Dis­ca­pa­ci­dad vi­sual no le im­pi­de sa­lir ade­lan­te

No se de­ja ven­cer por un pa­de­ci­mien­to

La i Merida - - Portada -

Ro­dri­go Or­do­ñez Alon­so, de 24 años de edad, de­bu­tó ha­ce unos días co­mo can­tan­te. Su es­ce­na­rio, el Pa­sa­je Emi­lio Sei­jo.

Ro­dri­go pla­ti­ca con el re­por­te­ro. Sus ojos te­ñi­dos de un azul cie­lo lla­man la aten­ción. Prác­ti­ca­men­te no ve. Na­ció con glau­co­ma con­gé­ni­to, una en­fer­me­dad de­ge­ne­ra­ti­va.

Aun­que es­to no le im­pi­de ser una per­so­na in­de­pen­dien­te, que tra­ba­ja y ha­ce lo que le gus­ta. Tam­bién la­bo­ra co­mo ma­sa­jis­ta en el par­que de San Juan y es­tu­dia la pre­pa­ra­to­ria. Le gus­ta­ría ser li­cen­cia­do en Co­mu­ni­ca­ción o fi­sio­te­ra­peu­ta. Le apa­sio­na la música y sa­be can­tar, por eso de­ci­dió sa­lir a can­tar a las ca­lles, “a ver qué cae”. Des­de ha­ce años se de­di­ca a dar masajes. Por su con­di­ción ha desa­rro­lla­do un agu­do sen­ti­do del tac­to, por lo que con­si­de­ra que sus ma­nos dan bue­nos masajes y arre­glan va­rios ma­les a las per­so­nas. Es co­mo su don. Aho­ra se ins­ta­la en un es­pa­cio de San Juan.

So­bre su for­ma­ción, ya ini­ció la pre­pa­ra­to­ria y di­ce que es com­pli­ca­do, pe­ro to­do se pue­de cuan­do uno quie­re y no se da por ven­ci­do.

“Hay la ac­ce­si­bi­li­dad de los apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos. Las compu­tado­ras, ce­lu­la­res, que ya los po­de­mos es­cu­char”, di­ce.

Au­na­do a que tam­bién gra­ba las cla­ses y es­cri­be sus tra­ba­jos en la compu­tado­ra. “Le va­mos bus­can­do”. Por otro la­do, co­men­ta que el Cen­tro ya se lo co­no­ce de me­mo­ria. Aun­que ad­mi­te que hay va­rios obs­tácu­los con los cua­les en oca­sio­nes se gol­pea. Por ejem­plo, los ven­de­do­res am­bu­lan­tes que se ins­ta­lan en las ace­ras. Ade­más, se­ña­la, exis­te una ma­la dis­tri­bu­ción de al­gu­nas es­truc­tu­ras, don­de no se con­si­de­ra a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, ya sean te­lé­fo­nos pú­bli­cos o bo­tes de ba­su­ra, así co­mo los ba­ches en al­gu­nas ca­lles.

Por úl­ti­mo, ex­pre­sa que las per­so­nas de­ben te­ner con­cien­cia y si ven a al­guien con dis­ca­pa­ci­dad vi­sual que an­de con su bas­tón, que lo apo­yen si pue­den o que no se mo­les­ten si los gol­pean o se tro­pie­zan con ellos. Hay que ser so­li­da­rios con los de­más, in­di­ca.

Pa­de­ci­mien­to

De acuer­do con la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Of­tal­mo­lo­gía, el glau­co­ma con­gé­ni­to se con­for­ma de di­ver­sas ano­ma­lías que pro­vo­can un au­men­to de la pre­sión in­ter­na del ojo, da­ñan­do al ner­vio óp­ti­co, ór­gano en­car­ga­do de trans­mi­tir la in­for­ma­ción vi­sual al ce­re­bro. Sue­le dar­se en los pri­me­ros me­ses de vi­da del ni­ño o an­tes de los tres años. A ve­ces es­tá pre­sen­te des­de el na­ci­mien­to.

As­pi­ra­cio­nes

Ro­dri­go la­bo­ra ac­tual­men­te co­mo ma­sa­jis­ta en el par­que de San Juan y es­tu­dia la pre­pa­ra­to­ria. Le gus­ta­ría ser li­cen­cia­do en Co­mu­ni­ca­ción o fi­sio­te­ra­peu­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.