MISTERIOS-CON­SUL­TO­RIOS

La i Merida - - Misterios-Consultorios -

Pen­sión

Mi ex es­po­so no es­tá pa­gan­do la pen­sión de mis hi­jos, to­dos sus gas­tos los cu­bro con lo que gano y él no les da ni un só­lo pe­so, ¿qué pue­do ha­cer pa­ra obli­gar­lo a pa­gar? ¿Lo pue­do meter a la cár­cel? Ne­ce­si­to ase­so­ría, no pue­do per­mi­tir que si­ga sien­do irres­pon­sa­ble con sus hi­jos.

Acu­de al juz­ga­do

Lo pri­me­ro que de­bes ha­cer es acu­dir al juz­ga­do fa­mi­liar y re­por­tar la au­sen­cia de pa­go de tu ex ma­ri­do, pre­sen­ta to­do los gas­tos que has cu­bier­to y el com­pro­ban­te de la úl­ti­ma vez que él pa­go la pen­sión, si no pue­des con­tra­tar un abo­ga­do pi­de uno de ofi­cio, tie­nes que in­ves­ti­gar el mo­ti­vo por el cual él ha de­ja­do de cum­plir con su obli­ga­ción. Pre­sen­ten las prue­bas an­te un juez fa­mi­liar, él to­ma­ra la de­ci­sión con res­pec­to al ca­so, só­lo pien­sa que si lo me­tes a la cár­cel mu­cho me­nos po­drá cum­plir con el pa­go por­que no ten­drá una sol­ven­cia eco­nó­mi­ca con la cual res­pon­der por la fal­ta de pa­go de la pen­sión.

Re­la­ción

Mi pa­pá no acep­ta mi re­la­ción con mi no­vio, no quie­ro de­jar­lo por­que lo amo mu­cho. No sé qué ha­cer, me sien­to en­tre la es­pa­da y la pa­red. Amo a mis pa­dres, pe­ro tam­bién lo amo a él, no quie­ro lle­gar al pun­to de de­jar a mis pa­pás por mi no­vio, ayú­den­me por fa­vor.

Ha­bla, pla­ti­ca, con­ven­ce

No tie­nes por qué to­mar de­ci­sio­nes tan drás­ti­cas con res­pec­to a tu re­la­ción fa mi­liar y tu re­la­ción sen­ti­men­tal. Tus pa­dres dan to­do por ver­te fe­liz, lo que tú de­bes ha­cer es dar­les la opor­tu­ni­dad a tus pa­dres que co­noz­can y tra­ten a tu no­vio has­ta el pun­to en el que lo co­noz­can y ten­gan una bue­na im­pre­sión de él y pue­dan acep­tar la re­la­ción. Re­cuer­da que tu fa­mi­lia es lo más im­por­tan­te que tie­nes y no de­bes pen­sar en de­jar­los, ellos re­sul­ta­rían se­ria­men­te afec­ta­dos por tu de­ci­sión.

Re­ca­pa­ci­ta y di­le a tu no­vio que igual pon­ga de su par­te pa­ra caer­les bien a los sue­gros, no se la pon­gas a él tam­bién muy fá­cil.

Fo­tog ra­fías

Mi vi­da es un caos. Mi ma­dre les en­se­ña mis fo­to­gra­fías a to­das mis ami­gas de cuan­do era be­bé y eso me es­tá cau­san­do se­rios pro­ble­mas en la in­ti­mi­dad, ya que se los mos­tró a una ami­ga con la cual ten­go una re­la­ción abier­ta y ella me lo re­cuer­da ca­da que es­ta­mos en lo ín­ti­mo. No sé qué ha­cer.

Ha­bla con tu ma­dre y con tu ami­ga

Tie­nes que ha­blar muy se­ria­men­te con tu ma­dre y ex­pli­car­le que esa con­duc­ta te aver­güen­za y te es­tá afec­tan­do más de lo que se ima­gi­na. De igual mo­do, de­bes ha­blar con tu ami­ga y de­cir­le que eso no te agrada y que por fa­vor de­je de mo­les­tar­te con eso; si no en­tien­de, lo más sano es que ter­mi­nes esa re­la­ción que tal vez no ten­ga fu­tu­ro, ya que no tie­ne ba­ses só­li­das y só­lo es­tá fun­da­da en pu­ro pla­cer. To­ma las co­sas con cal­ma, a ve­ces cier­tas eta­pas de nues­tra vi­da no nos gus­ta y nos cau­sa mo­les­tia. Par­te im­por­tan­te de ma­du­rar es co­men­zar a asi­mi­lar lo que no nos gus­ta.

Mi­tó­ma­na

He no­ta­do que una ami­ga siem­pre me mien­te, has­ta en co­sas sin im­por­tan­cia. In­clu­so en lo que co­mió en el día. Al prin­ci­pio creí que era por­que que­ría ocul­tar cier­tas co­sas de su pri­va­ci­dad, pe­ro no le veo sen­ti­do a las men­ti­ras que me di­ce aho­ra. De ver­dad son muy ri­dí­cu­las.

Pue­de ser mi­tó­ma­na

Tal vez tu ami­ga es mi­tó­ma­na. La mi­to­ma­nía, por su par­te, es un tras­torno psi­co­ló­gi­co que con­sis­te en men­tir de ma­ne­ra com­pul­si­va y pa­to­ló­gi­ca. El mi­tó­mano fal­sea la reali­dad pa­ra ha­cer­la más so­por­ta­ble e in­clu­so pue­de te­ner una ima­gen dis­tor­sio­na­da de sí mis­mo. Al­gu­nos de los ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos de la mi­to­ma­nía es que las men­ti­ras no siem­pre es­tán ab­so­lu­ta­men­te des­pren­di­das de la reali­dad, y muy a me­nu­do se ba­san en he­chos pro­ba­bles pa­ra quien las in­ven­ta. Te re­co­mien­do pe­dir ayu­da a al­gún psi­có­lo­go so­bre có­mo ac­tuar con es­ta per­so­na, aun­que de­be re­co­no­cer su pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.