tra de áni­mos pa­ra ha­blar, pue­de guar­dar­lo y ver­lo cuan­do se ha­lle en su me­jor mo­men­to.

—Ayu­dar a los adul­tos:

Ayu­dar a per­so­nas de edad avan­za­da es un ges­to muy bo­ni­to. En mu­chas oca­sio­nes ellos no ad­mi­ten que ne­ce­si­tan ayu­da. Sin em­bar­go, y sin re­sul­tar con­des­cen­dien­te, pue­de dul­ce­men­te acer­car­se a ellos y po­ner­se a su dis­po­si­ción. —Ha­cer tra­ba­jos vo­lun­ta­rios:

Una bue­na for­ma de ayu­dar a otros en tu co­mu­ni­dad es ha­cer tra­ba­jos vo­lun­ta­rios. Es­to los lle­na­rá de ex­pe­rien­cias y te da­rá una nue­va pers­pec­ti­va de vi­da. Si a tu hi­jo le gus­tan los ani­ma­les y en tu ca­sa no pue­de te­ner una mas­co­ta, pue­des in­cen­ti­var­lo a sea vo­lun­ta­rio en un re­fu­gio de ani­ma­les. De es­ta ma­ne­ra, se ini­cia­rá en ta­reas sen­ci­llas, pe­ro no me­nos im­por­tan­tes, co­mo pa­sear­los y su­mi­nis­trar­les los ali­men­tos.

—Ayu­da es­pon­tá­nea:

Du­ran­te el día te pue­des en­con­trar con per­so­nas des­co­no­ci­das que ne­ce­si­ten tu apo­yo. Por ejem­plo, una per­so­na va ca­mi­nan­do y se cae. Si te de­tie­nes a ayu­dar­la se­rás un buen mo­de­lo pa­ra tu hi­jo por­que es una ayu­da que no fue so­li­ci­ta­da.

—Ha­cer do­na­ti­vos:

Pue­des se­lec­cio­nar con tu hi­jo la ro­pa, za­pa­tos, ju­gue­tes y li­bros que ya no use, pe­ro que es­tén en buen es­ta­do pa­ra po­der do­nar­los. Di­le que se­rán en­tre­ga­dos a otros ni­ños, que los ne­ce­si­tan y le da­rán buen uso. Fi­nal­men­te, lo im­por­tan­te es mi­rar al­re­de­dor y em­pe­zar a ofre­cer lo me­jor de no­so­tros mis­mos. Cuan­do se ayu­da de co­ra­zón no es un sacrificio y se sien­te una gran sa­tis­fac­ción. Lo fun­da­men­tal es ha­cer­lo pa­ra ayu­dar a otro y no por sa­tis­fa­cer el ego per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.